Dior da (de nuevo) la bienvenida al pop en su nuevo desfile
  1. Estilo
  2. Moda
SEMANA DE LA MODA DE PARÍS

Dior da (de nuevo) la bienvenida al pop en su nuevo desfile

Maria Grazia Chiuri ha jugado a una oca pop con la herencia de Marc Bohan. El resultado lo puedes ver en este artículo

Foto: Desfile Dior. (Gtres)
Desfile Dior. (Gtres)

Horas antes, la firma Dior mostraba unas breves pinceladas de lo que iba a ser su desfile de primavera-verano 2022. Inspirado en la pintora Anna Paparatti (1946), Maria Grazia Chiuri y su equipo nos mostraban algunas pinceladas del universo de esta artista única. La musa de este nuevo show mantiene la dualidad que ama tanto la directora creativa de la maison, unas gotas de misterio, otras de espiritualidad, unos gramos de feminismo y, sobre todo, color y autenticidad. Y mucha Italia, porque aunque la italiana ya lleva años al mando de una de las casas de moda por excelencia, no renuncia a sus orígenes.

La banda sonora, en directo por supuesto como todo buen desfile que se precie, era en su idioma natal. La inspiración para el show también nacía en su país de origen. Y aunque la información que proporcionaron invitaba a pensar que todo tendría un aire muy oriental, incluso tibetano, los temas del karma se quedaron solo en la puesta en escena.

Un gran tablero lleno de color, números sobre fondo negro, una oca pop, también algunas pinturas de Anna Paparatti, todo inspirado en el Piper Club romano. Estos han sido los protagonistas de este juego en el que las modelos avanzaban casillas a medida que presentaban los looks que portaban. Un centenar, uno por casilla, que han repasado los sesenta en todas sus formas y la herencia de los tiempos en los que Marc Bohan era director creativo de la marca.

placeholder Dior. (Imaxtree)
Dior. (Imaxtree)

Siluetas babydoll, faldas evasé de una factura impecable, americanas con aire college que parecían sacadas de las calles de Londres, la mayoría en tonos vibrantes, aunque hay que decir que las primeras propuestas han sido en los dos colores favoritos del fundador de la maison, el blanco y el negro, los mismos que han cerrado el desfile. Abrigos con caída, faldas para la mismísima Twiggy, cortes de pelo pixie y coletas muy bien peinadas que subían y bajaban al ritmo que las modelos recorrían este tablero inspirado en los altos y bajos de la vida.

Alguna prenda de vinilos y muchísima mary jane revisitada atada cual sandalia romana. Podemos hablar quizá de la apuesta más comercial de todas las temporadas. Unas siluetas sencillas que también se han vestido con bermudas (sí, una de las prendas estrella de la pasada temporada seguirá la que viene). La nota rompedora han sido unos conjuntos de boxeo brillantes que no hacen más que reforzar la apuesta deportiva que ha hecho Dior las últimas temporadas, en las que ya han tocado deportes nicho, incluso el surf y hasta bolos.

La nota disruptora sobre la sencillez de los patrones han sido unas ilustraciones que pintaban de forma gráfica el minimalismo de muchas prendas. Maria Grazia ha vestido a una mujer claramente urbanita, que tiene una preferencia monocolor en su vida. Que cuando tiene que correr lleva un tacón sensato y en ocasiones americanas que parecen capas de heroínas del s. XXI. Fiesta poca, porque lo que quiere la clienta de Chiuri es que su día a día sea cool y que si llega a la noche, pues mejor. Las pocas referencias que hemos visto han sido algunos vestidos disco con flecos y conjuntos de top y falda de lentejuelas. El cierre ha sido con vestidos largos traídos directos de los archivos de la maison de los sesenta. Un cierre redondo.

Dior Primavera Desfiles
El redactor recomienda