5 trucos para desintoxicar tu armario
  1. Estilo
  2. Moda
buenos propósitos

5 trucos para desintoxicar tu armario

¿Tienes miedo de abrir las puertas de tu armario y que la ropa salga disparada? Entonces, tu armario necesita una estricta dieta 'detox'. Te damos las claves.

placeholder Foto:

¿Tienes miedo de abrir las puertas de tu armario y que la ropa salga disparada? Entonces, no lo dudes, necesitas hacer una estricta dieta ‘detox’. Seguro que siempre se te olvida, pero el espacio tiene límites, y tu armario también. Así que antes de afrontar estas rebajas y la nueva temporada, DEBES hacer limpieza. Eso si no tienes la suerte de contar con un vestidor como el de Olivia Palermo, que asegura: “Siempre tengo toda mi ropa en el armario, sin distinciones de temporada. Viajo mucho y siempre necesito tenerlo todo a la vista. Generalmente, todo está perfectamente organizado; quizá no me creeréis, pero sé exactamente todo lo que hay en mi armario”. ¿Tú puedes decir lo mismo? ¿Sabes todo lo que tienes en el armario? No te alarmes: hay tratamiento. Y te damos las claves.

¡TODO FUERA!

Afróntalo. Esos crujidos que oyes por las noches, procedentes del otro lado del dormitorio, son los gritos de socorro de tu armario pidiendo ayuda. Tienes que sacarlo TODO. Es verdad, marea solo pensarlo, pero debes hacerlo: lo primero es saber a qué te enfrentas, es decir, el tamaño real del problema. Después tendrás un folio en blanco sobre el que empezar de nuevo.

SÉ CRUEL

Sin contemplaciones ni sentimentalismos: recuerdos de otras épocas, modas absurdas a las que sucumbiste, tallas que ya no te entran -ni te entrarán nunca, reconócelo por duro que sea-. Elimina de tu vida todo aquello que no te has puesto durante los últimos 6 meses. No te engañes, no es una cuestión de temporadas, es que no te lo vas a poner NUNCA, y seguro que muchas prendas tienen aún la etiqueta. No, no te pasa solo a ti. Nos ocurre a todos. Estamos entrenados para comprar compulsivamente, así que sé igual de impulsiva a la hora de hacer limpieza.

¿CÓMO LO HAGO?

Hay cuatro categorías reconocidas: «Lo que se guarda», «Lo que se puede arreglar», «¿Por qué compraría yo esto?» y «Se puede donar o revender». Sé implacable. Todas las prendas pertenecen a uno de estos cuatro grupos. Que no se escape ninguna. Piensa que cuanto más grande sea el último montón, más espacio libre quedará para nuevas adquisiciones.

ORGANIZA

Búscate una forma de colocar tu armario que te resulte práctica en tu día a día. ¿Algunas ideas? Por ejemplo, coloca la ropa separándola por frecuencia de uso, de mayor a menor: lo que más te pongas colócalo en la zona con mejor acceso, y lo que menos, en la mas complicada. Te resolverá muchas mañanas de esas de “no tengo nada que ponerme…”. Otra organización puede ser por ‘ropa de trabajo’ y ‘ropa de fin de semana’ y, entre medias, los comodines. O por colores, para sugerirte nuevas mezclas en las que no habías pensado. Ya sabes, cada maestrillo tiene su librillo. Busca el tuyo.

HAZTE UNA LISTA

Ya has hecho lo más difícil, vaciar y ordenar, así que te mereces un premio. Haz una lista de todo lo que tienes en el armario y busca ‘huecos', es decir, aquellas prendas que ahora sabes positivamente que te faltan. Eso, y solo eso, es lo que te puedes comprar. Recuerda que tu objetivo es mantenerlo ‘limpio’, así que sé estricta, si puedes…

Olivia Palermo Rebajas
El redactor recomienda