Logo El Confidencial
CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA

Las tres razones por las que se cancela (por fin) el desfile de Victoria's Secret

Analizamos las causas por las que el gigante de la lencería no celebrará su popular desfile este año

Foto: Un momento del desfile de Victoria's Secret. (EFE)
Un momento del desfile de Victoria's Secret. (EFE)

Esta es la crónica de una muerte anunciada. Llevábamos ya tiempo hablando acerca de la crisis que vive la firma de lencería más popular del mundo y analizando cuáles serían las acciones a llevar a cabo para que Victoria's Secret recuperara su esplendor, pero el titán lencero se empeñó en hacer oídos sordos a los consejos que todos le daban y en hacer caso omiso a los resultados negativos que las ventas mostraban.

La modelo Shanina Shaik ha confesado ahora al diario 'The Daily Telegraph' que el desfile, que desde su nacimiento en 1995 es el más esperado por amantes y no amantes de la moda -aquí incluimos a detractores y a, cómo decirlo, a los llamémosles ADLCDLMAMDLDQL (Amantes de los Cuerpos de las Modelos al Margen de los Diseños que Lucieran)-, no se celebrará este año. Pero ¿qué le ha pasado a Victoria´s Secret para tener que tirar la toalla?

Su negativa a cambiar los cánones de belleza

Winnie Harlow. (Cordon Press)
Winnie Harlow. (Cordon Press)

En un momento en el que incluso los tozudos Dolce & Gabbana apuestan ya por modelos curvy y por tops de diferentes edades, Victoria´s Secret permanecía anclada en esos cánones de belleza imposibles que eran fruto de maratonianas sesiones de gimnasio, dietas imposibles (como una modelo nos vuelva a decir que su secreto es beber dos litros de agua diarios y dormir 8 horas, nos ponemos a gritar) y genes privilegiados.

Para intentar dar la imagen de que la marca abraza la diversidad, contrató a Winnie Harlow, la modelo con vitiligo que Beyoncé y Kim Kardashian adoran, y a Barbara Palvin. ¿A Barbara Palvin en calidad de qué?, te preguntarás. Pues, y aquí es cuando hemos de echarnos las manos a la cabeza, en calidad de 'modelo curvy'.

La modelo mide 1,75 centímetros de altura, pesa 55 kilos y tiene unas medidas de 87-58-89. Si eso implica ser una modelo de tallas grandes… ¿Alguien nos puede acercar unos clínex, por favor?

Por si fuera poco, el jefe de marketing de Victoria's Secret, Ed Rezek, da unas declaraciones que le hacen parecer recién salido de 'Paquita Salas', pues declaró el pasado diciembre que las modelos de tallas grandes y las tops transexuales no tenían cabida en su desfile. "¿Y por qué no? Porque el show es una fantasía. Es un especial de entretenimiento de 42 minutos. Eso es lo que es. Es el único del mundo en su especie y cualquier otra marca del mundo lo cogería al instante, incluyendo los competidores que nos critican", aseguró en una entrevista.

Las ventas mostraban que algo no iba bien

VS no tiene modelos, tiene ángeles. (EFE)
VS no tiene modelos, tiene ángeles. (EFE)

Desde 2015, la compañía ha disminuido sus ingresos en un 33%. La audiencia de su último desfile cayó un 32% respecto al anterior, las ventas en tiendas físicas disminuyeron un 5% en el primer trimestre del pasado año y la marca Pink, centrada en un público más joven, disminuyó sus ingresos un 33% desde 2015. ¿Cómo es posible que la parte más millennial y sporty de la marca caiga en picado, cuando aúna las bazas necesarias para triunfar? De nuevo, a causa de la negativa a abrazar las tendencias que la actualidad impone.

Mientras que Aerie, la marca de la competencia, cuenta con 'modelos reales' (sentimos utilizar este deleznable término), Victoria´s Secret sigue apostando por sus ángeles. Cuando las firmas apuestan por modelos que eligen la comodidad y el universo sporty, Victoria´s Secret permanece anclada en la idea de que el encaje y la sensualidad extrema han de ser sus claves en un momento en el que el algodón y la falta de relleno reinan.

Feminismo y el horror del #metoo

Ambos han hecho que sean muchos los que no consideran oportuno que un desfile que exhibe a mujeres de cuerpos imposibles enfundadas en diseños lenceros XS siga emitiéndose en un momento en el que por fin se lucha por demostrar que las mujeres son mucho más que una cara bonita. Precisamente por eso Adriana Lima y Karlie Kloss colgaron sus alas, cansadas de vender al mundo una imagen con la que ya no simpatizan tanto.

Que conste que hay modelos como Emily Ratajkowski -que por alguna extrañísima razón jamás ha sido un ángel de la marca- siempre defienden que lo sexista es en realidad no dejar a las mujeres expresarse como quieran, bien sea en ropa interior o con un plumas de Moncler XXL. Y ¿sabéis qué? Razón no le falta. Pero lo que no puede ser es que una marca que sigue vendiendo asfixiantes cánones de belleza y encima presuma de hacerlo siga siendo la reina de los titulares año tras año. Pero ahora, fíjense ustedes qué curioso, el titular anuncia su fin.

Moda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios