Este año en moda todo sucede en el Palazzo Colonna
  1. Estilo
  2. Moda
MODA ITALIANA

Este año en moda todo sucede en el Palazzo Colonna

Valentino, Dior y hasta Audrey Hepburn se han rendido a los encantos de uno de los palacios más desconocidos de Roma

Foto: Un evento en el Palazzo Colonna. (Getty)
Un evento en el Palazzo Colonna. (Getty)

Ante la gran oferta de lugares icónicos que encontramos al llegar a Roma, pocos son los que se plantean pararse delante del Palazzo Colonna. Este céntrico edificio es uno más de esos gigantes e históricos palacios romanos que pasan a priori desapercibidos para los turistas, pero lo cierto es que dentro de sus muros se lleva decidiendo buena parte de la vida romana desde hace casi mil años. Sus salones han acogido a papas, cardenales y hasta un héroe de Lepanto, pero al atravesar sus paredes muchos pensarán en Valentino, Dior y Audrey Hepburn, ¿por qué?

placeholder Palazzo delle Colonne. (Reuters)
Palazzo delle Colonne. (Reuters)

En el último siglo, el palacio ha visto cómo cambiaba la sociedad romana y cómo se dejaban de celebrar las grandes fiestas que acostumbraba a dar la que está considerada su última figura icónica. La princesa de Pagliano, Isabelle Colonna, cuyo nombre original era Hélène Sursock, procedía de una de las familias más acaudaladas de Beirut y al contraer matrimonio con el heredero de los Colonna, el príncipe Marcantonio, además de salvar económicamente a su marido, pasó a ser uno de los personajes clave de la vida social de la capital italiana. Tanto es así que, tras la llegada de la República, a ella se le dio el título de la ‘reina suplente’. Ser invitado a sus salones era todo un honor, reservado muchas veces para reyes y príncipes, como la reina Isabel II o el príncipe Umberto, que solía acudir los domingos por la noche. La última de esas fiestas de ‘diadema y frac’, como recogía el periódico 'La Repubblica' en el obituario que le dedicó en 1984, se celebró en 1968 con motivo de la puesta de largo de su nieta Laurenzia. Desde entonces, la princesa optó por un perfil más discreto, que mantuvo el resto de su vida, aunque esta mujer que acumulaba treinta y seis títulos nobiliarios nunca perdió el fuerte carácter que la hizo famosa.

De entre todos los espacios del Palazzo Colonna hay uno que destaca por encima de todos y que muchos descubrieron gracias a una jovencísima Audrey Hepburn. La galería principal, un descomunal corredor repleto de obras de arte y columnas de mármol en cuyo diseño participó el mismísimo Bernini, fue el escenario escogido para rodar la última escena de ‘Vacaciones en Roma’. Qué mejor lugar que una de las salas más lujosas de toda la capital romana y uno de las obras maestras del barroco italiano, creada para conmemorar la victoria de la familia en la batalla de Lepanto.

placeholder Gregory Peck y Audrey Hepburn, en 'Vacaciones en Roma'. (CP)
Gregory Peck y Audrey Hepburn, en 'Vacaciones en Roma'. (CP)

Otra victoria es la que debió querer celebrar Pierpaolo Piccioli este año al escoger el mismo escenario para mostrar su colección de alta costura para la pasada primavera. El creador romano decidió reforzar su mensaje positivo y optimista, donde buscaba una costura para todos, con uno de los marcos más impresionantes que alguien puede imaginar. La belleza del espacio consiguió que el mensaje que el italiano quería transmitir llegara de manera sencilla a la audiencia, aunque no tenemos tan claro que la princesa de Pagliano hubiera estado muy dispuesta a abrir una de sus joyas a los millones de personas que pudieron seguir este desfile a través de las redes sociales.

placeholder Valentino. (Instagram)
Valentino. (Instagram)

Y si no bastaba con servir de escenario para uno de los desfiles más comentados de este año, en el otoño-invierno los Colonna han vuelto a ser protagonistas. En este caso, no ha sido una casa italiana, sino francesa, la que se ha rendido ante la belleza de este edificio. Maria Grazia Chiuri, otra, decidió también inspirarse en este palazzo para su colección de alta costura y de ahí provenían los bordados que adornaban las paredes enteladas del desfile de Dior en París. Según confesaba Chiuri, las paredes de la sala de los bordados del palacio, unas creaciones realizadas ‘a la india’ en el siglo XVII habían servido de punto de partida para los dibujos que servían de fondo a su colección. Durante unos minutos, al inicio del desfile, la atención se centró en esas paredes realizadas por la escuela de bordados indios que la maison francesa financia y que buscó la inspiración en uno de los lugares más de moda en el siglo XXI… aunque esto le pese a la princesa.

Palacio Fiestas
El redactor recomienda