Es noticia
Menú
El fenómeno de 'Ru Paul's Drag Race' en el mundo de la moda
  1. Estilo
  2. Moda
REVOLUCIÓN DIVINE

El fenómeno de 'Ru Paul's Drag Race' en el mundo de la moda

Las drag queens se han convertido en las nuevas estrellas del rock. El fenómeno fan generado las ha llevado a protagonizar portadas y ser imagen de firmas de lujo

Foto: Violet Chachki, ganadora de la séptima temporada. (Instagram @violetchachki)
Violet Chachki, ganadora de la séptima temporada. (Instagram @violetchachki)

La industria de la moda fue la primera en coquetear con la estética drag, marcas como Moschino o Vivienne Westwood deseaban beber de sus influencias. Ahora son las drag queens las que marcan la moda. Esto se debe al fenómeno ganador de nueve premios Emmy, 'RuPaul’s Drag Race'. Las concursantes del formato se han convertido en auténticos referentes del mundo de la belleza.

En la edición española hemos visto desfilar a las participantes con diseños de firmas de alta costura como Palomo Spain o Thierry Mugler. El mejor ejemplo de la relación del drag y el lujo es que la gira de ‘Drag Race España’ arrancará en el exclusivo festival marbellí Starlite. Además, la ganadora protagonizará la portada de una revista de moda.

Algo nuevo en nuestro país, pero no en el terreno internacional. Las drags forman parte del negocio millonario que supone la industria de la cosmética. La relación comenzó cuando las firmas de maquillaje empezaron a contactarlas para que se convirtieran en sus modelos. ¿La razón? El éxito que generaban las reinas en redes sociales con sus tutoriales; las drag son las nuevas musas del maquillaje.

Basándonos en cifras, anualmente se celebran dos congresos anuales o DragCon, a los que acuden las participantes del programa a dar sus consejos de estética y en los que se venden productos de belleza. Estos generan 8 millones de dólares solo en ventas. Además, un dato desconocido es que el 60% del público seguidor y asistente son mujeres menores de 30 años. El drag se ha convertido en el referente estético de las generaciones más jóvenes.

Un movimiento de origen estadounidense

Muchas de las participantes son amantes del mundo de la moda y esto lo reflejan durante su paso en el concurso. Algunas de ellas llegan a generar una estética propia, un signo de estilo diferenciador, como el caso de la ganadora de la séptima temporada estadounidense, Violet Chacki con su cintura milimétrica y su inspiración de la mujer ‘cabaret’.

Es así como se acaban convirtiendo en iconos y sus diseños llegan a ser deseados por las celebrities más populares. Las marcas tampoco les pierden la pista y encuentran en ellas un método de inspiración. Las drag les permiten investigar con nuevas formas y siluetas, y abandonar su lado más clásico.

De forma prácticamente automática, algunas concursantes pasan de la pasarela del show a convertirse en las supermodelos de las grandes firmas, que se adueñan del protagonismo durante las semanas de la moda. La top model más reconocida salida de Ru Paul’s Drag Race es la impresionante Miss Fame. Esta ha llegado a ser imagen de firmas como Dior o Giambattista Vali.

Miss Fame rescata la estética de las mujeres más elegantes y glamurosas de los años 50 y 60. Dependiendo de su día nos puede sorprender con un pelo rubio a lo Marilyn Monroe o pelirrojo a lo Rita Hayworth. No hay look con el que no consiga conquistarnos, sus fotografías son absolutamente impresionantes y luce los diseños como nadie.

La antes mencionada Violet Chachki es otra de las mayores estrellas de las pasarelas. Violet se ha convertido en una musa para diseñadores como Jean Paul Gaultier o Jeremy Scott. Si algo caracteriza a la queen es su cintura de avispa, literalmente, y junto con la histriónica actriz Rossy de Palma protagonizaba este divertido anuncio para un perfume de la firma francesa.

El director creativo de Moschino es un gran fan del concurso y une a algunas de las mejores concursantes a sus shows. Por ejemplo, Violet ha desfilado en varias ocasiones para la firma y fue vestida por Jeremy Scott para acudir a la MET Gala, uno de los acontecimientos más relevantes para el mundo de la moda.

Este es otro de los pasos conseguidos por el mundo del drag, no solo son modelos para prestigiosas marcas, sino que se convierten en celebrities invitadas a las alfombras rojas de los grandes eventos. Por ejemplo, Miss Fame ha sido una de las grandes estrellas en el Festival de Cannes 2021.

Una de las principales preocupaciones de las queen reside en cuidar su piel. Las grandes cantidades de maquillaje de manera tan continuada hacen que las reinas necesiten mantener una intensa ‘skin care routine’. Por ello, marcas de belleza tan prestigiosas como Shiseido las suman como imagen de sus firmas. Estas se convierten en expertas que enseñan a las fans cómo utilizar los productos.

Además, se abren paso en territorios en los que la situación social del colectivo LTGBIQ+ es compleja, dando así visibilidad a una realidad queer. La responsabilidad recae en parte en las revistas de moda que deciden apostar por ellas para representar la élite de la moda. Por ejemplo, 'Vogue México' ofreció su espacio a la concursante latina de la novena temporada estadounidense, Valentina.

Su desarrollo en Europa

El formato llegó a nuestro continente a través de versiones en diferentes países: Reino Unido y Países Bajos fueron los primeros afortunados; España se sumó un par de años más tarde. Al igual que nuestra ganadora protagonizará la portada de una revista de moda, Miss Envy Perú, ganadora de 'Drag Race Holanda', apareció como imagen de 'Cosmopolitan' tras su victoria.

Sin embargo, ha sido la segunda edición de la versión británica la que ha producido un ‘boom’, similar al estadounidense, en el mundo de la moda europea. Bimini Bon Boulash, una de las finalistas, fue fichada por la agencia de modelos Elite al salir del concurso. Esta agencia es la encargada de representar a rostros como Irina Shayk o Bar Rafaeli.

La británica ha realizado reportajes fotográficos para las versiones de Vogue en Reino Unido e Italia. Además, fue invitada a los Premios de Interpretación de la Academia Británica y ha sido imagen para campañas de Fórmula 1.

El drag se está estableciendo como una de las referencias estéticas destacadas dentro de la cultura más popular. Esto se debe a la versatilidad de las queen: su pasión por la moda, su dominio del diseño o su conocimiento del maquillaje y los rasgos faciales. Son expertas que transmiten conocimientos a través de una enorme máscara. Su vanguardismo ha sido el responsable del auge que las ha llevado a convertirse en el blanco de todos los focos.

La industria de la moda fue la primera en coquetear con la estética drag, marcas como Moschino o Vivienne Westwood deseaban beber de sus influencias. Ahora son las drag queens las que marcan la moda. Esto se debe al fenómeno ganador de nueve premios Emmy, 'RuPaul’s Drag Race'. Las concursantes del formato se han convertido en auténticos referentes del mundo de la belleza.

Noadex
El redactor recomienda