El estilo de Carrie Symonds, una Lady Macbeth en la corte de Boris Johnson
  1. Estilo
  2. Moda
CRISIS DE MARKETING

El estilo de Carrie Symonds, una Lady Macbeth en la corte de Boris Johnson

De ser considerada una discípula (fashion) de Kate Middleton, su estilo ha pasado a un segundo plano tras ser acusada de interceder en las decisiones políticas de su marido

placeholder Foto: Carrie Symonds. (Reuters)
Carrie Symonds. (Reuters)

El vodevil en el número 10 de Downing Street nunca cesa y tras el covid de Boris Johnson, el parto de Carrie Symonds y su boda pospuesta ad infinitum, la primera dama de los británicos ha vuelto a ser la protagonista de titulares en todos los tabloides tras ser acusada por la opinión pública de ser la mano que mece la cuna en los asuntos políticos de su marido.

Una Lady Macbeth capaz de influir e incluso decidir qué asesores ascienden, quiénes salen ante las cámaras e incluso quiénes abandonan el gabinete de Johnson. La mecha de este rumor ha sido tan corta que enseguida ha sacudido los cimientos de su percepción por parte del pueblo británico.

placeholder Carrie, el pasado mes de mayo, aplaudiendo la labor de los sanitarios. (EFE)
Carrie, el pasado mes de mayo, aplaudiendo la labor de los sanitarios. (EFE)

Pruebas para creerlo no les faltan: tal y como publica El Confidencial, no solo consiguió colocar a su mejor amiga como portavoz del Gobierno para las ruedas de prensa televisadas sino que ha conseguido sacar del equipo de su marido a Lee Cain, su principal rival dentro del Ejecutivo desde antes incluso de llegar su prometido al poder, cuando todo apuntaba a que sería el próximo jefe de Gabinete. Intrigas desde luego no faltan.

Verdad o no, esta nueva fama de la primera dama preocupa extraordinariamente a sus fieles asesores, quienes gracias a grandes estilistas y expertos en protocolo habían conseguido que la revista 'Tatler' la encumbrara a los cielos de la sociedad británica. “Una mezcla de Sienna Miller, Samantha Cameron (mujer de David Cameron) y la duquesa de Cambridge”, definía esta revista en marzo de este mismo año para transmitir un mensaje claro y rotundo: había pasado la prueba de fuego de sus conciudadanos con su estilo.

placeholder Carrie y su prometido, Boris Johnson. (EFE)
Carrie y su prometido, Boris Johnson. (EFE)

Sencilla y atemporal

Y es que Carrie Symonds, aunque tras estallar la pandemia ha tenido una presencia pública casi testimonial, desde que llegó a Downing Street ha conseguido colarse entre las mejor vestidas del panorama internacional de la mano de su futuro marido, Boris Johnson.

Por entonces, Lady Brexit, ahora primera dama británica, hija del fundador de 'The Independent', ha sabido meterse a la prensa en el bolsillo con sus looks desde el día 1 y esquivar unas polémicas que ahora llaman con fuerza a su puerta. ¿Conseguirá capearlas gracias a su estilo sencillo y atemporal?

placeholder Carrie Symonds, durante un partido de rugby en Inglaterra hace unos días. (EFE)
Carrie Symonds, durante un partido de rugby en Inglaterra hace unos días. (EFE)

Golpe de efecto en Westminster

En pleno confinamiento, Carrie dejaba atónitos a propios y extraños desafiando al coronavirus durante el servicio de la Commonwealth ofrecido como cada año en la abadía de Westminster. Una jornada celebrada bajo el temor por el contagio de la pandemia que por aquel entonces ya asolaba nuestro país, pero que la primera dama no quiso perderse a pesar de estar embarazada.

placeholder El look completo de Carrie Symonds saliendo de la abadía de Westminster.(EFE)
El look completo de Carrie Symonds saliendo de la abadía de Westminster.(EFE)

Con un impecable abrigo azul celeste, vestido de lunares midi azul marino y tocado y zapatos a juego, volvió a enamorar a un público que desde hace meses venera sus looks. Adaptar su vestuario al armario de una primera dama no ha sido nunca un problema para Carrie, tal y como apuntan desde este medio británico. Una afirmación que compartimos a pies juntillas. Se nota que es una experta en comunicación y en poco tiempo ha conseguido convertirse en su propia marca.

Una teoría que terminó de demostrar ante la familia real y también unas horas antes, en su residencia en el número 10 de Downing Street cuando eligió la recepción por el Día de la Mujer para aparecer en público por primera vez desde que anunció su compromiso con el primer ministro y su embarazo. De nuevo, lo hizo fantásticamente vestida, con un diseño maxi de Anthropologie que marcaba discretamente su incipiente tripa. Marketing a flor de piel.

[LEER MÁS: Carrie Symonds y su primer look premamá, ¿con guiño al sexo del bebé que espera?]

Equilibrio diplomático

La trayectoria mediática de Symonds no ha sido sencilla y su apodo de Lady Macbeth es un escollo más en un camino que no ha sido fácil en ningún momento. Será la tercera mujer de Johnson, uno de los políticos más controvertidos de Inglaterra y cualquier cosa que diga, haga o se ponga es susceptible de ser analizada pormenorizadamente por los tabloides británicos.

No obstante, Carrie ha sabido manejar de manera inteligente sus armas, convirtiendo su armario en toda una declaración de intenciones con la que ha conseguido un 'equilibrio diplomático' de lo más necesario.

placeholder Carrie, en su última aparición pública. (Reuters)
Carrie, en su última aparición pública. (Reuters)

Con claras referencias royal (sobre todo a Kate Middleton) en la elección de cortes y siluetas en la ropa y complementos (como la diadema que lució el otro día durante el homenaje a los caídos) y siempre tan correcta y respetando los protocolos de vestimenta como Jackie Kennedy, ha conseguido sortear cualquier posible ataque contra ella por su relación sentimental. El arte con el que ha desviado el foco de su vida sentimental a su armario es increíble.

Un claro ejemplo es el último look con el que ha posado la joven primera dama británica. Un total black compuesto por un discreto vestido negro y un abrigo cruzado a juego con el que perfectamente podríamos haber visto desfilar a cualquier miembro de la familia real británica.

Foto: Boris Johnson y su novia, Carrie Symonds. (Reuters)

Kate Middleton Comunicación política