Logo El Confidencial
sorry, not sorry

¿Perdona la moda los errores demasiado rápido?

Analizamos la facilidad con la que la industria de la moda perdona cualquier escándalo. ¿Estamos perdonando a las marcas o estamos siendo obligados a hacerlo?

Foto: Dolce Gabbana
Dolce Gabbana

Hace ya ocho años del escándalo de John Galliano, cuyos comentarios racistas empujaron su salida de Christian Dior. Desde entonces, hemos ensalzado la figura del genio, pero el perdón de sus comentarios ha tardado en llegar… si es que ha llegado siquiera. Fueron tres años los necesarios para que Galliano regresara, y lo hizo como director creativo de Maison Martin Margiela.

Por aquel entonces, ‘Stylecaster’ ya se preguntaba si nos estaban obligando a perdonar al diseñador francés. Incluso la moda preparaba el perdón de forma paulatina. Galliano no presentaba su primera colección para Margiela en París, que todavía no le había perdonado sus comentarios, sino en Londres, y no en la semana de la moda femenina. Uno de los diseñadores de alta costura más importantes de nuestra era presentaba su regreso en la seguridad que Londres le brindaba y a la sombra de las colecciones de moda masculina, para que el perdón fuera de esta forma más discreto de cara al mundo. Sus amigas en la moda, encabezadas por Anna Wintour, volaron a la capital británica para presenciar el regreso y brindar su apoyo al diseñador.

John Galliano (Getty)
John Galliano (Getty)

Sin embargo hoy, posiblemente a causa de la fugacidad que brindan las redes sociales, hemos aprendido a perdonar en tiempo récord. Cualquier desliz alcanza dimensiones astronómicas en cuestión de segundos y al servirse los medios de las redes para sacar noticias, parece que cualquier error puede hundirte la carrera cuando lo cierto es que en un par de días, un nuevo traspiés toma el relevo y entierra el que hacía dos días copaba las publicaciones. Dolce & Gabbana y las acusaciones de racismo que obligaron a la marca a cancelar su desfile en Shanghai. Teniendo en cuenta que la marca italiana logró 1.29 billiones de euros en el cierre del año fiscal pasado, y que según ‘Business Insider Italia’ el 25 % de los beneficios provenían de Asia, este error no es un error cualquiera. Con 44 tiendas en China, pese al daño de este escándalo, es de esperar que la marca emprenda alguna acción de marketing con la que solventar los daños. Porque mientras que en China el perdón tardará un tiempo, Occidente parece haber ya perdonado a la firma italiana.

Dolce Gabbana
Dolce Gabbana

“Vaya fin de semana. Si las noticias del sábado no habían sido suficiente, Dolce & Gabbana ha regresado con un ostentoso show de Alta Moda en Milán tan solo 17 días después de su monumental escándalo racista. El show terminó con una abrumadora ovación. Es la naturaleza de la moda pasar página cada temporada y olvidarnos de todo lo aprendido pero, ¿que nos enseña este hecho? Que quizás si das de beber y de cenar a la moda y seduces al público con tu “arte”, puedes ayudarles a escapar la realidad apoyando, por voluntad propia o por imposición, a los más infames racistas de la moda”, escribía Diet Prada, la cuenta de Instagram que mayor eco dio a los comentarios racistas de Stefano Gabbana.

Sin duda alguna, como hemos señalado, las redes sociales son las culpables de señalar con ahínco y a su vez, de perdonar con excesiva facilidad. ¿Recuerdas cuando parecía que Kate Moss había tirado su carrera por la borda al haber sido fotografiada consumiendo droga? La modelo necesitó el apoyo de sus amigos de la moda para volver a salir a flote. Sin embargo, cuando Cara Delevingne, entonces la reina de Instagram, fue fotografiada con una “extraña” bolsita con alguna “curiosa” sustancia en su interior, en dos días todos olvidamos este desliz. H&M dejó de contar con la modelo cuando las fotografías salieron a la luz, al igual que hiciera en el 2005 con Kate Moss, pero hoy recordamos a Cara como “la modelo de las muecas” y no como la top con una bolsita sospechosa.

Cara Delevingne (Getty)
Cara Delevingne (Getty)

Parece que al igual que Instagram ha logrado que olvidemos en un tiempo sorprendente que no somos tan guapos como los filtros nos hacen parecer, ha conseguido que olvidemos cualquier escándalo con tan solo haber dado un par de likes a las siguientes cuentas que parecer en nuestro feed. Mientras que una famosa compañía de móviles vendía el lema “Connecting people”, el de Instagram bien podría ser, por ello, “Disconnecting people”.

Moda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios