Valentino gana los Oscar con sus looks y la relación Pausini-Piccioli
  1. Estilo
  2. Moda
RESACA FASHION

Valentino gana los Oscar con sus looks y la relación Pausini-Piccioli

Los Oscar han confirmado a la casa italiana como la gran referencia de la industria. El discurso de inclusión que defienden ha convertido a la firma en portavoz de una nueva generación (o de todas)

placeholder Foto: Carey Mulligan. (Reuters)
Carey Mulligan. (Reuters)

En 2018, la colección de Pierpaolo Piccioli hacía llorar a Naomi Campbell de la emoción que suponía aquella declaración de intenciones. El italiano al frente de una casa tan emblemática como Valentino rendía un homenaje a la raza negra de una manera particular. Su desfile de alta costura quería emular la famosa fotografía de Cecil Beaton de 1948 en la que el fotógrafo capturaba las creaciones de Charles James lucidas por modelos que se ajustaban a la perfección a la elitista sociedad de la época: todas eran mujeres blancas. En el desfile de la casa italiana, esta vez todas eran de color.

placeholder Pierpaolo Piccioli presenta su colección de primavera-verano 2021 en Milán. (Reuters)
Pierpaolo Piccioli presenta su colección de primavera-verano 2021 en Milán. (Reuters)

De ahí que el éxito que acaba de cosechar la firma en los Oscar, donde ha vestido a tres de las más destacadas artistas que desfilaron por la alfombra roja, no sea una coincidencia. Zendaya, Carey Mulligan y Laura Pausini son tres prototipos de mujeres, tres ideales que responden a distintos cuerpos y edades. Lo que busca en el fondo Piccioli es indagar en una idea de comunidad inclusiva donde todo el mundo tiene su lugar. Y cuando hablamos de todo el mundo también nos referimos a la eliminación de las barreras de género, algo que ya inició el italiano en 2018 cuando dejó al cantante Troye Sivan uno de sus looks de la colección femenina para el videoclip ‘Bloom’, que trataba, básicamente, sobre el sexo anal. Lo último ha sido presentar en su desfile de alta costura hombres y mujeres, algo que ya habían planteado con anterioridad otros diseñadores, como Alexis Mabille o Karl Lagerfeld, pero ninguno de ellos con la fuerza y la idea comercial del Pierpaolo.

placeholder Zendaya, en los Oscar. (EFE)
Zendaya, en los Oscar. (EFE)

Comenzó en 2008 a dirigir junto con Maria Grazia Chiuri la firma tras la desastrosa experiencia que tuvieron en esta con Alessandra Facchinetti. En 2016 se quedó solo al frente de la maison y comenzó a replantear los códigos de la casa con la intención de dirigirlos hacia una nueva generación. Así es como han surgido estas ideas que han reposicionado la firma: conserva los aires glamurosos y elegantes con los que se convirtió en los años 70 en una de las referencias de la moda, pero habla un lenguaje actual que hace que las nuevas generaciones los vean como el lujo del siglo XXI.

Foto: Valentino, en la Milan Fashion Week. (EFE)


Hollywood, que está atento a todo lo que sucede, no podía dejar pasar esta oportunidad de reivindicación a través de la moda y son incontables las actrices que se abrazan a las creaciones de Pierpaolo Piccioli para la alfombra roja. Y entre ellas, de manera destacada, encontramos a Laura Pausini, que encarna muy bien esa idea de mujer que defienden en la casa: exitosa, con carácter, dulce, de ideas firmes y, sobre todo, tolerante e inclusiva (hay que recordar que Pausini llegó a afirmar que no se casaría con Paolo Carta, su pareja, hasta que el matrimonio homosexual no estuviera reconocido en Italia). Así han creado un tándem que parece emular al que en su día formaron Audrey Hepburn y Hubert de Givenchy: musa y genio, genio y musa. Pausini parece haber sustituido en su armario las creaciones de Giorgio Armani, creador de su icónica imagen, en la que primaba el negro, y se ha dejado llevar al paraíso de libertad que le ofrece Piccioli, donde puede vestir de rojo, de dorado o de negro, de lo que ella quiera.

placeholder Laura Pausini. (EFE)
Laura Pausini. (EFE)

De sport o de noche; con zapatos de tacón o con Birkenstock; con capa o con plumífero de Moncler, en chándal y con lentejuelas, así es el universo que ha construido Valentino para este siglo XXI y que le ha llevado a una etapa de oro que hace que, sin lugar a dudas, podamos considerar a la casa como la más poderosa actualmente en el universo de la moda. Y es que, frente a otras casas cuyos discursos parecen haberse agotado demasiado pronto (pensemos en Balenciaga), lo cierto es que el coherente camino que lleva no hace sino confirmar que queda Valentino para rato. Y menos mal.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Givenchy Premios Oscar
El redactor recomienda