Por qué el cine y la tele refuerzan el estereotipo de que la moda es tóxica
  1. Estilo
  2. Moda
MALAS MALÍSIMAS

Por qué el cine y la tele refuerzan el estereotipo de que la moda es tóxica

De 'Cruella' a 'Emily in Paris', la ficción sigue reforzando la idea de que los que trabajan en moda no tienen corazón. ¿El problema? La dinámica se escapa de la pantalla y se impone, en demasiados casos, en la vida laboral real

placeholder Foto: Fotograma de 'El diablo viste de Prada'.
Fotograma de 'El diablo viste de Prada'.

Es imposible hablar de una redacción de moda sin evocar a Meryl Streep convertida en directora de ‘Vogue’ maltratando a sus trabajadores y soltando un maravilloso discurso acerca de cómo la moda es capaz de atrapar incluso al que quiere escapar de ella. Su papel venía a reforzar la imagen de la directora de revista malévola, fría y apática que el cine y la televisión ofrecen. El problema no es que se genere un estereotipo, sino que este llega a ser imitado por muchas de las que trabajan en la industria de las tendencias, donde se impone la idea de que para trabajar en moda has de ser despiadada.

placeholder Sylvie Grateau. (Netflix)
Sylvie Grateau. (Netflix)

El personaje que interpreta Lily Collins en ‘Emily in Paris’ se pasa cada capítulo intentando ganarse el respeto de la directora de la agencia de marketing y moda en la que trabaja. Su personaje recuerda más a Carine Roitfeld que a Anna Wintour (en el que se inspira Meryl Streep en ‘El diablo viste de Prada’) y cuenta con todos los estereotipos del mundo, entre los que por supuesto destaca esa malhumorada y prepotente personalidad que el cine y la tele han hecho indispensables a la hora de crear personajes relacionados con la moda.

placeholder Emma Stone, en 'Cruella'. (Disney)
Emma Stone, en 'Cruella'. (Disney)

De hecho, cuando la serie incorpora a un diseñador en sus capítulos, este se caracteriza por ser un tirano excéntrico que no hace más que echar leña al asunto. El mensaje parece ser claro: si trabajas en moda, o muerdes o serás mordido. Emma Stone interpreta ahora a Cruella De Vil, que es una talentosa diseñadora que trabaja junto a otra reina de la costura que comparte con ella no solo su talento, sino su suprema maldad. Personajes que miran a los suyos por encima del hombro, que insultan y maltratan psicológicamente a su equipo son los que dominan el mundo de la moda en la ficción, y lo cierto es que incluso en los realities televisivos relacionados con las tendencias se juega también esa carta.

placeholder 'The bold type'. (Netflix)
'The bold type'. (Netflix)

Las broncas de Caprile en ‘Maestros de la costura’ hacen que sigamos vinculando la moda con un ambiente tóxico que termina por ser imitado en la vida real. De ahí la importancia de series como ‘The bold type’, donde por primera vez la directora de una revista de tendencias es cercana, amable y buena. La serie apuesta por la sororidad como un protagonista más, y presenta una revista de moda en la que nadie se pone la zancadilla y en la que las trabajadoras y trabajadores no son enemigos, sino compañeros.

Desafortunadamente, la serie pronto va a lanzar su última temporada, por lo que en breve el único ejemplo que hemos tenido de una directora empática quedará en el olvido para que Emma Stone y Emma Thompson vuelvan a imponer un estereotipo que, de no ser cuestionado, seguirá haciendo que en la vida real las redacciones tengan como referentes a personajes tóxicos cuyo comportamiento, consciente o inconscientemente, se terminará por emular.

Meryl Streep Anna Wintour Emma Stone Emma Thompson
El redactor recomienda