Los secretos del look de Pedroche, al descubierto: entrevistamos a sus artífices
  1. Estilo
  2. Moda
Josie, BUJ Studio y Manuel Albarrán

Los secretos del look de Pedroche, al descubierto: entrevistamos a sus artífices

Además de Manuel Piña, el creador del vestido, hay otras 'petit mains' tras el look de este 31 de diciembre. Hablamos con ellos para que nos desvelen las claves

Foto: Los tres artífices del último look de Campanadas de Pedroche. (Cortesía)
Los tres artífices del último look de Campanadas de Pedroche. (Cortesía)

Josie, Buj Studio y Manuel Albarrán son los tres nombres que además del de Manuel Piña, el difunto diseñador del vestido de Cristina Pedroche esta Nochevieja, han puesto su sello en uno de los looks que más expectación despiertan a lo largo del año. Hemos querido conocer mejor su labor esta noche tan especial, para que así te adentres en todo el trabajo que hay tras el outfit de las campanadas

Josie, el estilista e ideólogo

placeholder Pedroche posa con Josie, director creativo del look de las campanadas. (Cortesía)
Pedroche posa con Josie, director creativo del look de las campanadas. (Cortesía)

Ocho años de las campanadas de Pedroche y tú, como siempre, acompañándola como director creativo de su gran noche, ¿en qué te has inspirado este año?

Es el séptimo año para mí. Cristina Pedroche lleva ocho porque el primer año que dio las campanadas fue en La Sexta, con récord de audiencia, en el paso a 2015 y ese año le encargaron sus primeras campanadas para Antena 3. Fue entonces cuando me pidió que me encargará del look, y tuve claro que quería que estuviera hecho en España y contase aspectos de la moda del momento, reflejase apetencias de entonces intentando vislumbrar las que vendrían (algo que hemos conseguido más de una vez como puede verse en el de Jacinto de Manuel 2019 que este año se ha visto tantas veces en Schiaparelli).

Estas dos premisas no han desaparecido porque el look de este año sigue siendo 'made in Spain' y resume mucha moda que he visto este año, pues en muchas propuestas contemporáneas he podido contemplar la sombra de Manuel Piña, al que tanto he estudiado y tanto debo por inspirarme desde niño la posibilidad de dedicarme a la moda, que era la profesión que más podía molar del mundo en los años 90 de mi infancia...

Foto: Una imagen de la película de Almodóvar, 'Mujeres al borde de un ataque de nervios'.

Me he inspirado en la idea de devolverlo a la vida por una noche, de establecer un diálogo con creadores de vanguardia vivos que pudieran trasladar un vestido de su colección primavera-verano 1991 al 2022, y creo que lo hemos conseguido entre todos... Es muy difícil reclamar la figura de un genio de la moda desaparecido sin dejar rastro con su marca aún viva (con superávit) o una delegación cosmética y es casi imposible sin un presupuesto desorbitado (que le digan a Diego Della Valle cuánto lleva gastado en resucitar Schiaparelli)... Solo el inmenso foco mediático de las Pedroche Campanadas podía devolver a Piña a la palestra, al menos para que la generación Z lo googlee para inspirarse a gusto o se pase por su museo. Si conseguimos que cualquiera de estos dos sueños se haga realidad, estaré más que satisfecho.

¿Cuál ha sido el mayor reto?

Ya había intentado anteriormente colaborar con el Museo Manuel Piña en las distintas cabeceras de moda femenina en las que he trabajado en estos casi 20 años de moda... Había sido imposible por temas logísticos y de otra índole, pero ahora pienso que todo aquello tenía que ocurrir para fraguar esta acción de comunicación que es tan potente y positiva para la figura del diseñador desaparecido y su legado.

placeholder Detalle del vestido de Manuel Piña que lució Pedroche. (Cortesía)
Detalle del vestido de Manuel Piña que lució Pedroche. (Cortesía)

Lo más difícil es que Cristina Pedroche pudiera defender uno de sus vestidos y sobre todo encontrar el que pudiera adecuarse al espíritu festivo de este evento. Busqué a través de los fondos sin éxito y en una retrospectiva del Museo del Traje de Madrid encontré esta pieza de la primavera 91, su última colección de prêt-à-porter en Cibeles, pregunté de quién era y el museo me dijo que formaba parte de su colección, aunque jamás había sido expuesto más que en aquella retrospectiva externa... Su transparencia iridiscente me daba buena espina y lo llevamos a Buj Studio para organizar con Cristina Pedroche la primera prueba. Al probárselo supimos que podía ser su vestido y podíamos hacer una serie de complementos que lo transportasen al 2022. He de confesar que, si yo llego a probar ese mismo vestido a Cristina en 2016 o 17, no hubiera fluido de la misma manera porque ha tenido que crecer como persona y experimentar también algunos cambios físicos que la llevan a defenderlo completamente y a convertirla en una mujer Piña: potente y segura, 'empoderada', como dicen algunos, algo que hace casi 30 años él ya buscaba en sus musas.

El resultado es un diálogo sobre la metamorfosis, ¿cuál ha sido la gran transformación de Cristina a lo largo de los años?

Creo que ya te he contestado un poco a esto en la respuesta anterior. Yo conocí a Cristina siendo una niña... Te reto a que pongas una foto suya de 2014 y la compares con la de las campanadas 2022... No hay color: es una mujer más inteligente (lista siempre fue), que ha dejado que el mundo la atraviese y deje un poso de experiencias sobre ella (mucha gente viaja por el mundo sin dejar que este penetre en sus personalidades, no es este el caso de Pedroche, que ha permitido al mundo modificar el suyo propio, aprender, crecer...) y es un cambio físico, pero sobre todo espiritual.

Foto: Cristina Pedroche. (Antena 3)

Ella jamás en 2015 hubiera podido defender este look... Han tenido que pasar 8 campanadas para llegar aquí porque Manuel Piña es un escalón alto en cuestiones de moda y no es nada fácil llevar muchas de sus propuestas con éxito, y esta en concreto es complicada.

En numerosas entrevistas has confesado tu profunda admiración por Manuel Piña, ¿cómo surge la idea de rescatar uno de sus diseños? ¿Cómo fue el proceso de selección hasta dar con el que mejor encajaba con la personalidad de Cristina?

Con Manuel Piña comparto orígenes porque él nació también en Manzanares en 1944... Uno muy distinto al que yo encontré en 1980, pero La Mancha siempre ha sido, y espero siga siendo, un lugar extremo en todos los sentidos, cargado de historias increíbles, transmitidas por los personajes más insólitos que pueblan este pozo de inspiración que ha dado tantos artistas maravillosos... Allí fui a pasar el confinamiento de la primera ola, porque mis tías abuelas centenarias se quedaban solas (los encargados de sus cuidados se marchaban a confinarse también) y me necesitaban.

placeholder Manuel Piña. (Getty Images/Cover/Luis Davilla)
Manuel Piña. (Getty Images/Cover/Luis Davilla)

Pase 3 meses en Manzanares haciendo de su peluquero y coach; tuve tiempo de reflexionar en medio de aquel caos colectivo y la figura de Piña vino a mi mente porque él ya se había confinado en ese mismo lugar de La Mancha hacía 30 años, huyendo del Madrid glorioso de la Movida que lo encumbró como una de sus personalidades más interesantes (su etiqueta lleva el nombre de esa ciudad debajo del suyo) y había vuelto para morir víctima de la pandemia del VIH, que tantas vidas truncó y tantos creadores de moda e imagen se llevó. Empecé a bucear en sus libros y allí encontré a sus musas: Elena Barquilla, Carmen Maura, Bibiana, Rossy de Palma (nombre que Piña le regaló). Pensé que Pedroche podría unirse a ellas 30 años después, pensé que Piña podría volver a inspirarnos en el siglo XXI porque sigue teniendo esa enorme capacidad con vestidos tan vigentes como el que nos ha regalado para las campanadas 22 y además él se merecía volver más que nadie porque se fue demasiado pronto y con ese silencio devastador que provocaba el estigma social del sida... Todos los homenajes son pocos y uno tan potente es el que yo soñaba para él. Gracias a Pedroche por haberlo hecho posible y gracias Buj Studio, Manuel Albarrán y Juan Borgognoni (fotógrafo) por tanta entrega en este proyecto que tiene tanto de mí y significa tanto para mí.

placeholder Los tres artífices del último look de Campanadas de Pedroche. (Cortesía)
Los tres artífices del último look de Campanadas de Pedroche. (Cortesía)

Buj Studio, encargados de la capa

Este año sois los encargados del diseño de uno de los elementos más icónicos de las campanadas de Pedroche: la capa que esconde el secreto mejor guardado de todos. ¿Cómo surgió esta colaboración?

Ha sido fantástico trabajar todos estos meses con Josie y Cristina y todo el equipo. Este año supone un punto de inflexión para todos y por eso la colaboración se ha articulado en torno a la idea de la metamorfosis, un proceso de transformación que llevan a cabo muchos insectos. La capa expresa este estado, representa un momento de cambio entre el presente y el futuro. Algo que, en realidad, nos habla también del momento presente y de la necesidad de transformar nuestra sociedad y nuestras relaciones sociales, buscando una relación más armónica con la naturaleza.

placeholder Cristina Pedroche con su look de Campanadas 2021. (Cortesía)
Cristina Pedroche con su look de Campanadas 2021. (Cortesía)

La propuesta de Josie fue totalmente inesperada, pero me sedujo su deseo de recuperar el trabajo de Manuel Piña. Un diseñador de hace 30 años, pero cuyo trabajo es tremendamente contemporáneo. La idea de Josie me enamoró al instante y sentí que mi trabajo de experimentación material podía establecer un diálogo muy fluido con Manuel Piña. Seguidamente, nos pusimos a trabajar juntos de manera muy ilusionante para ver cómo podíamos mostrar una de sus piezas y traer su figura al presente desde el trabajo compartido con nuevos materiales y una visión artística de la moda.

El diseño cumple con el mismo objetivo de mostrar la metamorfosis, ¿cómo lo habéis conceptualizado vosotros?

La capa de cubrición refleja la idea de una nueva piel para un nuevo momento. Es, en cierta manera, un alegato esperanzado por repensar nuestras maneras de habitar el mundo y relacionarnos con nuestro entorno. Algo que requiere de una metamorfosis. Quizás podamos aprender de otros animales, incluso de aquellos tan modestos como los insectos. Está inspirada en el vestido de Manuel Piña que lleva Cristina, el cual está inspirado en un insecto, así que me pareció fascinante y misteriosa esta referencia al mundo de los insectos. Esta capa representa el desafío que supone aprender de esos seres que están en una jerarquía inferior en nuestro mundo. La metamorfosis quiere ser una celebración que una a todos los seres, los humanos y los no humanos, los que vemos y los que no vemos, para transformarnos juntos hacia un presente y un futuro que deseamos más sensible y cuidadoso entre nosotros y con el entorno. Con esta capa Cristina representa su propia metamorfosis y, también, las metamorfosis a la que todos podríamos encaminarnos

Diseño digital, impresión 3D… Una unión sofisticada y revolucionaria de moda y arquitectura. ¿Cómo ha sido adaptar vuestras técnicas de vanguardia a un diseño de museo de 1991 del gran Manuel Piña?

Mi estudio experimenta con todo tipo de materiales, así que para el proyecto reutilizamos láminas empleadas en arquitectura o fibras textiles termofusibles de proyectos del pasado. La idea es dialogar con las características del tejido sutilmente irisado del vestido de Manuel Piña. Lo hacemos como si fuéramos insectos, rescatamos materiales de su entorno para construir bellas envolventes o pieles en torno al cuerpo. La propuesta sigue la línea del estudio, trabajando con la idea de diseñar una piel que nos conecte con la del entorno de una manera más sensible. Para crear esta nueva piel, trabajamos desde la intersección entre tecnología y artesanía, generando en este diálogo interno una nueva cultura material.

placeholder Detalle del look de Cristina Pedroche. (Cortesía)
Detalle del look de Cristina Pedroche. (Cortesía)

Para el diseño digital de la nueva piel de alas, nos fijamos en los eficientes y bellos diseños de las alas de libélulas y mariposas. Cortamos a láser materiales rescatados y también en PETG durante más de 36 horas, tratando de ser fieles a la geometría de los insectos. Esto se combinó, a su vez, con un trabajo manual de moldeo con calor para conferir a las alas movimiento y comunicar la idea de transformación. Para ello eran muy importantes los tonos irisados cambiantes de las alas y conferir al conjunto una textura orgánica, mutable, infinita. Un trabajo intensivo de aproximadamente 250 horas con el lápiz 3D y distintos filamentos nos ayudó a generar esta textura que pareciera estar creada por el mismo insecto que inspiró a Manuel Piña.

¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con Josie y Pedroche? ¿Alguna anécdota para el recuerdo?

Son dos grandes profesionales. No me imaginaba trabajando en un contexto como este, para un evento televisivo de una enorme audiencia, pero ha sido tremendamente gratificante. Trabajar con Josie me ha parecido muy enriquecedor, tiene muchísima cultura de la moda y una visión rápida y muy clara del mensaje, la idea y la imagen. Su idea de rescatar la figura de Manuel Piña me pareció brillante desde el principio, ha sido un diálogo muy fluido y él siempre ha tenido mucha confianza en el proyecto. El trabajo de Cristina me ha parecido muy profesional, sin duda, ha sido clave para transmitir el concepto de metamorfosis con una imagen superluminosa y bella. Es emocionante compartir equipo con gente con gran sensibilidad como el artista Manuel Albarrán y el fotógrafo Juan Borgognoni.

