La crisis del negocio de Victoria Beckham no le permite organizar desfiles
  1. Estilo
  2. Moda
UN PARÓN

La crisis del negocio de Victoria Beckham no le permite organizar desfiles

La diseñadora se encuentra en un complicado momento económico, y no ha dudado en confesar sus problemas en un podcast

placeholder Foto: Victoria Beckham. (Reuters)
Victoria Beckham. (Reuters)

Llevamos muchos meses hablando de la sombra de la crisis que acecha a la marca de moda de Victoria Beckham, que por más que emplea sus redes sociales e incluso a las parejas de sus hijos para intentar impulsar la firma, no logra que los números en rojo del negocio remonten. Los auditores calculan unas pérdidas de 53,2 millones de euros desde 2018, y la británica ha explicado en una entrevista al podcast London Rising, del diario 'Evening Standard', que la crisis en la que su negocio se haya inmersa imposibilita la celebración de un desfile mediante el cual presentarle al mundo sus creaciones de cara a la siguiente temporada. Beckham se lamenta de que las grandes firmas sí puedan estar celebrando sus desfiles.

Los grandes desfiles todavía están ahí para las grandes casas, solo que los graban y los cuelgan en sus redes sociales. Lo que creo que es genial para los que pueden… pero para las marcas pequeñas que no, este se ha convertido en un sitio muy difícil donde intentarlo, y al fin y al cabo estás en una competición”, explica Victoria, que sigue creyendo que los desfiles físicos son esenciales. “El mejor modo de ver moda es en un desfile de moda, lo mejor para ver moda, oír moda, ver a modelos con la ropa”, asegura.

Confiesa que la pandemia ha afectado de tal modo a su negocio que este se ve incapaz de afrontar los gastos que conllevaría llevar a cabo un desfile. Aunque por supuesto muchas personas criticarán a la diseñadora, pues es una privilegiada que no se encuentra precisamente en la ruina, quiere aclarar que sus privilegios no le han servido de escudo ante esta pandemia. “Ha afectado al negocio. Y soy afortunada de poder tener el mío todavía, pero hacer desfiles cuesta mucho dinero. Cuando la pandemia nos empezó a golpear, deseé de veras que hiciera de la industria de la moda un campo de juego más justo”, afirma.

Se plantea incluso volver a sus orígenes y dar forma a colecciones pequeñas creadas de forma individual para algunas de sus clientas, por lo que parece que ella sí está dejando a la creatividad aflorar ante la crisis. Una auditoría externa señaló que en 2019 la empresa ya había perdido más de 13,65 millones de euros, sumados a los 14,2 millones de euros del año anterior. ¿Logrará su creatividad sacar a la marca de este complicado bache sin recurrir a desfiles? Es más, ¿podrá un desfile realmente salvar a la maltrecha firma?

Victoria se esfuerza por aprovechar la popularidad entre los millennials y la generación Z de las novias de sus hijos, pero lo cierto es que, ante el parón de alfombras rojas y sesiones interminables de ruedas de prensa, la marca se ha resentido al no lograr aumentar ventas entre un público más adulto que sí dispone del poder adquisitivo para hacerse con sus diseños. Por más que sus colaboraciones con Reebok intenten agrandar a su grupo de seguidoras (pese a que sus precios no son los más asequibles del mercado del athleisure) y Nicola Peltz y Mia Regan luzcan sus diseños e incluso ayuden a modernizar el universo e-commerce de la marca, no cabe duda de que los desfiles son hoy más necesarios que nunca para el imperio de Victoria Beckham.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Victoria Beckham Desfiles Podcast
El redactor recomienda