Logo El Confidencial
moda

Las iniciales del nuevo sexy: A.V.

Alexandre Vauthier y Anthony Vaccarello renuevan la definición de sexy. Desbancan a Hervé Léger con diseños de aberturas infinitas y escotes vertiginosos.

Hasta hace un par de años, Hervé Léger era la firma sexy por excelencia. Sus claves eran muy claras: vestidos stretch a base de bandas que se ciñen sin pudor al cuerpo y pocos centímetros de largo. Por aquel entonces, asistir a una presentación de Victoria´s Secret sin que sus modelos se enfundaran en sus diseños era tan imposible como respirar dentro de estos. Pero las reglas han cambiado y las chicas V.S. han olvidado a H.L. para hacerse miembros del club A.V.

Estas siglas responden, en realidad, a dos diseñadores que se han convertido en los nuevos reyes del sexy: Alexandre Vauthier y Anthony Vaccarello. Las máximas de sus diseños atienden a la estética actual de las estrellas del pop: aberturas infinitas y escotes vertiginosos. Mientras que Vauthier es el preferido de las cantantes (la primera en apostar por él fue Roisin Murphy, y cita a Rihanna como la artífice de su éxito), Vaccarello es el niño mimado de los 'ángeles' de la pasarela. 

Aquí tienes a las celebrities VIP del club A.V.

Angelina Jolie de Atelier Versace y Anja Rubik de Anthony Vaccarello (Foto: I.C.)
Angelina Jolie de Atelier Versace y Anja Rubik de Anthony Vaccarello (Foto: I.C.)
Las grandes aberturas de las faldas no son, ni mucho menos, algo insólito en la moda, pero hay una firma insignia en este campo y una celebrity convertida en abanderada, sin pretenderlo, de la tendencia de 'enseñar cacha'. Angelina Jolie, maestra en dejar al descubierto el cuerpo femenino, se atrevió con un vestido de Atelier Versace, que marcó el inicio del furor por sacar pierna en la alfombra roja. Espero que os hayáis fijado en que la marca responsable de esta corriente vuelve a responder a las siglas A.V. Con menos, Iker Jiménez habría hecho un especial.

La firma que tomó el relevo de enseñar con descaro fue Anthony Vaccarello. Su diseñador apareció en la gala MET 2012 del brazo de su musa, la top Anja Rubik, con un vestido tan atrevido que hizo que Angelina pareciera salida de un colegio de monjas. Había nacido la 'vacarelización' de la red carpet. Nicole Richie se atrevió poco después con un sensual vestido del diseñador y en el esperado after show de Victoria´s Secret, entre diseños de Lanvin y Balmain, despuntó un vestido verde con transparencias no aptas para cardíacos de la mano de la brasileña Izabel Goulart. Has acertado: Vaccarello estaba detrás. 

El 2013 fue la consagración definitiva de la marca, con Jennifer Lopez presumiendo de pierna (en singular, como dicta la tendencia) en los Grammy. Luego vinieron Kylie Minogue, Celine Dion y Anna Dello Russo, que encontró en el diseñador el aliado perfecto para exhibir los resultados del yoga que practica cada día a las seis de la mañana. Ya no había vuelta atrás: el efecto cut out y las anillas de la marca (esas que, por cierto, trajo Paco Rabanne a la moda en 1976) plagaron los blogs de street style y se convirtieron en los protagonistas indiscutibles del after show de los Ángeles de Victoria´s Secret durante dos años consecutivos.

Candice Swanepoel vestida de Alexandre Vauthier
Candice Swanepoel vestida de Alexandre Vauthier
Recapitulemos: nos encontramos rodeados de modelos de la firma de lencería más famosa del mundo enfundadas en vestidos que renuevan las propuestas de Rabanne en clave hipersexy. Entre tanto Vaccarello, las iniciales A.V. se colaron en el acto con un nombre y un apellido diferente escondido tras estas letras: Alexandre Vauthier. Candice Swanepoel consiguió dejar boquiabiertos a los asistentes con un vestido blanco de escote imposible. Pocos conocían la marca, que ya era habitual en el armario de Rihanna y Beyoncé.

La firma se convirtió en la preferida del pop. Britney Spears, Rita Ora, Alicia Keys, Lady Gaga, todas cayeron en las redes del diseñador, que devolvió el recuerdo de las propuestas de Christophe Decarnin para Balmain en su colección primavera-verano 2010. Imposible no guardar en la memoria los escotes abiertos del diseñador o las aberturas en sus escuetas faldas al ver los diseños de Vauthier.

Al hilo de la fuerza del A.V., le preguntamos a la maestra de la sensualidad de la moda española, María Escoté, qué es para ella el nuevo sexy. "En cada una de mis clientas lo encontrarás. Tener personalidad es sexy, al igual que ser genuina. Una mujer que pisa con fuerza, sin tabúes y curiosidad por la vida, lo es. No es una cuestión de físico, es actitud". Para Vauthier, se trata de equilibrio: hay límites que no se deben cruzar y mezclas que jamás se han de intentar. Vaccarello coincide con Escoté en que el secreto está en la actitud, algo que también mantiene su musa, Anja Rubik. "La ropa de Anthony es sexy, pero de un modo intelectual".

El problema a la hora de definir qué es sexy es que depende directamente del clasicismo del diseñador que lo intente. Para Carolina Herrera, la nueva dimensión de la sensualidad es muy ordinaria. "Hoy la gente confunde lo sexy con lo vulgar. Dicen 'mira qué chica tan sexy', y cuando se gira, te das cuenta de que lleva un vestido cuatro tallas menores de lo que debería". No sabemos qué piensa la embajadora de la camisa blanca del hecho de que ambos diseñadores hayan dado en sus propuestas un inesperado giro a esta, que se ha convertido, gracias a ellos, en la pieza más sexy del armario. 

Anthony Vaccarello Spring/Summer 2014
Anthony Vaccarello Spring/Summer 2014

Moda
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios