Nueve días en París: todo lo que te has perdido de la Semana de la Moda 
  1. Estilo
  2. Moda
PARIS FASHION WEEK

Nueve días en París: todo lo que te has perdido de la Semana de la Moda 

La vuelta progresiva de la moda a París ha llenado de emociones la ciudad con las colecciones para la primavera-verano 2022

Foto: Balmain. (EFE)
Balmain. (EFE)

Desfiles, presentaciones, showrooms, fiestas, photocalls y una despedida han conseguido revitalizar la capital aún en un formato híbrido. Las tendencias, los personajes..., todo lo que hemos visto en estos días de moda directo desde París para que tengas una idea clara (y hables como una profesional del sector).

Los años 90

Sin temor a enseñar la piel. Las siluetas recuperan los pantalones de talle bajo, los tops que muestran el abdomen, las minifaldas, los ciclistas, el vestido lencero, los colores flúor y los trajes minimalistas. Todo aderezado con diferentes declinaciones de 'flossing' (hilo dental en inglés), ya sean tiras, lazadas o flecos adaptados a los códigos de cada firma desde Chanel, Rick Owens, Ann Demeulemeester a Dries Van Noten.

placeholder Desfile de Chanel. (Getty)
Desfile de Chanel. (Getty)

El espíritu de la década de los 90 se ha escenificado en el desfile de Chanel, que ha recordado a las épocas doradas de las supermodelos. La pasarela y los fotógrafos agolpados a los pies de las modelos que interaccionaban con los objetivos derrochando alegría con frescos y rejuvenecedores estilismos.

Tejidos y tintado artesanales

Muchas propuestas han experimentado con tejidos, técnicas de corte, reciclado o de tintado con el fin de conducir la industria hacia prácticas menos contaminantes con el medioambiente.

En casi ninguna colección han faltado piezas que podría haber hecho a mano tu abuela. En su primer desfile físico, el director creativo de Givenchy, Matthew M. Williams, propone varias prendas artesanales entre las que destaca un atractivo suéter con capucha hecho en macramé. En Acne Studios, los monos, los vestidos de punto y las blusas de ganchillo se superponen en una estética moderna y sensual.

placeholder Desfile de Chloé. (EFE)
Desfile de Chloé. (EFE)

Gabriela Hearst en su trabajo chic-folk para Chloé, además de incluir varias piezas de macramé, ha introducido la nueva línea Craft, que cuenta con cerca de un 60% de materiales de bajo impacto medioambiental. Destaca un vestido confeccionado con retales de cuero tintado con productos vegetales.

En Issey Miyake, la poética colección inspirada en el mar se materializa con el trabajo de artesanos de Kioto para crear tejidos tintados con la técnica hikizome. Un método de teñido tradicional que aplica el tinte vegetal con pincel en el tejido húmedo estirado y durante el secado se difumina el color.

París es la pasarela

La ciudad ha servido de escenario en esta edición. Los curiosos se agolparon, sin recordar la distancia de seguridad de este último año y medio, en las ubicaciones donde se celebraron los desfiles presenciales.

Desde Trocadéro, la Torre Eiffel presenció el desfile de Saint Laurent en el que sonó 'Se nos rompió el amor'. La colección podría haberse inspirado en Rocío Jurado, pero probablemente lo haya hecho en la llamada 'Les Espagnoles et les Romantiques' que presentó Monsieur Saint Laurent en 1977.

placeholder Desfile de Saint Laurent. (EFE)
Desfile de Saint Laurent. (EFE)

El Sena y la catedral Notre Dame fueron el escenario elegido para el desfile de Chloé, los paseantes y los turistas subidos en los cruceros que pasean por el río pudieron disfrutar del evento en el que Gabriela Hearst apuesta por las colaboraciones con artesanos y la moda eco-responsable.

Foto: Chloé. (Getty)

En otra de las treguas que ha dado la lluvia, el Palais de Tokyo, rociado con jazmín, recibió la colección de Rick Owens en la que cualquier espectador pudo ver a Michèle Lamy abrir el desfile.

Valentino bajó a la calle literal y metafóricamente. La firma presentó sus propuestas en la zona del Carreau du Temple, con terrazas de cafés llenas de estudiantes de las escuelas de moda. Los espectadores vieron desfilar una colección que revisitaba los archivos de la marca con una interpretación menos couture que todas las anteriores del director creativo Pierpaolo Piccioli.

Las modelos e invitadas famosas

“¡Oh, no te he reconocido sin la máscara!”, posteó el realizador Loïc Prigent al principio de esta semana, en la que aquellos que no quieren pasar desapercibidos han decidido dejar sus rostros despejados ante las cámaras. Así los fotógrafos de street style han podido volver a cazar estilismos y personajes a la entrada de los desfiles.