Creo que la televisión nos ofrece siempre una imagen parcial de la realidad, en ocasiones resulta difícil comprender la complejidad de lo que hay detrás de ella. Las campanadas que televisa Cristina han sido muy controvertidas todos los años, con muchas lecturas a favor y en contra. En esta ocasión, me ha seducido la propuesta y me ha parecido una gran oportunidad para intervenir a partir de una reflexión sobre algunos problemas de nuestra época, como es la relación con nuestro entorno natural. Estoy muy agradecida porque tanto Josie como Cristina han arriesgado y apostado por propuestas diferentes, más alternativas, que intentan abrir nuevas vías entre la moda, el arte y la investigación.

Manuel Albarrán, el responsable del acero

Un vestido de museo, una capa diseñada e impresa en 3D… Y de pronto un casco de latón y zapatos de acero creado por uno de los artesanos más futuristas de nuestro país, ¿cómo fue el proceso creativo para encajar todas las piezas del estilismo de Cristina?

Desde que Josie me contactó y me explicó el proyecto, el cual me fascinó, formar parte las emblemáticas campanadas de Cristina Pedroche y a la vez poder formar parte de un proyecto con un vestido de Manuel Piña, un punto de referencia para mí y el cual estudiaba en mi escuela de diseño. Recuerdo perfectamente ese vestido en el desfile de Cibeles.

Así, al plantear el proyecto decidimos comenzar por el casco, a ver referencias y valoramos diferentes propuestas, entonces envié a Josie una colección de cascos inédita que pensé que encajaría perfectamente con el concepto del vestido de Manuel Piña y con las facciones de Cristina, y efectivamente así fue, ya que parecía hecho para ella.

placeholder Detalle del casco de Cristina Pedroche. (Cortesía)
Detalle del casco de Cristina Pedroche. (Cortesía)

De cara a los zapatos en un primer momento no había una idea concreta sobre el encargo y propuse realizarlos también en mi taller, una idea que a Josie le encajó perfecto. Así, al igual que con el casco, empezó a mandarme referencias y comentamos varias propuestas seleccionando finalmente unos zapatos de punta muy larga. Una vez concretamos el diseño final visualicé perfectamente cómo serían a nivel de materiales resultando en un prototipo que, al igual que el casco, funcionaban perfectamente con el resto del diseño, mimetizándose tanto con el vestido de Manuel Piña como con la capa de Buj Studio.

El conjunto, como siempre, es una apuesta arriesgada y este año los complementos tienen un papel casi más importante que nunca. ¿Cuál es el papel que juegan en la metamorfosis que quiere mostrar Josie?

Creo que los complementos al igual que la capa hacen que el vestido de Manuel Piña tome vida en 2022, aunque el vestido es muy atemporal por su tejido al igual que su forma y líneas, el complementarlo con dos diseñadores de la actualidad lo hace más creíble hoy día. En mi caso, los accesorios se transforman dependiendo del vestido con el que convivan, ya que al ser de metal cromado refleja todo lo que hay a su alrededor, con lo cual forman parte de la metamorfosis y se adaptan a cualquier estado de la misma. Creo que Josie supo elegir muy bien estos complementos ya que se aprecia una gran funcionalidad estética entre nosotros.

La apuesta de Josie es muy arriesgada, pero cuando hay un gran trabajo de profesionales detrás, es totalmente creíble y posible.

placeholder Detalle del vestido de Manuel Piña que lució Pedroche. (Cortesía)
Detalle del vestido de Manuel Piña que lució Pedroche. (Cortesía)

En algunas entrevistas has afirmado que el estilo de mujer heroína/femme fatale es uno de los que más tienes en mente a la hora de abordar una colección. ¿Es Cristina una heroína de la moda con sus revolucionarias apuestas el 31 de diciembre?

Sí que es una de mis grandes referencias, en este caso veo a Cristina como una heroína, siempre me gustaron sus apuestas tan actuales y atrevidas, con unas pinceladas de moda transgresora y con todo lo que conlleva apostar por algo tan diferente que se sale de la norma. Creo que es la parte que más define a una heroína y para mí ha sido un placer y un sueño hecho realidad poder colaborar en este proyecto.

Primavera Rossy de Palma