Logo El Confidencial
PASARELA CIBELES 2012

El alma de Jesús del Pozo sigue presente en su firma

Volúmenes arquitectónicos, azules profundos, juegos de texturas... Las claves del estilo de Jesús del Pozo, considerado como uno de los más importantes y personales diseñadores españoles

Foto: El alma de Jesús del Pozo sigue presente en su firma
El alma de Jesús del Pozo sigue presente en su firma
Autor
Tags
    Tiempo de lectura2 min
    Volúmenes arquitectónicos, azules profundos, juegos de texturas... Las claves del estilo de Jesús del Pozo, considerado como uno de los más importantes y personales diseñadores españoles y fallecido hace apenas siete meses, han estado muy presentes en la colección presentada en la jornada de ayer de MBFW Madrid, la primera pasarela en la que el modisto no ha podido imprimir su talento. No obstante, la firma del modisto madrileño ha recuperado y reinterpretado algunas de sus siluetas más emblemáticas, quizás a modo de sentido homenaje.
    "Hemos rescatado del archivo y traído a la actualidad algunas de sus propuestas en las que él está muy presente. Hemos sido muy fieles con las señas de identidad de la firma", comenta Ainhoa García, directora general de la casa de moda. Así, en el esperado desfile hemos podido apreciar esa vuelta a las raíces a través de una colección inspirada en Oriente medio, la cultura clásica o los nómadas del desierto.
    Las siluetas más originales y genuinas de la firma se van aquí modelando, buscando formas, aparentemente, espontáneas y sencillas. Como resultado, las estructuradas líneas occidentales son sustituidas por curvas que ofrecen volumetrías más orgánicas.
    Esta subrayada simplificación tan sólo es interrumpida por hilos intercalados, módulos de pliegues superpuestos o costuras evidenciadas en relieve, que dibujan infinitas líneas serpenteantes sobre el cuerpo. Aplicaciones brillantes parecen dar un baño de oro a la intensa mezcla de texturas, que ofrece una estudiada variedad de jacquards, satenes, organzas y lanas en indefinidas tonalidades de blancos, marrones, oros, azules y verdes. Abayas, ruanas, chitones o pallas (prendas más propias del folclore o de culturas antiguas) envuelven el cuerpo de una manera instintiva.
    Durante el día, abrigos y chalecos en piel de cabra conviven, a modo de contraste, con vaporosas faldas largas, hasta los pies, realizadas en pliegues de organza y lana. La noche, por su parte, recupera las formas abandonadas con vestidos sirena. En definitiva, una reinterpretación de los orígenes que vuelve a poner de manifiesto la filosofía y los valores más esenciales de la casa.
    Con un intenso aplauso al finalizar el pase, y las modelos en un escenario en el que se echaba en falta la presencia del diseñador, el público mostró su admiración a Jesús del Pozo, a su esencia.
    Moda
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios