Logo El Confidencial
MODA QUE RECLAMA SU SITIO

¿Son los vestidos oversize un gesto feminista? Así es la tendencia más empoderadora

Descubre las razones por las que los vestidos XXL son una elección empoderadora que reivindica el 'womanspreading' fashionista

Foto: Lady Gaga. (Getty)
Lady Gaga. (Getty)

Las mujeres llevamos toda la vida enfrentándonos al 'manspreading' que nos obliga a limitar nuestro espacio en el transporte público. Por si fuera poco, desde niñas se nos enseña a cruzar las piernas con delicadeza, haciendo que nuestro espacio quede siempre reducido y nuestra postura corporal sea limitada y controlada. Pero ¿y si la moda se convirtiera en nuestra aliada para recuperar el espacio arrebatado? ¿Y si los vestidos de volúmenes hiperbólicos, las faldas evasé interminables e incluso los tocados imposibles fueran armas de 'womanspreading'?

Hace años, la entonces niña prodigio de la moda, la bloguera Tavi Gevinson, ocupaba el front row del desfile de Christian Dior forzando a los editores de moda que asistieron -enfadados por tener delante a una niña, como indicó un periodista en un tuit que decía “En Dior. No muy feliz de tener que ver un desfile de alta costura a través del sombrero de Tavi, de 13 años”- a ver el show a través de su inmenso tocado compuesto por su lacito rosa XL.

'Killing Eve'.
'Killing Eve'.

Ese tocado funcionaba entonces para reclamar el lugar de los influencers en los desfiles (hablamos del año 2010, cuando cientos de fashion insiders alzaban su voz para denunciar que influencers fueran a desfiles de acceso limitado y recibieran cuantiosos regalos… Precisamente cuando la prensa comenzaba a dejar de recibir tantas atenciones) y para que una niña de 13 años consiguiera ocupar un espacio que hasta entonces les pertenecía solo a periodistas de moda y compradores.

Ahora que los instagramers ya se han hecho con la industria de la moda -y los periodistas damos las gracias si recibimos una velita aromática una vez al año por parte de las marcas-, los vestidos volumétricos son la máxima en la alfombra roja, después de que el vestido rosa de Molly Goddard en la serie ‘Killing Eve’ demostrara la fuerza de los modelos XXL. Valentino y Viktor & Rolf presentaron en sus desfiles de alta costura vestidos con los que no solo jamás pasar inadvertida, sino con los que ocupar por fin todo el espacio posible.

Viktor & Rolf.
Viktor & Rolf.

La entrada de Lady Gaga a la gala MET con su diseño de Brandon Maxwell y su séquito, los diseños de Giambattista Valli e incluso ese Yolancris de Rosalía vienen a reclamar el espacio que nos ha sido arrebatado. Ahora no solo no queremos estar escondidas en una esquina bajo la sombra de la testosterona, sino que queremos ocupar sitio mediante una suerte de metáfora fashionista que en realidad reclama nuestro sitio en la oficina, en la historia y en la sociedad mediante metros de tela extras.

Zara.
Zara.

Por eso ahora las firmas low cost también adoptan diseños oversize que retoman volúmenes insospechados, no solo para dejar de funcionar como modelos encorsetados que nos obliguen a no respirar para que no se nos marque el michelín de turno, sino sobre todo para ocupar espacio más allá de la alfombra roja. Quizás es complicado llevar un Viktor & Rolf en el metro, pero no es extraño lucir un vestido de Zara de 29,95 € mientras reclamas el sitio que siempre fue tuyo y que hasta ahora te había sido negado. La firma de Inditex llega incluso a presentar a sus modelos practicando el 'womanspreading' con vestidos menos volumétricos, dejando claro que más allá del volumen elegido, tenemos que ocupar espacio.

Moda
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios