Logo El Confidencial
los armarios del pop masculino

Zayn Malik, Justin Bieber y otros cantantes que han hecho de la moda su mejor arma

A la legión de fans de estos iconos del pop les daría igual ver a sus cantantes preferidos enfundados en un chándal de tactel, pero ellos han sabido hacer de sus 'looks' sus mejores aliados. Así se desenvuelve la moda entre pentagramas

Foto: Zayn Malik, Justin Bieber y otros cantantes que han hecho de la moda su mejor arma

"La música y la moda tienen una relación incestuosa desde los años 50. Empezó con gente como Elvis Presley e iconos del pop como James Dean. Con MTV, esta relación explotó. Ahora, gracias a internet, el efecto es instantáneo". Así habla el diseñador John Varvatos sobre la relación entre moda y música

Rita Ora y Katy Perry han hecho de Moschino su mejor aliado para triunfar en videoclips. En los escenarios Rihanna se ha convertido en un icono de moda que incluso se ha tomado un año de paréntesis musical para centrarse en la industria fashionista, y Beyoncé se ha especializado en hacer que firmas poco conocidas gocen de la fama de la mano de su Instagram y su Tumblr. Incluso Taylor Swift se ha aliado con las mejores modelos del panorama para protagonizar un videoclip en el que aparece enfundada en modelos sado salidos del sex shop The Stockroom valorados en 13.000 dólares. Al fin y al cabo, parece que para dar un giro a tu carrera y demostrar que ya no eres la chica dulce de antaño, no siempre hace falta desnudarse sobre una bola de demolición. Ahora la magia está en saber utilizar la moda como un discurso hecho a medida. Pero ¿qué ocurre con los cantantes masculinos? ¿Acaso es Kanye West el único rey Midas de la moda? ¿Todavía no ha aprendido la testosterona a expresarse entre retales?

El rey del pop, Michael Jackson, supo hacer de la moda su mejor aliado. Solo bailaba con loafers de Floresheim, llevaba calcetines blancos con 5.000 cristales de strass cosidos a mano y coleccionaba despampanantes chaquetas de Balmain. Cuando parecía que el legado fashionista de la música se había esfumado con la muerte de Jackson, apareció un nuevo icono masculino. Pharrell Williams se ha ganado el cariño de Karl Lagerfeld, que ha inmortalizado al cantante junto a Cara Delevingne en la campaña pre-fall Paris-Salzburg de Chanel, y se ha hecho con el premio CFDA Fashion Icon. Es cofundador de las firmas Billionarie Boys Club y Ice Cream Clothing, y ha hecho de la moda su mejor carta de presentación. El problema es que tanto Kanye West como Pharrell son raperos, por lo que durante un tiempo el pop parecía estar condenado a quedar huérfano de iconos de estilo masculinos. No ha sido así: las nuevas generaciones luchan por abrirse un hueco en el panorama fashion.

Zayn Malik no ha querido perderse los desfiles de Louis Vuitton y Valentino en la Semana de la Moda masculina parisina. El ex One Direction está haciendo de la moda su mejor arma para afrontar su cercana carrera en solitario. Asistió a la pasarela de Vuitton enfundado en uno de los diseños del último desfile de la firma francesa. Aunque su camisa no fue vista en el show, el estampado coincide con el del look 8 de la presentación. Sus pantalones son los que el modelo con la salida 10 del desfile posó ante los focos.

En One Direction estaba eclipsado por Harry Styles, pero su andadura en solitario parece encauzarse por los derroteros de la moda cada vez más. Una fuente asegura a The Sun que "la música siempre será su prioridad, pero la moda puede ser más que un proyecto secundario. A largo plazo, podría hacerse con un suculento contrato con una gran firma".  El fotógrafo de Louis Vuitton, Brett Lloyd, subía la foto de un modelo de la firma junto a otra del propio Zayn. ¿El texto que acompaña a la imagennbsp;“Dominik & Zayn, SS16, Vuitton family”. ¿Será este el anuncio de una nueva andadura junto a Vuitton?