Olivier Rousteing celebró su décimo aniversario al frente de Balmain con un desfile a lo grande y como cierre de su segundo día del Festival Balmain, al que acudieron más de 3.000 personas. Por el escenario desfilaron grandes como Naomi Campbell, Carla Bruni, Milla Jovovich, Natasha Poly, Natalia Vodianova, Adut Akech, Nora Attal, Precious Lee, Imaan Hammam.

placeholder El diseñador francés Olivier Rousteing, con las supermodelos. (EFE)
El diseñador francés Olivier Rousteing, con las supermodelos. (EFE)

El otro gran evento de la edición desfiló sobre una alfombra roja, en la que se sucedían invitados y modelos vestidos con la colección de Balenciaga para luego sentarse entremezclados en los asientos del Teatro del Châtelet. Anna Wintour, Hamish Bowles, Cardi B, Naomi Campbell, Isabelle Huppert, Sophie Fontanel, trabajadores del taller de la firma y resto de asistentes posaron sin saber que ellos también formaban parte del desfile que se retransmitía en el interior del teatro. La presentación más ingeniosa de toda la semana ha conseguido prácticamente eclipsar la colección en sí. Tras ese desfile encubierto de alfombra roja se proyectó un capítulo especial de 'Los Simpson' en el que Anna Wintour 'simpsonizada' ríe y llora.

placeholder Desfile de Balenciaga. (Reuters)
Desfile de Balenciaga. (Reuters)

Tacones para todos los sentidos

En Nina Ricci, la pareja de creativos Lisi Herrebrugh y Rushemy Botter, inspirados por el mar y sensibilizando con el deshielo, han partido de los deportes acuáticos para concebir accesorios con especial atención a las texturas. El punto innovador lo incorporan las impresiones 3D de los españoles Comme de Machines para la malla de los zapatos, cuyo tacón emula el tubo de snorkel, y de los bolsos con silueta de aleta.

Probablemente una de las imágenes que más ha viajado por redes sociales estos días es la de las sandalias de Loewe. De la colección de Jonathan Anderson para Loewe todo es reseñable, tanto conceptual como estéticamente, pero los tacones surrealistas han captado toda la atención. Velas de cumpleaños, huevos rotos, rosas rojas, pastillas de jabón o lacas de uñas resumen gran parte del concepto de la colección inspirada en el surrealismo del fotógrafo Man Ray y el pintor renacentista Pontormo.

placeholder Loewe. (Cortesía)
Loewe. (Cortesía)

Más auditivo que visual son los zapatos de Lanvin, que con un piercing producen al caminar un sonido en la madera de la plataforma. En Saint Laurent, Rochas y Chanel también se han subido a la tendencia de la plataforma, que en los pies de los modelos masculinos de Rick Owens traspasa las fronteras de género.

Pequeños gorros

Para la próxima primavera-verano, las pamelas gigantescas han dejado paso a accesorios minúsculos. Los más vistos para la cabeza son los gorros de submarinismo, como en Nina Ricci e Issey Miyake, en versión pasamontañas y estilo bebé en Acne Studios. En Lacoste han predominado las viseras, mientras que Marine Serre las ha integrado en los chubasqueros.

“El amor trae amor”: el mantra de Alber Elbaz

El homenaje a Alber Elbaz, fallecido el pasado mes de abril a causa del covid-19, ha sido el evento que ha clausurado la Semana de la Moda, que generalmente pone su broche final con el desfile de Louis Vuitton.

AZ Factory, la marca lanzada por él unos meses antes de su desaparición, ha reunido a firmas consagradas y diseñadores emergentes para presentar cuarenta y cuatro creaciones inspiradas en el querido Elbaz.

Foto: Imagen: AZ Factory.

En un escenario completamente negro se han sucedido los conjuntos que han emulado tanto la estética del propio diseñador como las claves de creaciones icónicas suyas. El negro, el fucsia y el blanco han sido los colores predominantes. Los diseños han variado desde sensuales vestidos fluidos con corazones a otros asimétricos y esculturales, prendas con ilustraciones simulando las del diseñador israelí y un escultural vestido estampado con Mickey Mouse, que podría representar al mismo Elbaz bajo el ojo de Rei Kawakubo. El adiós lo ha dado Amber Valleta vestida de Alber Elbaz y con la voz de Leonard Cohen en el ambiente.

Este desfile cumple un sueño, el propio creador quería reunir a sus colegas en un espectáculo que recuperara el evento Théatre de la Mode celebrado en 1945. Esta exposición reunió la creatividad de más de sesenta modistos franceses como gesto de solidaridad tras la Segunda Guerra Mundial. En esta ocasión se han celebrado el amor, la belleza y la esperanza en el nombre de Alber Elbaz.

París Tendencias
El redactor recomienda