Lindsay Lohan, de compras desnuda y otras pruebas de que se acerca el apocalipsis fashion
  1. Estilo
  2. Moda

Lindsay Lohan, de compras desnuda y otras pruebas de que se acerca el apocalipsis fashion

¿Se trata de una conjunción astral compleja o de una prueba de la fuerza mágica del comienzo del verano? Porque las desgracias fashion no vienen solas.

Foto: © Terry's Diary
© Terry's Diary

No sabemos si se trata de una conjunción astral compleja, de una prueba de la fuerza mágica del comienzo del verano o que, simplemente, las desgraciasfashion vienen siempre en manadas, pero varios sucesos misteriosos han confluido esta semana con tiendas de ropa de por medio. ¿Son las señales de que llega el apocalipsis fashion?

LINDSAY LOHAN SE OLVIDA DE VESTIRSE

Por supuesto, el incidente que se lleva la palma de oro es el rumor de que Lindsay Lohan se ha echado una carrerita en bolas por los pasillos de los grandes almacenes de lujo Selfridge’s de Londres. La historia la contó ayer The Sun y ha ido creciendo con más rumorología según pasaban las horas.Según testigos presenciales citados por el medio británico, Lohan estaba en los probadores tratando de discernir si se compraba una cosa u otra cuando, de repente, debió de cambiar de opinión y concluir que como mejor se veía a sí misma era desnuda.

Lindsey Lohan camino de su club favorito en Londres, Chiltern Firehouse

Es lo que se ha encontrado una señora de Swansea (Gales) llamada Rebecca Gallagheren un vestido que compró en el Primark de su ciudad. El mensaje decía literalmente: "Forzado a trabajar durante horas extenuantes"y estaba cosido a las instrucciones de lavado de la prenda, que costó 10 libras. Y Gallagher se lo encontró cuando, precisamente, buscaba información sobre en qué programa de lavado meterlo. Lo mejor es que cuando llamó a la tienda para explicar lo sucedido la tuvieron más de 15 minutos en espera. En Primark aseguran que se trata de un incidente aislado.

ALGUIEN INCENDIA ¡A PROPÓSITO! UN ALMACÉN DE ASOS

En realidad, el fatídico incidente sucedió el viernes por la noche y, aunque se llevó por delante el 20% del stock de la tienda on line más visitada de Europa, todo estaba bajo control desde el día siguiente. Pero ahora las pesquisas de la policía de Yorkshire están llegando a una conclusión de lo más siniestra: alguien no quiere que el resto del planeta se compre la ropa por internet. Por lo visto, todo indica que el incendio fue intencionado. Está bien ir en contra de las tendencias; y a nosotros tampoco nos gustan las sandalias feas que se llevan este año, pero tampoco hay que tomárselo tan mal.

Y EL FUNDADOR DE AMERICAN APPAREL, A LA CALLE

Por mucho que se empeñen los modernillos a tu alrededor, no tienes ni ideade qué firma es American Apparel y te haces un lío con los Outfitters, lo Abercrombies y los Mankinds. No importa, lo que tienes que saber para participar con nivel en las conversaciones de tus allegados más fashion es que a Dov Charney, fundador canadiense de esta firma norteamericana (muy orgullosa de producir en talleres de Los Ángeles en lugar de en una fabrica de China y de sus campañas de publicidad pseudopornográficas) le han echado de su trabajo por unanimidad después de años de comportamientos poco defendibles.

¿Ejemplos? Le gustaba ir a trabajar en ropa interior e incluso una vez se presentó vestido tan solo con un calcetín y no lo llevaba precisamente en los pies. Eso sí, cubría una parte de sus genitales (que no todas). Y acumulaba una lista tan larga de acusaciones de acoso y abuso sexual en el trabajo que no entendemos cómo le dejaban cruzar la puerta de la oficina. Hasta una periodista de la website feminista Jane, que preparaba un reportaje sobre su trayectoria, contó que el ‘animalito’ se masturbó hasta ocho veces delante de ella.

Por supuesto, estas no son las razones de su despido. La realidad es que, tirando del hilo, en American Apparel se han dado cuenta de que utilizaba fondos para cosas tan terribles como pagarles los billetes de avión a sus padres o dejaba que sus amigos vivieran gratis en apartamentos de la empresa. Se estaba gastando la pasta de los accionistas. ¡Inadmisible!

Lindsay Lohan Asos Los Ángeles Londres Primark American Apparel Dov Charney