El porqué de la polémica de la campaña de Beyoncé y Jay-Z con el diamante más famoso de Tiffany
  1. Estilo
  2. Moda
LA PAREJA MÁS BRILLANTE

El porqué de la polémica de la campaña de Beyoncé y Jay-Z con el diamante más famoso de Tiffany

Tiffany continúa con su campaña de renovación. Después de Elle Faning, ahora le toca el turno al matrimonio más poderoso de la industria musical, Beyoncé y Jay-Z

Foto: Beyoncé y Jay-Z para Tiffany.
Beyoncé y Jay-Z para Tiffany.

No es fácil que una campaña de moda se haga con los titulares, pero cuando Jay-Z y Beyoncé protagonizan su primer anuncio juntos, el mundo de las tendencias se paraliza. La pareja más influyente del mundo de la música (y aunque los Biden quizás nos odien por decir esto, del mundo en general) es imagen de Tiffany & Co, que sigue luchando por modernizarse. Lo curioso es que para hacerlo no ha recurrido a creaciones nuevas, sino que le ha puesto a Beyoncé el icónico collar Tiffany Diamond, que tan solo ha sido lucido por tres mujeres desde que la pieza fuera desenterrada en 1877 y comprada por Charles Lewis Tiffany como un diamante en bruto en 1878: Audrey Hepburn, Lady Gaga y Beyoncé.

En la imagen en la que la cantante posa con el diamante del collar en la espalda, la diva luce un impresionante vestido negro con detalles transparentes de Olivier Rousteing para Balmain, mientras que en otra de las imágenes en las que emula a Hepburn apuesta por un vestido de Givenchy, marca que en la película vestía a la actriz. En la campaña digital, Beyoncé le canta a su marido la mítica ‘Moon River’, la canción que el personaje interpretado por Audrey Hepburn en ‘Desayuno con diamantes’ interpreta. Mientas que Audrey tocaba el ukelele, Beyoncé aparece tocando el piano al tiempo que el rapero la graba con su Super 8. Alexandre Arnault, vicepresidente ejecutivo de producto y comunicación de Tiffany, explicó a ‘WWD’ maravillado que la cantante estuvo cuatro horas al piano sin parar ni pedir siquiera una bebida.

El vídeo de la campaña ha sido filmado por Emmanuel Adjei, codirector y colaborador creativo del musical de Beyoncé 'Black is king'. Sin embargo, lo que más se ha comentado de la campaña ha sido el uso del cuadro 'Equals Pi', de Basquiat, una obra jamás vista hasta la fecha por el público que data de 1982 y que es la encargada de dar al retrato el icónico color de la marca. Como Arnault ha explicado, aunque no cuentan con documentos que certifiquen que el artista neoyorquino, al que Beyoncé y Jay-Z tanto admiran, hiciera el cuadro por la firma, tras conocer a su familia, haber hecho una exposición de su trabajo en la Fundación Louis Vuitton y saber de su amor por el lujo y las joyas, Arnault está seguro de que el uso de un color tan concreto no pudo haber sido fruto de la casualidad.

placeholder Jay-Z y Beyoncé. (Imagen: Mason Poole)
Jay-Z y Beyoncé. (Imagen: Mason Poole)

Esta pieza de arte será expuesta de forma permanente en la tienda insignia de la marca presente en la Quinta Avenida neoyorquina, un gesto que ayudará a modernizar el azul Tiffany y que continuará renovando y rejuveneciendo a la firma. Como parte de su asociación con Beyoncé y Jay-Z, la empresa ha prometido una cantidad de 2 millones de dólares para programas de becas y prácticas para Historically Black Colleges and Universities (HBCU).

Pero ¿por qué ha generado entonces esta campaña controversia? Al ser Basquiat anticapitalista, el que una obra del artista jamás vista antes lo haya sido de la mano de una marca de lujo ha sido la causa por la que algunos conocedores de arte se han apresurado a señalar lo descontento que el pintor estaría con este gesto, que para muchos otros simboliza la forma en la que una pareja de multimillonarios negros se enriquecen a través de una empresa de adinerados hombres blancos que se apropian del arte negro.

placeholder Beyoncé y Jay-Z en el vídeo de Apesh*it.
Beyoncé y Jay-Z en el vídeo de Apesh*it.

No es la primera vez que la pareja hace que una obra de arte se convierta en el tema de conversación, ni la primera que el mundo intenta realizar una segunda lectura de su uso. Cuando en el vídeo de Apesh*t Beyoncé y Jay-Z posan ante la Mona Lisa, algunos pensaron que era su manera de posicionarse como dioses de la cultura, pues la obra se considera una interpretación de Da Vinci de María Magdalena. Otros señalaron que la media sonrisa de Mona Lisa podría ser la forma de representar el imperfecto matrimonio de los Carter y la tensión resultante entre la percepción que la gente tiene de ellos y su realidad.

Ni LVMH ni Tiffany parecen creer que la pareja sea imperfecta, pues ha sido la elegida para representar el amor, y el que para hacerlo se haya elegido una obra de Basquiat, y no otra explícitamente amorosa y carente de controversia, demuestra que Tiffany sabe bien cómo estar en boca de todos para lograr así renovar la marca.

Beyoncé Jay Z Tendencias Balmain
El redactor recomienda