Leandra Medine deja su blog: ¿están condenadas las webs de blogueras al fracaso?
  1. Estilo
  2. Moda
LA NUEVA NORMALIDAD

Leandra Medine deja su blog: ¿están condenadas las webs de blogueras al fracaso?

Leandra Medine, más conocida como Man Repeller, abandona su blog de moda. Analizamos si el futuro de este formato tiene sentido

Foto: Leandra Medine deja su blog: ¿están condenadas las webs de blogueras al fracaso?
Leandra Medine deja su blog: ¿están condenadas las webs de blogueras al fracaso?

Aunque hoy las influencers provengan de Instagram e incluso de TikTok, su origen lo encontramos en los blogs de moda, un nostálgico recuerdo de los tiempos en los que las letras todavía compartían protagonismo con las imágenes y aún no estaban repletas de emojis como futuros sustitutos de las mismas. En ese marco fue en el que nació Leandra Medine, más conocida como The Man Repeller, que logró que sus looks antisexy se convirtieran primero en noticia y mucho más tarde en tendencia. Hablamos de un momento en el que llevar sandalias Birkenstock y cárdigans 'granny style' y considerar a quien llevara semejante mix un fashionista era impensable, y eran precisamente ese tipo de combinaciones las que hicieron a Leandra conocida.

Aprovechó el éxito para crear un blog en el que dar consejos de moda y hablar de tendencias desde su personal y único punto de vista. Fue su blog, nacido en 2010, el que empleó el término sleepleisure y el que se convirtió en la lectura perfecta para los que amaban la moda pero buscaban un prisma diferente. Sin embargo, mientras que muchos blogs de moda fueron desapareciendo, con sus autoras convertidas ya en instagramers, las que continuaron con su andadura editorial se dividieron en dos equipos: las que se limitaban a subir sus looks con anodinos textos que los acompañaban dando algún tip de estilo previsible, y las que prefirieron contratar a un equipo de periodistas. Chiara Ferragni y Olivia Palermo son algunas de las que apuestan por esta fórmula, y Leandra Medine se sumó a este equipo, quizás, no tan ganador.

El blog logró durante algún tiempo mantener el espíritu de su fundadora, pero a medida que ella subía sus imágenes enfundada en su cocina en un look normcore, sí, pero de Chanel, los textos del blog, creados por terceros, perdían esa magia que había hecho a Medine conocida. Al final, la imagen había ganado a la letra, y ha sido el movimiento Black Lives Matter el que ha terminado por expulsar a Leandra de su blog. Tras dos posts que dejaron fríos a sus seguidores, los comentarios comenzaron a señalar la falta de diversidad que The Man Repeller mostraba. Al fin y al cabo, hablamos de un equipo compuesto por periodistas caucásicas hablando de tendencias bajo la batuta de una mujer blanca de género heterosexual y silueta normativa.

A Leandra pronto le ha sacudido el terremoto que ha azotado a Wintour: sus exempleados han comenzado a hablar y los lectores han empezado a comentar que el blog ya no tiene la frescura de sus inicios. Leandra ha anunciado que abandona su puesto en un escueto mensaje en Instagram que nos hace preguntarnos si realmente tiene sentido que una influencer cree un blog en el que periodistas han de intentar mantener el tono y la voz de su fundadora. Entrar en Goop supone leer artículos que presuponemos abordan temas que preocupan a Gwyneth Paltrow a sabiendas de que son sus doctores de confianza, sus gurús de belleza y sus editoras las que escriben los temas.

La web de Olivia Palermo habla de tendencias de moda, pero no es la socialite la que lo hace, sino su equipo. Ella, al igual que Leandra y Paltrow, se limitan a poner la cara. Muchas han hecho del blog de moda el nuevo perfume, al que le ponen rostro en un vago intento de que el aroma del mismo recuerde al suyo, sin haber en realidad participado en él. Nos encontramos en un momento en el que buscamos influencers con los pies en la tierra capaces de ofrecer su visión de la moda, pero también del mundo, de la situación política en la que nos encontramos y que se atrevan a mostrar sus posturas políticas y sociales sin filtros que las velen.

Antes podía funcionar la fórmula de intentar crear una revista de moda que siguiera la línea editorial de alguien con estilo, pero en la actualidad se les exige tanto a las revistas como a los blogs de moda mucho más que poses, tendencias y tips de estilo. En un momento en el que el estilo no basta, veremos cuántas influencers consiguen salir airosas de la nueva era.

Influencers Gwyneth Paltrow Chanel
El redactor recomienda