Alta Costura: Kate Moss reivindica su papel en la moda en la colección de Fendi
  1. Estilo
  2. Moda
Greatest hits

Alta Costura: Kate Moss reivindica su papel en la moda en la colección de Fendi

La mirada de la top sirve de guía a una propuesta de alta costura donde la marca italiana deja bien claro por qué es una referencia de la artesanía más exquisita

placeholder Foto: Lila Grace, en el desfile de la Alta Costura de Fendi. (Instagram @fendi)
Lila Grace, en el desfile de la Alta Costura de Fendi. (Instagram @fendi)

Kim Jones no lo tenía fácil al aceptar el encargo de liderar la línea femenina de Fendi. Tenía que suceder ni más ni menos que a Karl Lagerfeld, que por mucho que lo identifiquemos con Chanel, lo cierto es que se pasó prácticamente toda su vida trabajando para esta marca italiana.

Hace unos meses, el londinense presentaba su primer desfile de Costura de la firma rodeado de estrellas como Demi Moore. Esta vez, sus propuestas para el próximo otoño comenzaban con la reconocible mirada de Kate Moss. La modelo, que aparece durante todo el desfile junto con otras divas de las pasarelas, como Amber Valletta, lleva de manera clara el peso de la colección: abre y cierra esta presentación en un mensaje que parece querer hablarnos de la poca importancia que tiene la edad para ser elegante.

Como ‘marco incomparable’, en lugar de pasarela, Fendi ha optado por recrear una arquitectura sobria, fría y de líneas rotundas, que recordaba a su sede romana, el famoso Palazzo della Civiltà Italiana -símbolo por excelencia de las construcciones fascistas del país transalpino-. En ese espacio tiene lugar la presentación de los looks, que comienza con una paleta blanca sobre la que van apareciendo elementos florales que se van adueñando de las creaciones de Jones.

Un momento cumbre sucede cuando la cámara nos muestra un plano cenital en el que observamos un liviano abrigo sobre el que se han cosido un sinfín de flores que demuestran la maestría artesanal de esta casa romana.

A las flores hay que añadir, tras otra potente imagen de Moss ante un misterioso espacio, las plumas, que surgen cuando los diseños comienzan a incorporar volúmenes más teatrales y se comienzan a separar del cuerpo: de la transparencia del tul y las flores bordadas, pasamos a la espectacularidad del arte plumario.

Por último, la fiesta la viste Kim Jones de pedrería, con unos diseños en negro, gris y plata que brillan por su excelente confección: sencilla y pura, como el propio trabajo de Guerrini en edificio de Fendi. Aquí también encontramos toda una declaración de intenciones de los italianos sobre su buen hacer en la piel: quedará para el recuerdo un espectacular abrigo floral en piel troquelada.

Durante toda la presentación, Jones plantea temas que ya hemos visto en otros desfiles, como en Balenciaga, Dior o Jean Paul Gaultier. Habla de nuevos volúmenes, con algunas referencias al pasado que viajan desde la costura de los años 50 a la Francia del XVIII. Y plantea también la cuestión del hombre en la alta costura: presenta tres diseños masculinos, y Jones no es el primero.

También lo hizo Demna Gvasalia  en su primer desfile para Balenciaga (con el que hacían la presentación de Costura número 50 de la historia de la casa de origen español) y en la temporada anterior vimos a Pierpaolo Picciolo haciendo lo propio en su colección para Valentino. Está claro por dónde parece que va el futuro de la moda. Habrá que tomar nota de lo que cuenta la mirada de Kate Moss.

Fendi Kate Moss
El redactor recomienda