De Naty Abascal a Lindsay Lohan: éxitos y fracasos de las celebrities en la moda
  1. Estilo
  2. Moda
FASHION MATTERS

De Naty Abascal a Lindsay Lohan: éxitos y fracasos de las celebrities en la moda

Del buen hacer de Marie-Chantal Miller, Chiara Ferragni o Naty Abascal a fracasos tan sonados como el de Lindsay Lohan en Ungaro. ¿Un nombre conocido asegura el éxito?

placeholder Foto: Naty Abascal, posando en sus redes sociales. (Instagram @natyabascal)
Naty Abascal, posando en sus redes sociales. (Instagram @natyabascal)

¿Tener un nombre conocido te asegura el éxito de tu firma de moda? Nos planteamos esta pregunta tras haber visto el éxito que ha tenido el lanzamiento del chándal de Georgina Rodríguez bajo la marca Om By G. Todas las existencias (no sabemos si muchas o pocas) se agotaron en un corto espacio de tiempo, consagrando así a la española como una poderosa prescriptora, muy en la senda de su pareja, el futbolista Cristiano Ronaldo, que, todo hay que decirlo, a la moda llegó antes que Georgina. Y lo hizo por la puerta grande, porque en el lanzamiento de su firma de moda CR7 contó con el apoyo del diseñador Richard Chai, que se encargó de su línea de camisas.

placeholder Georgina Rodríguez. (Instagram)
Georgina Rodríguez. (Instagram)

Estos son solo un par de ejemplos de aventuras en la moda por parte de rostros conocidos. Y aquí volvemos a plantearnos la pregunta: ¿ser una persona famosa hace que la gente te compre? Modelos de negocio hay muchos, desde la simple asociación a embarcarse en un proyecto por cuenta propia. Del primero podría ser un ejemplo Rodríguez o Pelayo Díaz, que también hizo sus pinitos de la mano de la firma Shaheko. En su caso, él sí se había formado para esto, ya que el asturiano cuenta con un título de moda de la prestigiosa escuela de diseño Central Saint Martins de Londres.

Foto: Imagen: TPF.


Otra que también se ha formado y que ahora quiere relanzar su firma es Tamara Falcó. La hija de Isabel Preysler busca aprovechar el estatus de estrella de la televisión que vive desde que se proclamara vencedora de 'MasterChef Celebrity' para retomar el proyecto que inició en 2018: TFP. Su colección primavera-verano 2021 lleva el nombre de Fleur d’Été, aunque no parece que la nueva marquesa de Griñón tenga en mente que se marchite en una temporada. Para ello se formó en Marangoni, otra de las referencias en el sector de empresa y moda, y ha probado suerte con una colección cápsula de la mano de Juan Avellaneda.

Y si hablamos de marcas y de celebrities, seguro que a todo el mundo le viene a la mente Scalpers, la firma masculina que lanzó el duque de Feria junto con otros socios y con la que consiguieron revitalizar el mercado de la moda de hombre. Desvinculado ya de la compañía por completo, y tras su paso por Massimo Dutti, Medina se encuentra embarcado en otro proyecto también relacionado con la moda, a las órdenes de Dimas Gimeno, el expresidente de El Corte Inglés.

placeholder Rafael Medina se ha unido a WOW, el nuevo proyecto de Dimas Gimeno.
Rafael Medina se ha unido a WOW, el nuevo proyecto de Dimas Gimeno.

No es el único de la familia, eso sí, con proyectos en moda. Su madre, Naty Abascal, triunfa vendiendo pijamas llenos de colores con los que consiguió poner un punto divertido y efervescente al confinamiento. Una de las últimas a las que hemos visto con sus diseños es a Pilar Rubio, que se atrevió a llevarlo en ‘El hormiguero’.

Pero no piensen que esto de moda y celebrities se da solo en nuestro país. A nivel internacional contamos también con muy buenos ejemplos y desde hace mucho. La cantante de No Doubt, Gwen Stefani, creó su firma, L.A.M.B. ('Love, Angle, Music, Baby', el título de su primer disco en solitario) y hasta llegó a convertirse en uno de los nombres más famosos de la New York Fashion Week. Pero sus diversos embarazos y, parece, cierta pérdida de interés por este trabajo han hecho que la firma en estos momentos solo se pueda encontrar asociada a gafas de sol. Eso sí, Stefani celebró en 2020 el 15 aniversario de la compañía.

Otra a la que tampoco le va mal en esto de vender trapos es Chiara Ferragni, aunque posiblemente esto no sorprenda a nadie, ya que la empresaria e influencer italiana convierte en oro todo lo que toca. Su firma homónima cuenta con tiendas físicas y varios cientos de puntos de venta a nivel mundial, que han hecho que sus famosos diseños, con sus característicos ojos, se vean en todo el planeta.

placeholder Chiara Ferragni. (Getty)
Chiara Ferragni. (Getty)

Heredera del trono de Grecia y de los duty free, Maria-Chantal Miller también ha demostrado desenvolverse muy bien más allá de la alfombra roja. Su firma infantil la ha descubierto como todo un águila de los negocios, afianzando una línea con la que factura miles de euros y no solo eso: además se ha convertido en una referencia en el sector.

Algo similar le sucedió en su momento a Charlotte Olympia, heredera de la saga de los Dellal y hermana también de la modelo Alice Dellal. Tras formarse en moda, se decidió por crear una firma con su nombre donde se especializaría en zapatos y accesorios. Su toque de glamour, inspirado por el Hollywood dorado y el mundo de las pin up, y con ciertos guiños de humor, le hicieron subir como la espuma, aunque en 2018 tuvo que cerrar todas sus tiendas y enfrentarse a las deudas que acumulaba. Pero sigue luchando por seguir a flote.

placeholder La pasarela de Charlotte Olympia en la London Fashion Week. (Reuters)
La pasarela de Charlotte Olympia en la London Fashion Week. (Reuters)

La que no pudo continuar en la moda (y prácticamente en nada) fue Lindsay Lohan. Convertida en uno de los juguetes rotos de la factoría Disney, tuvo la osadía (no se puede denominar de otra forma) de aceptar el encargo de consultora artística de, ni más ni menos, la firma Ungaro. La culpa de todo la tuvo el empresario Abdullah Assim, que acababa de adquirir la compañía y buscaba rejuvenecerla. La española Estrella Archs fue quien tuvo que lidiar con Lohan en la colección primavera-verano 2010, donde las críticas provocaron la salida de Archs y el inicio del declive de Ungaro.

Otra firma que ha tenido que ver cómo una celebrity se ponía a su cabeza ha sido Halston. La emblemática marca americana, sinónimo del lujo y glamour neoyorquino, fue adquirida en 2007 por Tamara Mellon (la fundadora de Jimmy Choo) y (ojo al dato) Harvey Weinstein. En 2010 decidieron encargarle la dirección creativa del prêt-à-porter a Sarah Jessica Parker, aunque aquello parecía solo el canto del cisne. Poco a poco todos fueron abandonando el barco (Weinstein, Parker…) hasta dejar a la marca en otras manos, navegando sin rumbo. La actriz de ‘Sexo en Nueva York’, eso sí, lanzó su propia firma de calzado, algo que cuentan le trajo la enemistad con Manolo Blahnik, pero no crean que tuvo el éxito del diseñador canario.

placeholder Sarah Jessica Parker. (Instagram)
Sarah Jessica Parker. (Instagram)

Lindsay Lohan Naty Abascal
El redactor recomienda