Así ha sido la Fashion Week de París este fin de semana
  1. Estilo
  2. Moda
PFW

Así ha sido la Fashion Week de París este fin de semana

Descubre los highlights de la Semana de la Moda de la capital francesa

Foto: Así ha sido la Fashion Week de París este fin de semana
Así ha sido la Fashion Week de París este fin de semana

El desfile de Chloé comienza con una cuestión: ¿cómo afecta la ropa a la forma en la que nos comportamos en público? Esta pregunta es el eje de la colección de Natacha Ramsay-Levi para la temporada primavera-verano 2021 de la marca, que ha llevado el mundo digital a otro nivel en su desfile. En un momento en el que parecía que ya habíamos visto todos los formatos posibles, los asistentes al show asistieron al Palais de Tokyo, desde donde vieron, a través de tres enormes pantallas, el desfile, que tenía lugar fuera.

Así pudieron ver diferentes escenas enmarcadas en la cotidianeidad parisina, hasta que al final las modelos pasaron al recinto creando una nueva metáfora del confinamiento y del hogar como el nuevo epicentro de nuestro día a día. Siluetas fluidas y relajadas caracterizan a una colección que no ha querido apostar por la opulencia y el exceso como respuesta a lo acontecido, sino que parece celebrar la nueva normalidad más mundana. La colección ha contado con la colaboración de la artista Corita Kent, que ha llenado algunos diseños con esperanzadores eslóganes sobre el poder de la comunidad.

Precisamente ha sido la esperanza el motor del desfile de Balenciaga. “La esperanza es lo último que muere. Es un dicho ruso”. Ese es el lema que Demna Gvasalia tenía en mente al analizar cómo ha creado la colección y el vídeo con el que ha presentado sus propuestas para el verano que viene. El creador ha hecho un vídeo musical en el que los modelos pasean por las Tullerías o por Rue de Rivoli que contrasta con el mundo apocalíptico preconfinamiento que presentó a comienzos de año. Ahora, el optimismo baña sus propuestas.

El diseñador se plantea cómo será la moda del futuro, y la suya es más terrenal que cercana a la ciencia ficción. “El 93,5% de los materiales empleados en la colección son sostenibles o reciclados. El 100% de los estampados cuentan con certificados de sostenibilidad”, explica la nota de prensa del desfile. Al igual que Chloé, las propuestas de Balenciaga, aunque miren al futuro, se inspiran en el teletrabajo fruto del confinamiento, con slippers de hotel con tacón y diseños que recuerdan a los looks que estuvieron presentes en esa cuarentena que cada vez se perfila más cercana.

Daniel Roseberry, director creativo de Schiaparelli, jamás había hecho fotos, pero se ha encargado de tomar las fotografías del lookbook de la marca, que muestran a las modelos Maggie Maurer y Rouguy Faye en algunos de sus lugares preferidos. El diseñador sorprende con una exclusiva mascarilla creada con un molde dorado de la parte inferior del rostro de Maggie Maurer.

No es la única sorpresa de la colección, que cuenta con broches de pezones dorados y con diversas joyas que beben del surrealismo.

El estreno de Matthew Williams al frente de Givenchy supone una inmersión en los códigos de sus obsesiones. Los accesorios y las texturas cobran protagonismo en una colección en la que los detalles han de ser tenidos en cuenta. La colección deambula entre la formalidad y lo casual, con diseños que recuerdan a los de algunos de sus mentores, como Virgil Abloh y Kim Jones.

El diseñador reconoce que no es de los que diseña con un tema como hilo conductor, por lo que no podemos hablar de una inspiración concreta. Elegante, poderosa y chic, la mujer de Givenchy está destinada a encontrar en Instagram su gran aliado. Sin duda alguna, pronto veremos sus diseños plasmados en las redes sociales de las fashionistas más aduladas.

Nadège Vanhee-Cybulski apuesta por la libertad como motor de la colección estival de Hermès, en la que las siluetas gráciles y rotundas funcionan como una segunda piel sensible que transmite fuerza y fragilidad. La reconexión con el mundo exterior y el reencuentro con la sensualidad funcionan como lema de una colección que lucha por recuperar el tacto, ese que nos ha sido privado a causa del coronavirus.

“Las líneas envuelven el cuerpo para sublimarlo y se funden con él sin ningún tipo de traba. Las prendas liberan, los materiales protegen y los tonos cálidos se complementan con delicadeza”, señala la web de la marca. “Una aparente sobriedad desvela todo un mundo de posibilidades: un cuello vuelto, una piel trenzada de forma exquisita o una silla de montar que se convierte en bolso. La nueva visión de la comodidad utilitaria”, matizan.

Balenciaga París
El redactor recomienda