La alfombra roja de Málaga establece las nuevas normas de la red carpet
  1. Estilo
  2. Moda
NEW RULES

La alfombra roja de Málaga establece las nuevas normas de la red carpet

Analizamos las nuevas claves de la alfombra roja gracias a los looks vistos durante estos días pensados para celebrar el cine y la moda

Foto: Ester Expósito. (Cordon Press)
Ester Expósito. (Cordon Press)

La alfombra roja del Festival de Málaga se ha encargado de devolver el glamour a las alfombras rojas de nuestro país. Aunque, por supuesto, los premios Goya se encargaron de vincular a las grandes marcas con el cine, la pandemia ha imposibilitado a las actrices poner toda la carne en el asador a la hora de elegir sus looks. Por ello, el que el Festival de Málaga se haya atrevido con una gala presencial ha sido la causa de que la moda haya regresado por la puerta grande a la red carpet.

Al hacerlo, hemos advertido algunos cambios en los códigos de la alfombra roja, que aunque pone de manifiesto las ganas que las celebridades tienen de arreglarse, abogan por el 'low-key glamour'. Nos hemos dado cuenta también de que la osadía es el mejor accesorio de la nueva red carpet. Carla Aguilar, que se ha encargado de los estilismos de Paloma Boyd y, en la gala de clausura, de Cristina Castaño y de Silvia Acosta, cree que la alfombra roja ha cambiado sus normas porque las actrices tienen una actitud renovada. "No cabe duda de que hay más alegría. Ellas se atreven a vestir diferente y a huir de esos looks típicamente asociados a la red carpet. Ya no quieren looks tan recargados y seguros. Les apetece ser más ellas mismas y crear looks diferentes y arriesgar, porque quieren un regreso más sonado", explica.

Por descontado, los estilistas y maquilladores han pasado duros momentos durante la pandemia, pues los tours promocionales fueron detenidos junto al resto de actividades del mundo, pero muchos han terminado por reconocer que al regresar las galas e imponerse las claves digitales, estas trajeron consigo algunos ventajas, como el poder controlar a la perfección la iluminación con la que las actrices eran fotografiadas y el modo en el que los vestidos y sus telas aparecían en cada imagen. Ahora que hemos regresado a la vieja normalidad, advertimos que muchos estilistas recurren a materiales que no jueguen malas pasadas ante las cámaras.

La comodidad de un año HBO

placeholder Vicky Luengo. (EFE)
Vicky Luengo. (EFE)

Un ejemplo es el mono de estética setentera de Temperley London que ha lucido Vicky Luengo en el ‘press junket’ matutino del Festival de Málaga. El tejido denim no era el habitual en este tipo de actos, pero si algo ha enseñado el confinamiento y las galas digitales al mundo de la moda es que el tejido vaquero es mucho más agradecido que la seda.

Como era de esperar, al hablar de comodidad hemos de hacer alusión al uso de deportivas sobre la red carpet, una tendencia a la que se han sumado actrices como Carolina Yuste, que ha combinado su dos piezas de Otrura con zapatillas de deporte de Roger Vivier y su vestido de Temperley London con sneakers.

El triunfo del streetwear

Otra enseñanza es que la estética de calle funciona también a la perfección sobre la alfombra roja. Natalia de Molina es siempre la mejor representante de esta tendencia, que se ha convertido en su sello de estilo. La pandemia ha logrado que la moda coquetee con el athleisure y con el streetwear en el ámbito de la alfombra roja. De esta forma, el que las marcas a su vez se hayan adaptado a los nuevos requerimientos y a las nuevas agendas es responsable de que los looks propuestos sobre la pasarela hayan ganado en conciencia y sostenibilidad, pero en muchos casos hayan apostando por un glamour mucho más sosegado y silencioso, ese que ha terminado por imponerse en la alfombra roja como consecuencia directa.

En búsqueda de la exclusividad

Cortesía de The 2nd Skin Co.

El custom made y las key pieces vuelven a erigirse como las apuestas con la que las actrices intentan diferenciarse y presumir de exclusividad. Paz Vega se ha decantado por un un conjunto hecho a medida compuesto por top palabra de honor en tafeta con volantes, pantalón de pinzas en mikado y cinturón en charol todo en negro de The 2nd Skin Co, mientras que Verónica Echegui ha recurrido a un vestido de Dior que forma parte de la selección de Key Pieces que la directora creativa de la marca ha hecho.

Bringing sexy back

Si algo ha quedado claro es que por más que fuera de las alfombras rojas la comodidad y los looks de estética cottagecore triunfen, la sensualidad sigue siendo la mayor apuesta sobre la red carpet, donde los detalles cut out y las transparencias no han abandonado su lugar. Desde Toni Acosta con su Pedro del Hierro hasta Stephanie Cayo de Zuhair Murad, la temperatura ha subido a base de sensuales aberturas y de transparencias no aptas para los más tímidos.

Fiebre disco

Por otra parte, frente a los tejidos etéreos y las flores que el cottagecore impone, los destellos de las elecciones de estilo de Goya Toledo y de Anna Castillo indican que la alfombra roja tiene más ganas de bailar que de ponerse Netflix.

El efecto Carrasco

El efecto Carrasco también ha estado presente, pues los trajes rosas se han convertido en grandes aliados del festival. Paloma Bloyd ha apostado por un traje de chaqueta de Inés Martín Alcalde, mientras que Carolina Yuste se ha decantado por un conjunto con mangas abullonadas y pantalón acampanado de la marca italiana Jijil.

De dos en dos

Los trajes son los antecesores de los looks dos piezas, esos por los que actrices como Ester Exposito vestida de rojo por Oscar de la Renta, Macarena García vestida de Amlul, Blanca Romero con un conjunto de Apparentia Official y Bárbara Santacruz de Marinetto se han decantado.

Nada de men in black

Los actores se han encargado de recordarnos de forma muy sutil que tenemos que fijarnos en sus looks, pues el clásico traje azulado ha pasado a la historia. Rubén Ochandiano se ha atrevido con un mono amarillo de la colección Verano 2021 de Dior Men por Kim Jones, y Pol Monen, con su traje de Daniel W Fletcher, ha hecho también del armario masculino el nuevo foco de atención.

Natalia de Molina Verónica Echegui Anna Castillo Goya Toledo
El redactor recomienda