Logo El Confidencial

¿Tiene futuro un Calendario Pirelli con mujeres normales en lugar de top models?

Lleva 51 años mostrando cuerpos de curvas generosas y bellezas magníficas. Pero en 2016 pretende dar un golpe de timón y apostar por retratos de mujeres cuyos logros van mucho más allá del físico

Foto: ¿Tiene futuro un Calendario Pirelli con mujeres normales en lugar de top models?

El Calendario Pirelli que, desde hace 51 años, retrata a las mujeres más espectaculares del planeta en instantes erótico-festivos, poses seductoras y más bien ligeras de ropa ha decidido volverse feminista en 2016. Ahora, las mujeres que se van a asomar al mundo desde enero, julio o noviembre son simpáticas, profundas, activistas e intelectuales. Y desde aquí lo aplaudimos. Con fervor. Porque ya era hora de que a las mujeres se las retratara por su valía personal y profesional, sin tener en cuenta su físico. 

Aunque no podemos menos que preguntarnos qué va a ser de la libido de los mecánicos de los talleres de coches a los que nos imaginamos como destino final de ese hasta ahora recuento mensual de pechos erguidos, caderas cinceladas, miradas intensas y traseros perfectos, captados por los objetivos artísticos de Steven Meisel, Helmut Newton, Terry Richardson, Karl LagerfeldAlessandro Scotti o Mario Sorrenti

Qué va a ser de esos hombres sudorosos enfundados en sus monos azules llenos de grasa si miss enero, en lugar de perder su mirada en el infinito mientras pasea su dedo índice enfundado en un guante de látex por sus labios húmedos, mira hacia el techo con aspecto de víctima de malos tratos, 'pixie' pseudolésbico y sudadera reivindicativa de los derechos de las mujeres. O si en vez de encontrarse a una veinteañera de piel dorada y corsé de látex, se da de bruces con una magnífica poeta de 68 años, con pelo frito lleno de canas y bigote sin depilar.

Podemos imaginar la situaciones que queramos, pero no va suceder nada de eso porque la realidad siempre ha sido otra. Los mortales sin ascendencia VIP, a no ser que sean muy buenos clientes de Pirelli (que es quien decide a quién regala el calendario), solo han tenido la opción de disfrutar de tales imágenes a través de Internet o de los medios de comunicación que, a lo largo de estas cinco décadas, han dejado entrever algunas de las fotos para dar fe de su lanzamiento anual. 

La única otra forma plausible de poseer toda la parafernalia que ha rodeado a este mito de la cultura pop es el libro de aniversario, 'El Calendario Pirelli. 50 años y mucho mas', que la editorial Taschen ha publicado este año con material inédito. Un tomo enorme en formato 'coffee table' (sí, de esos que no te caben jamás en ninguna estantería y tienes que colocar por narices encima de la mesa) con la friolera de 576 páginas con fotos a todo color, explicaciones concienzudas de las sesiones de fotos y todo tipo de información sobre las 'top model' y las actrices (Penélope Cruz entre ellas) que durante todo estos años han prestado sus imágenes por amor al paso inexorable del tiempo y a la seguridad en los neumáticos. 

La edición limitada de coleccionista, de tamaño gigante, con acceso ilimitado a todos los archivos y que reproduce al completo todos los calendarios por 1.500 euros, ya está agotada. En todo caso, se puede aspirar a la versión reducida de 49,90, que tampoco esta nada mal. Una buena forma de despedirse de todo ello.

Porque el caso es que todo cambia a partir de ahora. Adiós a la diosas, a las amazonas y, básicamente, a las mujeres semidesnudas. Hola a las mujeres de verdad. Para 2016, Pirelli ha decidido dar un golpe de timón y cambiar la dirección de su calendario hacia temáticas más acordes a los tiempos que vivimos. Eso significa que donde antes había cuerpos esculturales, de Linda Evangelista a Gisele Bündchen, ahora hay escritoras (Fran Lebowitz), tenistas (Serena Williams), blogueras multitarea (Tavi Gevinson), artistas multidisciplinares (Yoko Ono y Patti Smith), cineastas (Ava DuVernay y Kathleen Kennedy) o cómicas laureadas (Amy Schumer).

Todas ellas, representantes de otro tipo de belleza, una más interior y menos obvia, con más cerebro y menos curvas, más educativa y menos carnal. Y mucho más desconocidas para el público ajeno a la vida cultural norteamericana. Porque en España no se nos escapa quién es Kim Kardashian. Probablemente lo sepan hasta en Nepal. Pero dudo mucho que a primera vista mucha gente sea capaz de reconocer el físico de la filántropa Agnes Gund. Son las mismas fotos artísticas de siempre (es la mítica Annie Leibovitz quien se ha plantado tras el objetivo y quien ha hecho el listado definitivo de mujeres a las que convertir en meses del año), pero con distintos objetivos. Pero ¿conseguirá concitar el mismo interés que han logrado sus predecesoresnbsp;

Aunque el calendario ha cumplido 50 años de adelanto a su tiempo y transgresión visual, no ha estado presente en todas las décadas. Sufrió un ‘coitus interruptus’ de 10 años entre 1974 y 1984, fecha de su relanzamiento tal como lo conocemos ahora. Y aunque en su primera época también se concibió como una forma de mezclar dos de las temáticas más sugerentes para el público masculino (coches y chicas desnudas), también ha dejado en manos de los artistas el desarrollo de cada uno de los calendarios. 

De hecho, la propia Annie Leibovitz se encargó del año 2000 y ya entonces se planteó que no quería decepcionar a las mujeres con su trabajo y que quería abordar ese trabajo con integridad. Antes, en 1972, la legendaria fotógrafa Sarah Moon se centró en sus características imágenes oníricas, románticas y femeninas en lugar de enseñar tetas y culos. Y no hace tanto que el fotógrafo Steve McCurry optó por vestir completamente a las modelos que posaron para él en la edición de 2013.

Las dudas se despejarán el próximo 30 de noviembre con la presentación oficial del Calendario Pirelli 2016 que tendrá lugar en Londres.

Pero, vamos, que todo esto también puede ser una cosa pasajera.

Moda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios