De Beatrice Borromeo a Kate Hudson, por qué el 'princesscore' invade las alfombras rojas
  1. Estilo
  2. Moda
TENDENCIA DE MODA

De Beatrice Borromeo a Kate Hudson, por qué el 'princesscore' invade las alfombras rojas

El princesscore no ha sido concebido para pasear por los prados, caso del cottagecore, sino para triunfar en los palacios y, por descontado, en los festivales de cine

Foto: Kade Hudson. (EFE)
Kade Hudson. (EFE)

Tras una etapa en la que triunfaron los vestidos womanspreading, destinados a ocupar el máximo espacio posible haciendo de Giambattista Valli la firma que mejor refleja la tendencia, asistimos a un periodo de contención estilística. Desde trajes masculinos hasta vestidos cut-out en los que lo de menos era el volumen, las alfombras rojas se llenaron de diseños que revisionaron la sensualidad y crearon un nuevo sexy en el que ocupar espacio era lo de menos.

La estética romántica y dulce que el cottagecore impuso meses antes tampoco tenía cabida dentro de esta oleada de diseños transgresores que ahora le ceden paso a los vestidos de princesa, que regresan a la moda por la puerta grande y como solo las grandes divas hacen: por la alfombra roja. El cottagecore era mucho más bucólico y campestre; el princesscore, en cambio, no ha sido concebido para pasear por los prados, sino para triunfar en los palacios y, por descontado, en los festivales de cine.

placeholder Leonie Hanne. (EFE)
Leonie Hanne. (EFE)

El que ‘Cenicienta’ (cuyo vestuario está en manos de Ellen Mirojnick, responsable del armario de 'Los Bridgerton') se acabe de estrenar en Netflix es una de las razones por las que medio Hollywood ha querido sacar a la luz a la princesa Disney que lleva dentro. El regreso de las celebraciones y, con ellas, de la añorada alfombra roja ha sido otro motivo por el que los estilistas y las celebridades han querido pisar la ‘red carpet’ con fuerza, y qué mejor que apostar por el tul para hacerlo. De hecho, puesto que pronto regresa a la pequeña pantalla la indiscutible reina del tul, Carrie Bradshaw, no es de extrañar que todas hayan querido desplegar sus armas de estilo menos sutiles.

placeholder Beatrice Borromeo. (Cortesía)
Beatrice Borromeo. (Cortesía)

Cada vez son más las ‘princess-fluencers’ que han convertido las redes sociales en su reinado particular, una corriente de moda que ha saltado de Instagram y de TikTok directamente al mundo de las bodas y de los estrenos. Mientras que las novias cada vez apuestan por vestidos menos 'royalcore', apostando en su lugar por diseños de inspiración lencera o vestidos más sutiles (no hablamos de Kitty Spencer y de sus cinco vestidos de novia, por supuesto), las invitadas sí comienzan a imponer su halo royal en las celebraciones. Fue el caso de Beatrice Borromeo, que ha lucido un vestido largo de tul rojo de la colección de invierno 2021 de Dior en la boda de María Anunciata de Liechtenstein y Emanuele Musini celebrada este sábado en Viena.

placeholder Kate Hudson. (EFE)
Kate Hudson. (EFE)

Siguiendo esa estética, Kate Hudson llevaba el princesscore a Venecia de la mano de su vestido de Valentino con mangas abullonadas, cuello alto y atrevidas transparencias, un look que combinó con joyas de Crivelli. Por supuesto, no ha sido la única en apostar por el look princesa para deslumbrar en el Festival de Venecia, donde Leonie Hanne se ha convertido en el máximo exponente de la tendencia gracias a su vestido ‘custom made’ de Milla.

La germana se transformaba en una suerte de Bella, de ‘La Bella y la Bestia’, en versión sexy. La instagramer es experta en el arte del ‘queencore’, pues en el Festival de Cannes ya dejó al mundo anonadado al lucir un vestido con capas y plumas de Nicole Felicia Couture, así como otro look de princesa firmado por Georges Hobeika.

Sara Croce ha querido aunar el aura de princesa con el de Barbie, y lo ha conseguido con creces con este vestido rosa fucsia brillante de Zuhair Murad y un impresionante collar de ​​Faraone Mennella By R.F.M.A.S.

Beatrice Borromeo Festival de Venecia Kate Hudson Tendencias
El redactor recomienda