Logo El Confidencial
primera d(r)ama

Estos son la mujer que arregla las torpezas de Melania Trump y el hombre que las ocasiona

Descubre quiénes son dos de las personas más importantes de la primera dama de los Estados Unidos, a los que debe sus mayores logros y sus más devastadores errores

Foto: Melania Trump y Stephanie Grisham. (Reuters)
Melania Trump y Stephanie Grisham. (Reuters)

La comentadísima entrevista concedida por Melania Trump ha traído consigo jugosos titulares que han dado a sus numerosos detractores decenas de nuevas razones para vapulearla, pero la primera dama tiene tras de sí a dos personas que luchan por minimizar el alcance de estos comentarios, lograr buenas críticas y rebajar los daños ocasionados por su ‘bocachanclismo’. Hablamos de su estilista, Hervé Pierre, y de su directora de comunicación, Stephanie Grisham, las dos figuras a las que les debe muchos de sus aciertos y errores.

Stephanie tiene trabajo para rato, pues Melania acaba de instar a las mujeres que dicen haber sido acosadas a mostrar pruebas, un comentario que ha acompañado de un controvertido “yo soy la persona más acosada del mundo”. Esa frase es digna de camiseta de Zara y por ello, digna de ser lucida por la primera dama en algún viaje para hacer estallar a los medios. Al frente de la complicada misión de vestir a Melania Trump está Hervé Pierre, que está eligiendo tantos diseños polémicos para sus apariciones oficiales que 'The New York Times' ha asegurado que Pierre podría ser un topo encargado de escoger los looks menos acertados para Melania y para dinamitar así la ya complicada imagen que la gente tiene tanto de ella como de Donald Trump.

Melania Trump. (Reuters)
Melania Trump. (Reuters)

Omarosa Manigault Newman es una de las múltiples enemigas del presidente de los Estados Unidos. La excolaboradora de Trump asegura que Melania utiliza su ropa para vengarse de su marido, por lo que Hervé Pierre, añadimos nosotros, estaría al corriente de esta suerte de venganza estilística, ¿no? Si hay alguien en el séquito de Melania que desde luego no es un topo es la propia Stephanie, pues es una convencida republicana que se cruzó con Donald Trump en las primarias y que desde entonces tiene por él autentica devoción. Tras trabajar en el servicio de prensa de Donald Trump, ahora se encarga de que las numerosas meteduras de pata de Melania Trump no salpiquen a la Casa Blanca. Sin embargo, lo cierto es que la mayoría de sus errores se relacionan con la moda. Chaquetas de mensajes controvertidos, taconazos en Texas tras haber sido vapuleada por las inundaciones y la reciente elección de un sombrero salacot para visitar África son algunas de las elecciones de Melania que han hecho que el mundo la señale y la critique.

Gracias a Stephanie Grisham, la primera dama ha querido zanjar el asunto diciendo que preferiría que la gente se centrara en lo que hace y no en lo que se pone, un mensaje similar a los que las actrices expresan en la alfombra roja al grito de #AskHerMore. Sí: sus declaraciones acerca del Me Too han sido polémicas, pero al menos ha lanzado un mensaje feminista con el que calmar un poco las aguas. Pero ¿alguien comprende que Melania Trump la líe siempre tanto con sus looks? ¿De verdad nos parece normal que la primera dama tenga tan poca mano con sus conjuntos y que nadie supervise sus elecciones? ¿Tendrá razón el alto funcionario del equipo de Donald Trump que publicó de forma anónima una columna de opinión en 'The New York Times' en la que aseguraba que “hay una resistencia silenciosa dentro del Gobierno compuesta por personas que han decidido poner al país antes que todo”?.

Melania Trump. (Reuters)
Melania Trump. (Reuters)

Por su parte, Pierre señala que lo que le preocupa es crear la identidad de la primera dama a través de su ropa, dejando al margen su ideología política. “Lo que me interesa de esta relación no es simplemente encontrar ropa bonita, porque cualquiera puede hacer eso. Lo que me importa es el legado que esta mujer va a dejar. Todo el mundo tiene una reacción diferente ante lo que se pone”, explicó a la revista 'Glamour'. Si lo que le preocupa es dejar un buen legado para la historia, ¿por qué le aconseja llevar en plena inundación tacones de 12 centímetros? ¿Por qué se le ocurre comprar una parka de Zara con la que demuestra estar al margen del mundo y de cualquier atisbo de empatía? En palabras de Melania, su apuesta por el diseño de Amancio no fue casual, sino un mensaje para los medios de izquierdas que la critican. Sin embargo, el mensaje no fue entendido y su elección hizo que la imagen de la primera dama quedara aún más deshumanizada.

Los medios de izquierdas no solo no se sintieron aludidos, sino que aprovecharon el desliz para acrecentar su odio hacia ella. Stephanie Grisham se apresuró en aclarar que simplemente se trataba de una chaqueta. “Después de la visita de la primera dama a Texas, espero que la prensa no se centre en su armario”, dijo entonces, quedando claro que Stephanie es la responsable de las declaraciones de tinte #AskHerMore que Melania ha dado en el especial ‘Being Melania’.

Melania Trump. (Reuters)
Melania Trump. (Reuters)

Aunque no seamos asesores ni estilistas, le recomendamos a la primera dama, por mucho que no nos pague ni un euro por nuestros servicios, algo tan sencillo como no mandar mensajes a la prensa mediante su armario cuando acude a lugares o eventos de calado humanitario y que se esfuerce por estudiar la historia de los lugares que visita para evitar acudir disfrazada con looks ofensivos con los que la prensa que tanto teme la va a devorar. De nada, Melania.

Moda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios