¿Qué ocurre con el merchandising político cuando terminan las elecciones?
  1. Estilo
  2. Moda
HAY VIDA (Y MONEY) MÁS ALLÁ DE LAS ELECCIONES

¿Qué ocurre con el merchandising político cuando terminan las elecciones?

¿Están destinados a convertirse en elementos nostálgicos? ¿Se erigirán como diseños kitsch repletos de ironía? ¿Puede ser, incluso, que algunos diseños hayan sido creados con el único fin de vender, no de apoyar al candidato?

placeholder Foto: Donald Trump. (EFE)
Donald Trump. (EFE)

Mientras que camisetas, gorras e incluso tazas se convirtieron en superventas a lo largo de la campaña electoral estadounidense, las grandes marcas de moda encontraron en el mensaje ‘Vote’ el motor capaz de elevar unas ventas que se encontraban en momentos delicados a causa del coronavirus. La política se convertía entonces en un trampolín para la moda, pero al terminar la batalla de las elecciones, ¿qué futuro les depara a esos diseños? ¿Están destinados a convertirse en elementos nostálgicos? ¿Se erigirán como diseños kitsch repletos de ironía? ¿Puede ser, incluso, que algunos diseños hayan sido creados con el único fin de vender, no de apoyar al candidato?

placeholder Kanye West.
Kanye West.

Ese parece ser el caso de Kanye West, que encontró en su candidatura la excusa perfecta para lanzar diseños a precio asequible, una llave de invitación a su futura colección para GAP. Las creaciones de Yeezy no son tan diferentes a sus diseños con mensaje electoral, pero sus precios sí lo son. Prueba de que a Kanye en realidad el fracaso le ha dado completamente igual es que las prendas del rapero se siguen vendiendo por el mismo precio, y lo más probable es que incluso su fracaso haya sido un motor de sus ventas. Al fin y al cabo, como figura política no sabemos cómo lo habría hecho, pero como genio del marketing no tiene precio.

Por su parte, el vicepresidente ejecutivo de la organización Trump, Eric F. Trump, anuncia a través de sus redes sociales que las prendas de Trump se venden al 50% y el resto de productos, al 25%. Polos y camisas con el logo de Trump y objetos decorativos como pisapapeles que emulan lingotes de oro, así como fragancias llamadas Éxito, son algunas de las cosas que podrás comprar para llevarte tu trocito del universo Trump a tu hogar, a tu vestidor y a tu armario.

placeholder Four Seasons Total Landscaping.
Four Seasons Total Landscaping.

No son solo los Trump los que se enriquecen incluso después de la derrota gracias a la venta de merchandising, sino que la empresa Four Seasons Total Landscaping, el ya icónico lugar en el que Rudy Giuliani dio una rueda de prensa al confundir el enclave (situado entre un crematorio y un sex shop) con el prestigioso hotel, vende ahora sus propias creaciones. Desde pegatinas que rezan 'Make America Rake Again' ('Haz que América se incline de nuevo') hasta sudaderas con la bandera americana y el nombre de la compañía junto al número 92 (el año en el que se fundó, que coincide por cierto con la fecha en la que Bill Clinton ganó a George HW Bush) son algunas de las prendas y objetos que juegan con la ironía para aprovecharse de uno de los más garrafales errores de logística de la historia de la política.

placeholder Gorra pro-Trump. (EFE)
Gorra pro-Trump. (EFE)

Los más perjudicados por el final de las elecciones no han sido, en definitiva, ni Kanye (que sigue vendiendo sus diseños al mismo precio), ni los Trump con sus rebajas, ni Four Seasons Total Landscaping, sino los fabricantes chinos que encontraron en las elecciones americanas su mejor salvavidas ante la crisis. Numerosas fábricas dejaron de fabricar banderas chinas pese a la cercanía de las fiestas para generar merchandising para apoyar las elecciones, pues los precios a los que podían vender las prendas propagandísticas eran muy superiores a los de sus diseños patrióticos.

placeholder Merchandising Trump. (Getty)
Merchandising Trump. (Getty)

Por supuesto, los productos diseñados no son oficiales, pero sus competentes precios han sido clave para ayudar a los negocios a levantarse de nuevo. Resulta divertido que pese a las acciones llevadas por Donald Trump contra China a lo largo de su mandato, hayan sido las prendas y objetos que beben de las elecciones americanas las que han ayudado al dragón asiático a recuperarse más rápido. Los fabricantes temían el final de la carrera electoral casi tanto como Dexter Morse, store manager de la conocida tienda de souvenirs neoyorquina The Welcome Washington Centre. Dexter estima haber vendido unas 100.000 gorras de MAGA, cuyo precio es de 12,99 dólares la unidad. Sí: nosotros también hemos hecho cálculos...

Al final, las elecciones han servido como maniobra de Heimlich ante la crisis, pero teniendo en cuenta lo bien que funciona la industria nostálgica y la cultura de la ironía gracias a los memes, no sería de extrañar que el merchandising político siga triunfando incluso cuando las elecciones ya han terminado. No sabemos quién logrará que América vuelva a ser genial, pero parece que este tipo de diseños sí podrían hacer que la economía se acerque a serlo.

Kanye west Bill Clinton Gobierno de Donald Trump
El redactor recomienda