Logo El Confidencial
GUIA PARA TRIUNFAR DE PIES A CABEZA

Amarillo 'everywhere': por qué vestirás de este color toda la temporada

Relegado a un segundo plano durante años, el tono con más vitalidad de la paleta cromática lleva varias temporadas convertido en mantra fashion

Foto: Charlize Theron con el color de la temporada. (Getty)
Charlize Theron con el color de la temporada. (Getty)

El amarillo es uno de los colores más poderosos de la historia, pero también uno de los que ha cargado con más tabúes todo este tiempo. En el Medievo era síntoma de desvalorización y en Europa Occidental fue utilizado durante siglos para marcar a aquellos que estaban mal vistos por el cristianismo, como los herejes. Una imagen en caída libre durante siglos que siempre ha ido unida a la temida mala suerte.

[VANITATIS STUDIO: La evolución del amarillo en los accesorios más chic]

Sin embargo, parece que no corren buenos tiempos para los supersticiosos: es el color que impera en las pasarelas y en la calle, y todo apunta a que los próximos meses seguirá dando mucha guerra. “La vida es un enorme lienzo, tira toda la pintura que se pueda”, dijo una vez el actor, cantante y bailarín Danny Kaye. Y parece que el 2019 se pinta con mieles, mostazas, ocres y cremas.

Protagonista sobre la pasarela

En los últimos meses, el amarillo ha teñido todo tipo de prendas y accesorios, desde largos abrigos a ras del suelo hasta bolsos XS que sirven como broche de oro a los looks más sobrios, pasando por blusas con lazada o zapatos forrados con ante. Y, a juzgar por lo visto en las pasarelas, todo apunta a que en la temporada estival tampoco le diremos adiós. Y los hay para todos los gustos. Balenciaga se decanta por vestidos camiseros con efecto satinado que llegan hasta los pies; Chanel opta por sus clásicos trajes de dos piezas en su versión más pastel; Marc Jacobs viaja a los años 50 para relanzar unas Jackie teñidas de limón y con amplios abrigos encerados; Carolina Herrera apuesta por las faldas de cintura alta y corte recto, mientras que Max Mara propone total looks coordinando toda prenda y accesorio.

Karlie Kloss sobre la pasarela. (Getty)
Karlie Kloss sobre la pasarela. (Getty)

Y de la red carpet

La pasarela no ha sido el único reino que ha conquistado el amarillo. Basta con poner el ojo en alguna de las últimas red carpets para poder decir con certeza que se ha perdido el miedo a este tono. ¿Será, quizá, un intento por acercarse a aquel look con el que se plantó Rihanna en la gala del MET en 2015? Rachel Brosnahan, por ejemplo, recogió el premio a la mejor actriz en la última edición de los Globos de Oro enfundada en un diseño de tirantes y color huevo de Prada. Más descafeinado, pero teñido en un color similar, fue el look años 20 de Miu Miu que eligió Claire Foy para asistir a la misma gala.

Nicola Hughes, por su parte, se plantó en el estreno de 'Aquaman' enfundada en un traje de chaqueta y pantalón (caballo ganador en los últimos meses), mientras que Suki Waterhouse hizo lo propio con un minivestido de inspiración naíf de Mulberry (que promete barrer en la red esta primavera) para asistir a los British Fashion Awards. Algo parecido ocurre en las redes sociales, donde el amarillo parece haber tornado en una fiebre de la que pocas influencers se escapan. ¿Una de sus mayores fans? La alemana Caroline Daur, que tan pronto opta por jerséis de canalé en pastel como por plumíferos más chillones.

Y también en versión low cost

El fast fashion se ha tirado a la piscina y tiñe un alto porcentaje de sus propuestas en este color. ¿Las más populares? Las blusas (amplias o ceñidas, con lazada o cuello redondo) que proponen firmas como Zara, los bodis de Sfera, los vestidos con volantes (un básico este verano) de Pull and Bear o los bikinis de Topshop. Ir a la moda nunca fue tan fácil (y barato).

Blusa con manga larga y lazada al cuello de Zara (29,95 euros) y bikini con top elástico con botonadura central de Topshop (46 euros). (Cortesía)
Blusa con manga larga y lazada al cuello de Zara (29,95 euros) y bikini con top elástico con botonadura central de Topshop (46 euros). (Cortesía)

La mejor noticia es que ya no tienes por qué renunciar a este color por miedo a que te quede mal. La clave está en elegir uno más o menos saturado en función del tono de tu piel. Así, mientras que los más chillones (flúor, limones) son más idóneos para las pieles más bronceadas, lo ideal es que vayas optando por los más pastel cuanto más pálida seas.

Moda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios