Falsificaciones y el mercado gris de la moda
  1. Estilo
  2. Moda

Falsificaciones y el mercado gris de la moda

Muchas sueñan con tener un bolso de Chanel, pero pocas pueden permitírselo. Según un estudio, un 33% consideran aceptable comprar falsificaciones

placeholder Foto:

Muchas sueñan con tener un bolso de Chanel, pero pocas pueden permitírselo. ¿Cuál es la reacción de un amplio porcentaje ante la imposibilidad de hacerse con su anhelado modelo?Según un estudio de Eurostat, el 33% de los consultados considera aceptable comprar falsificaciones cuando el producto original tiene un precio muy elevado. Además, el 38% de loseuropeos, según un Estudio del Observatorio Europeo de las Vulneraciones de los Derechos de Propiedad Intelectual sobre Los ciudadanos europeos y la propiedad intelectual: percepción, concienciación y conducta, cree que comprar productos falsos es un acto de protesta contra la economía.

¿Cuáles son las medidasque se pueden tomar contra las falsificaciones? Teniendo en cuenta que el 77% de las réplicas incautadas provienen de Asia, según datos de las aduanas del 2012, ¿cuál es la postura de China, el nuevo dragón del lujo, para luchar contra esta realidad? ¿Qué medidas toman las marcas ante elcreciente mercado gris, resultante de los altos impuestos del país a la hora de comprar artículos de marca?

LA LEY CONTRA EL NEGOCIO DE LAS RÉPLICAS

Jose Carlos Moreno, director general de ANDEMA,señala que el 14% del presupuesto de la UE procede de aduanas. España es el quinto contribuyente a este presupuesto comunitario. Sin embargo, indica que solo se suele invervenir si están involucrados el blanqueo de capitales o asuntos de menores. Además, los procedimientos judiciales son costosos para las firmas: no todas pueden permitirse esta intervención.

El problema es, tal y como señaló Dulce Miranda, socia del departamento de Propiedad Intelectual de Garrigues, que no solo las marcas de lujo son susceptibles de ser copiadas. "Basta con tener éxito", indicó en laprimera jornada “ModayDerecho”, deGarrigues. Por su parte, Isabel Pascual de Quinto, abogada de Garrigues, explicaque se puede trabajar en aduanas para evitar que los productos entren en el mercado."Se les facilita información sobre los artículos originales (composición, origen de fabricación, etc.) que les pueda resultar de utilidad a la hora de realizar sus investigaciones. No obstante, las falsificaciones suelen ser fácilmente identificables debido a que las mismas, además de reproducir los signos más representativos de las marcas de moda, no coinciden en calidad, origen,ni en precio con los originales. En algunas ocasiones, lo que paralizan las aduanas son solo los logos que, una vez dentro del mercado, se adhierena productos sin marca,que se importan en cargamentos diferentes", nos cuenta Isabel.

Foto: CordonRespecto a las ventas on line, se pueden enviar requerimientos vía civil o penal para poner fin a determinados negocios. Cuando se detecta que el vendedor dispone de falsificaciones a través de la red, se hacen pasar por compradores. "En primer lugar, es importante que el vendedor no sospeche. De esta forma, adquiere confianza y se puede obtener información adicional que será importante para la investigación policial que posteriormente se pueda iniciar. Tras detectar al vendedor, se suele realizar una compra de manera coordinada con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para mantener la cadena de custodia. Se interpone una denuncia contra el vendedor, de forma que se pueda iniciar un procedimiento judicial contra el mismo", explica Isabel Pascual de Quinto a Glamouratis.

Un dato alarmante es que la Agencia Tributaria intervino más de 2 millones de falsificaciones que, de haber llegado al mercado, habrían cosechado 230,9 milllones de euros. Los falsificadores se ahorran, de hecho,1.500 millones de euros, al no contar con costes de impuestos.

TRIUNFOS DEL DERECHO

El 1 de enero se empezó a aplicar en la Unión Europea el nuevo reglamento nº 608/2013 de vigilancia aduanera en protección de la propiedad industrial e intelectual. Ahora, se puede actuar frente a pequeños envíos, que corresponden aenvíos por correo postal o mensajería con un peso bruto inferior a dos kilos. Las aduanas han de informar al destinatario de la retención y se le concende un plazo de 10 días para consentir su destrucción.

El negocio on line no solo cuenta con el problema de las falsificaciones, campo en el que, por cierto, Chanel es una de las marcas con una política más agresiva a la hora de proceder contra las réplicas.Otras que han ganado juicios contra la piratería on line, obteniendo jugosas cantidades, son: True Religion (8.150.000 dólares), Tory Burch (164.000.000 dólares), Burberry (60.000 dólares), North Face (78.000 dólares) y Ugg (686.000.000 dólares). Notable es el caso de Hermès, que ganó un juicio por 100.000 dólares sin presentar cifras que dictaminaran las pérdidas que había tenido a causa de tales falsificaciones.

EL OTRO MERCADO

Otro de los miedos de la moda de lujo es el mercado gris. Se trata del flujo de mercancías que se realiza a través de niveles de distribución diferentes a los autorizados por los fabricantes o productores. Dulce Miranda aclara que la venta fuera del canal de distribución selectiva no implica, en sí misma, una infracción de la marca, salvo que perjudique a su imagen. La venta on line no supone una infracción del derecho de marca.

A estos vendedores se les conoce en China comodaigous. Se trata de gente que vive fuera o que viaja al extranjero y adquiere artículos de lujo para evitar los elevados impuestos chinos. Por supuesto, los vende tras haberlos adquirido. En Taobao, una de las webs on line más populares en China, hay unos 285.000 daigous procedentes de todo el mundo. Un estudio sobre el e-commerce en China sentencia que el mercado de los daigou alcanzó7,7 billones de dólares en 2012. El año siguiente, ya había conseguido 11,9 billones de dólares. Burberry ha actuado para luchar contra este mercado gris al unirse, en cierto modo, a él. La marca británica ha abierto su propia plataforma de venta en la web china de comercio Tmall.

E-commerce Lujo Imagen Política Piratería Propiedad intelectual
El redactor recomienda