Logo El Confidencial
uno de los más importantes de la historia

Cristóbal Balenciaga, el gran maestro español de la alta costura

Repasamos la historia de uno de los nombres propios de la moda; un recorrido a través de los grandes hitos de este creador vasco que se convirtió en sinónimo de maestría

Foto: The V (Getty)
The V (Getty)

“Con los tejidos, nosotros hacemos lo que podemos. Balenciaga hace lo que quiere”, con esta afirmación Christian Dior, uno de los mejores diseñadores del mundo, se rendía ante la supremacía y la habilidad de Cristóbal Balenciaga para trabajar las telas y la confección sobre ellas.

El diseñador español pertenecía a ese sector de la moda de antaño, en el que lo importante no era el número de tiendas que tenía repartidas en todo el mundo, sino su impacto en el sector. Y es que, como él mismo afirmaba, “el prestigio queda, la fama es afímera”. A fin de cuentas, Balenciaga formaba parte de esa moda en la que el trabajo artesanal y el gusto por la confección diferenciaban a un buen diseñador del resto de colegas de profesión.

Uno de los trabajos de Cristobal Balenciaga (Getty)
Uno de los trabajos de Cristobal Balenciaga (Getty)

Comprender la carrera de Balenciaga

La carrera de Balenciaga no puede entenderse sin conocer el contexto económico y social que se vivió en España en su época. Tras abrir su primera tienda en 1917, en San Sebastián, su notoriedad en el mercado le lleva a albergar visitas en su taller de gran parte de la aristrocacia española y europea, posicionando su ropa entre la alta burguesía social ya desde los inicios.

Sin embargo, como consecuencia de la Guerra Civil Española y el impacto que tuvo en la sociedad, el diseñador se vio obligado a exiliarse a París (Francia), instalándose en la exclusiva Avenida George V. En la capital francesa sus trabajos se convirtieron en objeto de deseo entre la sociedad europea. Sus creaciones alcanzaban cifras hasta 10 veces mayores a los del resto de diseñadores. Allí se permitiría el título de ser considerado el modista más caro de la ciudad, especialmente en las décadas de los 50 y 60.

Bolso de Balenciaga (Getty).
Bolso de Balenciaga (Getty).

Un auténtico coutorier

La trayectoria del modisto vasco es una carrera por la búsqueda constante de la reinvención de la moda. El diseñador, considerado por Coco Chanel como “el arquitecto de la alta costura”, introdujo en la moda recursos tales como las faldas globo o el vestido saco, entre otros, rindiendo la industria a sus pies tras cada creación. Balenciaga es un coutorier en todo el sentido de la palabra. Solo él es capaz de cortar el material, armar la creación y coserla a mano. Los otros son simples diseñadores de moda”, volvía a asegurar la propia Coco Chanel.

Sin embargo, si hay una innovación que haya marcado profundamente la carrera del diseñador es el tejido gazar, creado junto a la fábrica suiza Abraham, que le permitió revolucionar el sector de una forma sin precedentes. Balenciaga fue capaz la moda a sus pies a través de una confección de carácter minimalista, de líneas limpias y geometría asimétrica que tildó su carácter como diseñador. También hay que señalar que su obra está muy influenciada por la pintura clásica española. En algunas de sus prendas pueden verse homenajes a las obras de Velázquez, Goya o Picasso, especialmente en la época azul de este último.

Desfile de Balenciaga (Getty).
Desfile de Balenciaga (Getty).

El mejor diseñador

La obra del que se considera el mejor diseñador de la historia de España se ha expuesto en multitud de ubiaciones. Desde el Metropolitan Museum de Nueva York hasta el Museo del Tejido de Lyon. Su precisión sobre las telas y la destreza con la aguja hicieron de Balenciaga uno de los diseñadores con mayor ética de trabajo del mundo. Obsesionado por el detalle hasta límites extremos, su fijación por todo lo que rodeaba al proceso creativo, desde las primeras fases hasta la entrega al cliente, estaba dominado por un exclusivo aura de exigencia. De hecho, en su taller estaba prohibida cualquier cosa que no fuera trabajar. No se podía hablar, ni reír ni escuchar música.

El impacto del diseñador en la moda quedó reconocido en el año 2011, cuando se inauguró el Museo Cristóbal Balenciaga en Guetaria, su lugar de nacimiento. Un homenaje a uno de los últimos grandes maestros de la aguja.

Moda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios