Logo El Confidencial
HERENCIA DE LIKES

De tal palo, tal astilla: las madres de las influencers inspiran tus looks de fiesta

Belén Hostalet, María Fernández-Rubíes o Miranda Makaroff tienen algo en común: parte de su éxito es gracias a sus madres

Foto: Alex Rivière, idealísima, en el desfile de Dior. (Getty)
Alex Rivière, idealísima, en el desfile de Dior. (Getty)

'De tal palo, tal astilla' es una frase que no se ha elegido al azar. Muchas de las influencers más conocidas del panorama 2.0 tienen una genética privilegiada que, viendo a sus madres, te hace entender muchas cosas. Ya no solo hablamos del físico, también hablamos del estilo. Porque, al final, para muchas de ellas -bueno, yo incluida- nuestras madres son un referente estilístico desde siempre. Que se quite Olivia Palermo. Estas madres, que antes solo estaban en la sombra haciendo fotos, en algunos casos, o dándoles apoyo moral, cada vez están teniendo mayor protagonismo. Si antes eran los novios los que acompañaban a las influencers en sus viajes, ahora las madres se apuntan a un bombardeo. Si antes eran las amigas las que acompañaban a las influencers a los eventos, ahora son las madres. Pero es que incluso se cuenta con ellas para campañas. Porque en muchos casos son más reales y en otros se llega a un público diferente. Y cuando se arreglan para eventos también nos permiten coger ideas como estas.

Una de esas madres es Silvia Soler, madre de María Fernández-Rubíes. Ha acompañado a María a algún que otro viaje y también ha estado presente en algún que otro evento. Con una sonrisa siempre perenne, podría considerarse una madre 2.0 porque es muy activa en redes sociales. Desde vídeos probándose ropa en las rebajas hasta vistas panorámicas de su preciosa vida en Baqueira... Silvia, con más de 6.000 seguidores, no tiene reparos en mostrar divertidas imágenes de su vida familiar y de algunos de sus estilismos... Y gracias a ellos, podemos ver que el estilazo de María le viene de familia. Y ojo, que su Instagram sirve de inspiración para looks de invitadas.

La madre de la catalana Alex Rivière es ella en rubia, con unos cuantos años y centímetros de más. La frase que da nombre a este artículo se cumple en ellas de manera literal. Tanto que han protagonizado campañas juntas como la de Dolce&Gabbana. Y no nos extraña. Mer -como así se llama- es guapa a rabiar, y alberga ese estilo pijito que tanto caracteriza a la joven catalana. No se sabe si compartirán armario, pero está claro de quién saca la inspiración a la hora de vestir. Los pantalones de traje, el taconazo, los jerséis, las camisas... La sofisticación ha sido heredada, sin duda, de su hermana mayor, ejem, madre.

"Ella es la que me ha enseñado que crecer es algo bonito". Así reza el copy -tan de Coelho- en el que Belén Hostalet posa con su madre en las Maldivas. Las dos, idealísimas, por supuesto. La influencer catalana ya estuvo de viaje con su padre en Islandia y hace unos días comentaba en sus redes sociales que a las islas paradisiacas le iba a acompañar su señora madre, Carmen Tribaldos, poco habitual a publicar cosas en su Instagram, eso lo deja para su niña. El parecido es más que razonable. Tipazo y estilazo también es compartido y heredado. Poco se sabe de la madre de la joven Belén, pero está claro que son madre e hija.

Ver esta publicación en Instagram

Una boda que nos hacía mucha ilusión 😍😍

Una publicación compartida de Carmen Tribaldos Cuerva (@carmentribaldos) el

Otro compendio de madre e hija del que se puede hablar es de Miranda Makaroff y la diseñadora Lydia Delgado. El universo colorista que ha habido en casa de Miranda -y en las colecciones de su madre- es que el ha quedado palpado en el feed de la influencer, no apto para daltónicos. La imaginación y la creatividad que emana Miranda está claro que le viene de familia. La ilustradora es digna hija de su madre. Aunque no suele aparecer mucho con ella, Lydia sí que suele postear fotos de sus hijos. Es lo que tiene el amor de madre. Ella cuenta con más de 28.000 seguidores. Pero, al final, fue famosa antes que su hija.

Chiara Ferragni y su archiconocida madre cierran el círculo. Ella fue famosa antes que la mamma italiana, pero parte del éxito de Marina di Guardo -que no dudamos que sea buena escritora- viene por ser 'madre de'. De hecho, podría decirse que son dos gotas de agua. Ojos azules y melena rubia, la belleza viene heredada de Marina. Es habitual que aparezca en el perfil de Instagram de la influencer más seguida del mundo, pero es que ella tampoco se queda atrás... Atesora más de 380.000 seguidores. Ahí es nada. De estilo algo macarrilla -no todas visten como las italianas de Milán-, siempre está en los momentos más importantes de su hija... Pero también publica su obra y gracia -nunca mejor dicho- en las redes sociales.

Moda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios