Los looks más polémicos de 'And Just Like That', a examen
  1. Estilo
  2. Moda
LA SERIE DE MODA

Los looks más polémicos de 'And Just Like That', a examen

Como el regreso de 'Sexo en Nueva York' apenas tiene sexo, la polémica recae ahora únicamente en los looks de sus protagonistas...

Foto: Las protagonistas de 'And Just Like That'. (HBO Max)
Las protagonistas de 'And Just Like That'. (HBO Max)

Aunque no podemos negar que los looks de ‘Emily in Paris’ nos hacen analizar cada secuencia como si se tratara de un editorial de moda, las protagonistas de 'And Just Like That' también hacen que cada capítulo se convierta en un despliegue de tendencias no exento de excentricidades y polémica. Al fin y al cabo, la responsable del vestuario de Lily Collins y sus compañeras de reparto es la que creó las bases estéticas de la mismísima Carrie Bradshaw, por lo que la televisión es ahora el mejor lugar para disfrutar de la moda más impactante. Mucho hablamos acerca del renovado (y fugaz) amor de Carrie Bradshaw por el calzado plano, algo que en nuestra cabeza era impensable, pero poco nos detuvimos en la manta que la neoyorquina llevaba consigo en el hospital.

¿Que por qué vamos a detenernos a hablar de una manta? Porque tal y como cabía esperar de un icono de la moda como lo es Bradshaw, en realidad se trataba de un exclusivo diseño muy alejado del mundo de la ropa textil del hogar. El diseño que llevaba a la espera de su intervención era en realidad un impresionante poncho colorido de cachemira de Gabriela Hearst, un diseño que cuesta unos 2.400 euros. No es esa la única aparición de 'la-manta-que-no-lo-es' en la serie, pues en otro episodio Carrie la lleva sobre las piernas mientras habla en su casa con su amigo Anthony, en un renovado intento de hacernos creer que realmente se trata de una manta.

Las extravagancias no paran aquí, porque nos hemos dado cuenta de que el personaje de Charlotte lleva las bolsas destinadas a recoger las heces de su mascota en un bolsito de cuadros de Burberry vintage de más de 400 euros. Si no nos dimos cuenta antes es porque nos dejamos obnubilar por el reloj de diamantes Panthère que lleva, un diseño de Cartier que ronda los 20.000 euros y que luce con un collar de corazones y diamantes de casi 4.000 euros de Jennifer Fisher. Ahora que sacamos la calculadora, solo podemos decir que el look con el que Charlotte saca al perro se compone también de un bolso de Rianna and Nina que ronda los 6.000 euros, falda asimétrica de Balenciaga de casi 2.000 euros, top de Stella McCartney ​​de 600 euros y tacones amarillos de Manolo Blahnik de más de 500 euros. Sí, ella saca al perro con un outfit que supera los 60.000 euros.

La polémica, cómo no, tiene un papel destacado en la serie, que en su regreso intenta abrazar la diversidad. Sin embargo, mucho nos tememos que solo lo logra en un plano superficial... En un episodio, Carrie Bradshaw y su amiga Seema van a una ‘sari shop’ (aunque todos los diseños que aparecen en la escena son en realidad ‘lehengas’) situada en el Soho neoyorquino, y Carrie termina luciendo un diseño de Falguni Shane Peacock que combina con sandalias de Aquazzura y joyas de Alp Sagnak. Muchos medios internacionales se han hecho eco de cómo la serie no se ha molestado siquiera en emplear la terminología correcta a la hora de intentar explorar la ropa india, acusando a sus creadores de tokenismo.

Teniendo en cuenta que la serie se hizo conocida por la cantidad de moda y sexo que cada capítulo tenía, al no haber ya apenas sexo, suoponemos que es lógico que la controversia se centre ahora siempre en el armario de las protagonistas… ¿No?

Tendencias Ropa
El redactor recomienda