Sobre cómo Etam y Fenty intentan recoger el relevo de Victoria’s Secret
  1. Estilo
  2. Moda
UNA NUEVA ERA

Sobre cómo Etam y Fenty intentan recoger el relevo de Victoria’s Secret

Las marcas de lencería luchan por la diversidad en un mundo que se niega a darle la espalda (¡por fin!) a lo que las compradoras realmente quieren

Foto: Rihanna. (Savage x Fenty)
Rihanna. (Savage x Fenty)

El mundo de la lencería ha dado un giro de 180 grados con la llegada de la pandemia, pero algunas marcas no están dispuestas a que el algodón y los diseños más sencillos sean los únicos que ocupen nuestros cajones de ropa interior. Sin embargo, la sensualidad que defienden no quiere decir que apuesten por moda incómoda, pues en la era post Victoria’s Secret, lo primero es la comodidad y el empoderamiento, que no está en absoluto reñido con la sensualidad. La diferencia vital que ha marcado un nuevo rumbo en el ámbito de la lencería es que la mirada masculina no es la que dirige su devenir, y es por ello que frente a las miradas pícaras y los besos lanzados al aire que copaban el desfile de los ángeles de Victoria’s Secret, las marcas dispuestas a tomar el relevo apuestan ahora por pasos contundentes y miradas cómplices entre las modelos. Si el objetivo antes era seducir, ahora es seducir tanto a una misma como al resto, y hacerlo valiéndose de la sororidad y de la seguridad en una misma.

Antes el foco del debate era ajeno a la lencería, pues se centraba en las decisiones publicitarias llevadas a cabo, que se preocupaban por definir lo que era ser sexy, radicando entonces el problema en quién definía esa sensualidad. La respuesta solía ser masculina, pues no hemos de olvidar que Victoria’s Secret fue creada por un hombre que no quería sentirse incómodo al esperar a su mujer en la sección de lencería.

La ropa interior como espejo de la sociedad

Pero ¿por qué nos importan siempre tanto los anuncios y desfiles de lencería? Para comenzar, porque ponen en relieve la realidad de que son los hombres los que se encuentran tras sus estrategias, por lo que cuando hay una mujer al mando, como es el caso de Rihanna al frente de Savage x Fenty, de repente surgen otro tipo de siluetas, de actitudes y de poses.

Sí, la producción del desfile puede equipararse a la de Victoria’s Secret en espectacularidad y presupuesto, pero no cabe duda de que el show es más cercano a un festival de música y danza que a un desfile de ropa interior al uso. Para continuar, porque la forma en la que la lencería nos es presentada habla de cómo la sociedad trata los cuerpos y el sexo. La belleza eurocéntrica sigue siendo la prevalente en muchos casos y las siluetas y razas diferentes son la excepción, y al ser estos shows un despliegue de piel a la vista, sirven para evidenciar que poco a poco, la diversidad y el poder del 'body positivism' va calando. Indudablemente Savage x Fenty es la marca que se ha encargado de ser la sucesora de Victoria´s Secret, cuyos desfiles se esperaban con el fervor con el que se espera la Super Bowl.

Sus actuaciones musicales también eran aclamadas (Rihanna fue una de las invitadas), y la cantante y diseñadora parece haber tomado nota de cada detalle que funcionaba para crear su propio show.

Por su parte, Etam también pone en práctica la mágica de los conciertos en directo en su desfile, que si bien es más sutil en cuestiones de diversidad, incluye a modelos que sonríen y que desfilan con más fuerza que sensualidad, o precisamente a causa de la fuerza, con plena sensualidad. “Todas las mujeres son preciosas y nosotros creemos en el poder de la lencería: el poder de sentirte libre en tu propio cuerpo y mente”, sentencia Patricia Tranvouëz, directora general de Etam, que desde 2008 celebra su “labor centenaria como corseteros con un espectacular desfile de moda”.

Hunkemöller es otra de las marcas que aboga por la diversidad en sus creaciones (el 95 % de las cuales son creadas por un equipo ‘in-house’) y campañas, que abogan por la importancia de quererse a una misma.

Siguiendo esa máxima, Sloggi lanza la campaña de Sloggi Body Adapt al colaborar con la creativa Quinn Wilson, un trabajo que rinde homenaje al empoderamiento y dinamismo de las mujeres contando para ello con Dani Miller, vocalista del grupo musical punk Surfbort y modelo de la última campaña de belleza de Gucci, la artista multidisciplinar Annique Delphine, las gemelas Chai Twins y Faith Benson.

placeholder Sloggi.
Sloggi.

Mientras tanto, en un marco en el que todas las firmas de lencería parecen haberse dado cuenta de la necesidad de abrazar a un público más diverso, Victoria´s Secret se encuentra inmersa en una operación de ‘rebranding’ que, pese a estar llena de buenas intenciones, no puede dejar de ser vista como algo oportunista. “No lo hemos hecho bien. Hemos perdido relevancia ante la mujer moderna, pese a que nos dijo claramente que cambiáramos el foco y la forma en la que la gente se siente. Nos dijo que no se trataba de lo que quieren ellos, sino de lo que ellas desean”, dijo en una reunión el director ejecutivo de la firma, Martin Waters.

Las marcas de lencería luchan por cambiar las normas que Victoria’s Secret llevaba años imponiendo e intentan con sus estrategias minimizar el daño que estas hicieron sobre varias generaciones de mujeres, y en su camino hacia una nueva realidad en la que la diversidad sea tan importante como el encaje y el satén encuentran en las actuaciones musicales una de las pocas cosas que rescatar de los desfiles de Victoria’s Secret para traer al presente y al futuro. Al fin y al cabo, si esta en esta revolución no se baila (en ropa interior), no es nuestra revolución. ¿No?

Noadex
El redactor recomienda