Abandonar One Direction con el objetivo de ser un chico normal de 22 años y posar en el front row junto a Kanye West y Joe Jonas no es la forma perfecta de pasar desapercibido. Por cierto: ojito con Joe Jonas, cuyas elecciones de moda son propias de un experto en tendencias. Adora los estampados (le hemos visto con pantalones de Kenzo, camisas Mark McNair y blazers de Helmut Lang con llamativos prints) y maneja los trajes azules como nadie.

Si alguien ha hecho del estilo su carta de presentación, ese ha sido Harry Styles. No contento con codearse con Alexa Chung y Cara Delevingne y haber sido reconocido como icono de estilo (es lo que tiene apellidarte Style), ha conseguido que su melenaza sea la más envidiada por los hombres de medio mundo y su presencia en cualquier front row consiga más comentarios que el desfile que va a ver.

Cuando asistió al desfile de Burberry el año pasado, la firma británica logró 65.099 menciones en las redes sociales. Harry se hizo con 31.698 simplemente por sentarse a ver el show. Saquen sus propias conclusiones. Su armario está plagado de diseños Saint Laurent -desde sombreros hasta bombers de ante con estampados dorados- y va al gimnasio con bolsos de Mulberry.

Y qué decir de Justin Bieber, que ha encontrado en la moda la forma de reconducir no solo su carrera, sino su fama. El chico malo del pop se enfrentó a diversos problemas legales y en la declaración en la que explicaba los hechos eligió una bomber de la colección primavera 2014 de Dries Van Noten. La imagen de chico malo no va en su contra. “Hay muchos chicos malos por ahí. Lo fueron Prince y Mick Jagger: es parte de la industria de la música", afirma Kevin Carrigan, director creativo de CK Calvin Klein, Calvin Klein Jeans y Calvin Klein. Considera sus imágenes para Calvin Klein, precisamente, como una transición de la adolescencia a la madurez. Actuó para la marca en Hong Kong y la cita, junto a Balmain, como su preferida. Con el director creativo de esta última, Olivier Rousteing, tiene una estrecha relación. Él fue el encargado de vestirle en la gala del MET con una comentada chaqueta oriental que semanas después ha llevado Kris Jenner. 

Mucho se ha rumoreado acerca del lanzamiento de una firma propia, pero Justin afirma que no se atreve a hacerlo, precisamente, por cómo le ha ido a Kanye West. El rapero está acostumbrado a presentar colecciones y no conseguir buenas críticas, pero Justin reconoce no estar preparado para el fracaso.

Lo que le aterra es fallar, pero tiene en mente el poder de la moda para dar un giro a su carrera y lograr una renovada estabilidad. Antes era el rap el que hacía de las grandes firmas una constante en la letra de sus canciones, pero ahora el pop e incluso la música más alternativa hacen de los titanes fashionistas una poderosa arma en sus letras. Hace tiempo habría sido impensable que un grupo como Good Charlotte hablara de Chanel en sus canciones, pero en el tema Keep your hands off my girl (2007) hablaba de bolsos de Christian Dior y de Chanel, y de marcas como Vuitton e YSL. 

Los hombres del panorama musical ya no le dan la espalda a las marcas, sino que las abrazan como un baluarte poderoso con el que vender más y con el que lanzar mensajes. Al fin y al cabo, Justin Bieber eligió la semana pasada una camiseta de Marilyn Manson que se mofa de la religión en una charla religiosa. El cantante puede ir a los eventos que sus publicistas creen más oportunos para su carrera, pero él sabe que con la moda puede jugar a seguir siendo el chico malo del pop con la ayuda de una mera prenda de algodón. En la música ya no son las notas las que hablan más alto, sino los patrones y los diseños.
 

Moda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios