De la alfombra roja a ser dependientas: la nueva normalidad de las celebs
  1. Estilo
  2. Moda
CAMBIOS

De la alfombra roja a ser dependientas: la nueva normalidad de las celebs

Sarah Jessica Parker te ayudará a probarte tus tacones preferidos si te acercas a sus tiendas y quizás te encuentres a Diane von Fürstenberg en la suya

Foto: Sarah Jessica Parker. (Instagram)
Sarah Jessica Parker. (Instagram)

La pandemia sigue obligando a numerosas firmas a cerrar sus tiendas. Cada vez son menos los que se aproximan a las boutiques a hacer sus compras, bien sea por falta de dinero o porque el universo online, ese que ya antes del coronavirus abofeteaba a los comercios físicos, sigue llévandole ventaja a compras físicas. Sin embargo, cuando tras una marca hay una celebridad, las cosas cambian. Sí: en Instagram podemos adentrarnos en su vida privada e incluso en su armario a través de sus stories, pero el contacto con ellas es muy limitado. Sus fans se convierten en espectadores de sus vidas y de sus negocios, y la emergencia por conseguir algo más en plena crisis ha obligado a algunas marcas con sello VIP a sacar la artillería pesada.

Eso es lo que ha hecho Sarah Jessica Parker con su marca de zapatos. Por más que ella cuente con seis temporadas en las que el amor por el calzado de marca de su alter ego, Carrie Bradshaw, se ha encargado de hacer de la actriz un icono de moda y, por ende, ha funcionado de forma gratuita como publicidad de su marca de zapatos, nada es comparable a que sea la mismísima Sarah Jessica Parker la que te ayude a calzarte tu tacón preferido. Sarah Jessica acude diariamente a sus tiendas (ha reabierto sus dos boutiques en Manhattan y su marca se vende también en el hotel Bellagio de Las Vegas, en el MGM de Oxon Hill, en Abu Dabi y en Dubái) para ayudar a sus clientas a elegir su calzado preferido.

Sarah Jessica Parker. (Cordon Press)
Sarah Jessica Parker. (Cordon Press)

Ataviada con sus mascarillas de Masqd y sus zapatos a juego, atiende a sus clientas, que no dudan en pagar los alrededor de 300 euros que cuestan sus diseños con tal de hacerse una foto con ella. Este es, al fin y al cabo, el nuevo 'meet and greet'. Si para posar junto a tu cantante preferido pagas una entrada vip de precio superior al habitual, para hacerte una foto con Sarah Jessica Parker basta con acercarte a su tienda, y como la vergüenza es muy poderosa, quizás el pudor te empuje a comprarte unos zapatos como excusa para llevarte la foto. Pero todavía hay más. En una de las fotografías que la diseñadora y actriz ha compartido, explica que se dirige a llevar su compra a una de sus clientas… personalmente. Como lo lees: se encarga incluso de los envíos.

Explica que sobre las 4 de la tarde se dirige al 'downtown', donde vive, y en su camino lleva las compras de aquellas que hayan seleccionado la opción disponible para los neoyorquinos de disponer de sus zapatos en el mismo día que los hayan comprado online.

Diane von Fürstenberg. (Cordon Press)
Diane von Fürstenberg. (Cordon Press)

Por su parte Diane von Fürstenberg, inmersa en la crisis que su negocio vive, ha seguido sus pasos y se ha acercado a su tienda de Nueva York para estar al lado de sus clientas. Consciente de que sus seguidoras buscan más que nunca una experiencia a la hora de comprar moda, su presencia se ha convertido en una nueva razón para volver a las tiendas. Cuando Kim Kardashian comenzó hace días a vender sus diseños Skims en Selfridges, no dudó en visitar los almacenes londinenses para comprobar que todo estaba en orden. Aunque sus fans no pudieron contar con ella como dependienta, saber que se encargó de comprobar personalmente cada detalle ha sido clave para el aluvión de visitas que los almacenes recibieron.

 Victoria Beckham. (Cordon Press)
Victoria Beckham. (Cordon Press)

Cuando Victoria Beckham abrió su primera tienda hace seis años, bromeaba con hacer lo que Sarah Jessica hace en la actualidad. "Quiero que sea algo familiar, a mí me gustaría estar dentro tomando medidas o detras de la caja. Quizás David recibirá a los clientes y Brooklyn trabajará los sábados", contaba entonces a la revista ‘Grazia’. Quizás si lo hiciera, su negocio estaría en una mejor situación económica que en la que se encuentra, dejando claro que quien ríe el último en la moda, ríe mejor y, sobre todo, vende más.

Sarah Jessica Parker Zapatos Coronavirus
El redactor recomienda