Las fiestas de Volpi a las que todos querrían ir en Venecia, pero a las que este año nadie podrá
  1. Estilo
  2. Moda
Festival de Cine de Venecia

Las fiestas de Volpi a las que todos querrían ir en Venecia, pero a las que este año nadie podrá

Tras su cancelación en los años 90, la emblemática fiesta Volpi solo se volvió a celebrar una vez más. Descubrimos todo lo que suponía esa cita con el glamour en el Festival de Venecia

Foto: Paul Newman y Barbara Steele en Venecia, llegando a una de las glamurosas fiestas de Volpi. (Getty)
Paul Newman y Barbara Steele en Venecia, llegando a una de las glamurosas fiestas de Volpi. (Getty)

Venecia siempre luce bonita, pero se viste de gala para su Festival de Cine. La ciudad de los canales acoge desde 1932 una de las citas más importantes del séptimo arte y consigue congregar durante esos días todo el glamour del mundo, aunque lo cierto es que el glamour de ahora es menos glamour que el de hace unas décadas. Y todo porque uno de los termómetros que medía el impacto de aquel acontecimiento desapareció casi sin dejar rastro.

placeholder Entrada al puerto de Venecia en julio de 2021. (EFE)
Entrada al puerto de Venecia en julio de 2021. (EFE)

Para muchos, el apellido Volpi es sinónimo de uno de los premios más importantes del festival, el reconocimiento a la mejor interpretación, pero nada más. Pocos son los que se acuerdan de Giuseppe Volpi, el conde italiano, empresario y fanático del cine que tuvo la idea de crear uno de los mayores acontecimientos mundiales de este género. En su honor, ese galardón lleva su nombre, consiguiendo, además, desvincular el apellido de esta familia multimillonaria italiana del régimen fascista de Mussolini, de quien Giuseppe fue ministro de finanzas.

Foto: Ewan McGregor, protagonista de 'Halston'. (Netflix)

Dejando de lado la política, lo cierto es que otras de las ideas que tuvo el controvertido aristócrata fue dar inicio a este festival con una gran fiesta. La primera se celebró en su puesta de largo en 1932 y estas continuaron organizándose durante las décadas posteriores.

placeholder Paul Newman, a su llegada a una de las fiestas de Volpi. (Getty)
Paul Newman, a su llegada a una de las fiestas de Volpi. (Getty)

El espectacular palazzo de los Volpi en el Gran Canal, una de las joyas del renacimiento veneciano, acogía todos los años la fiesta de las fiestas de Venecia. Por allí, y tras el fallecimiento del conde en 1947, su viuda, la argelina Nathalie El Kanoni, y su hijo pequeño y heredero de parte de su fortuna, Giovanni, ejercían de anfitriones de una cita que congregaba a los más granado no solo del mundo del celuloide sino también de la jet set internacional.

En 1952, y como homenaje a la película británica ‘Mouline Rouge’, el palacio se transformaba en un cabaret al que no faltaron Errol Flynn, Rex Harrison, Carlos de Beistegui o Lily Palmer. La revista 'Life', en 1955, recogía como hasta allí se acercaban la princesa María Pía, la todopoderosa periodista Elsa Maxwell, los duques de Windsor, el rey Pablo y la reina Federica de Grecia, y hasta la princesa Soraya. Cuatro años después, Marc Chagall y Henry Fonda atraían todas las miradas.

En los 70, por ejemplo, Bianca Jagger dejaba colgadas sus noches en Studio 54 para disfrutar de esta fiesta a la que se llegaba en góndola, y Carla Bruni confesaba en Instagram hace dos años la emoción que sentía al encontrar la foto que Richard Avedon le hizo en 1991 durante el baile. Aquella fue la última ocasión en la que se celebró y, además de la top model, Giorgio Armani, Emanuel Ungaro o Marisa Berenson tampoco se quisieron perder la ocasión de dejarse ver en el lugar donde la moda y el cine se daban la mano.

placeholder Maria Grazia Chiuri y Pierpaolo Piccioli,  cuando eran directores creativos de la maison Valentino, en 2016. (EFE)
Maria Grazia Chiuri y Pierpaolo Piccioli, cuando eran directores creativos de la maison Valentino, en 2016. (EFE)

Desde entonces se echa en falta este evento que daba más lustre si cabe al Festival de Venecia. La última vez que se intentó recuperar esta cita fue en 2013 y se hizo con un propósito comercial. Valentino, que prácticamente estrenaba dúo de diseñadores (Pierpaolo Piccioli y Maria Grazia Chiuri hacía poco que se habían hecho con los mandos de la casa), presentaba de la mano del grupo español Puig su primera fragancia masculina y para ello decidieron tirar la casa por la ventana, y eso supuso organizar la mayor fiesta que el festival había acogido en años.

El palacio se recuperó para ese evento (aunque sin aire acondicionado, la humedad y el calor se dejaban notar) y hasta allí llegaron, en góndola, como mandaba la tradición, todos los invitados. Keira Knightley, que apareció de la mano de su novio James Righton, que actuaba con su exbanda Klaxons; Louis Garrel y Nicolás Crison; Joshua Jackson y Diane Kruger, por entonces pareja, y hasta Carlo Borromeo, hermano de Beatrice.

Todos estuvieron presentes y consiguieron darle lustre a una noche que reivindicó para Venecia una de las fiestas que deberían volver, aunque solo sea una vez más.

Festival de Venecia
El redactor recomienda