¿Es este el zapato más estrafalario del mundo?
  1. Estilo
  2. Moda
lo último

¿Es este el zapato más estrafalario del mundo?

Probablemente no sea ni el más estrafalario ni el más extravagante. Puede que ni siquiera sea un zapato. ¿Lo que sí es, seguro 100%? Una obra

Probablemente no sea ni el más estrafalario ni el más extravagante. Puede que ni siquiera sea un zapato. ¿Lo que sí es, seguro 100%? Una obra de arte; una entre las de miles de creaciones que artistas emergentes y consagrados de todo el mundo han hecho específicamente desde 1996para protagonizarlos escaparates de la boutique de Stuart Weitzman en la Avenida Madison de Nueva York.

La encargada de buscar y comisariar estas obras desde hace 17años, su mujer JaneGershon Weitzman, acaba de hacer una selección de 150 piezas para su nuevo libro Art And Sole. En él deja patente su obsesión por la fantasía, por el arte y "sobre todo, por la diversión". Plumas, alambre, cristales, papel. Cualquier material podía convertirse en un par de zapatos fabulosos. "Lo único que echo de menos es no haber conseguido que nadie nos hiciera unos de cristal dignos de Cenicienta", explica la autora. Las obras han servido durante estos añoscomo elemento de asombro para los viandantes que se detenían ante el escaparate de su tienda en el Upper East Side de Manhattan, que, al principio, incluso funcionó como galería de arte. "Vendimos muchas de las obras que expusimos; hasta que nos dimos cuentade que preferíamos conservarlas para nuestra propia colección". Ahora, el matrimonio Weitzman posee más de mil de estas piezas firmadas por artistas de renombre como Robert Steele, Firoozeh Bowden o Sharon Von Senden.

Stuart Weitzman, que, desde el comienzo de su andadura profesional eligió Elda, en Alicante, para producir sus diseños, se ha hecho un nombre como el creador delos zapatos más glamouros (y caros) del planeta. Como las sandalias de un millón de dólares en diamantes que la actriz Laura Harring (Mullholand Drive) llevó a los Oscar de 2002 o los que la guionista Diablo Cody se negó a ponerse en la gala de estos mismos premios en 2008.

Stuart Weitzman Nueva York Arte
El redactor recomienda