Es noticia
Menú
SOS. ¿Se te ve el sujetador con el vestido? Te damos los trucos para que no te pase
  1. Estilo
  2. Moda
Los flechazos existen

SOS. ¿Se te ve el sujetador con el vestido? Te damos los trucos para que no te pase

¿A quién no le ha pasado alguna vez? Por eso mismo, repite con nosotras: una y no más; con estas ideas lucirás tu vestido con estilazo sin prescindir de una mínima sujeción

Foto: SOS. ¿Se te ve el sujetador con el vestido? Te damos los trucos para que no te pase. (Zara/Cortesía)
SOS. ¿Se te ve el sujetador con el vestido? Te damos los trucos para que no te pase. (Zara/Cortesía)

Lo confirmamos. Los grandes flechazos existen. Aunque, tal vez, no son cómo nos los han contado. No, no hemos cruzado una mirada al estilo de Romeo y Julieta con un desconocido (y, en su caso, descendiente del enemigo) y todo nuestro mundo se ha tambaleado. Seguimos un poco escépticas con esa atracción disfrazada de amor, pero sí hemos visto, entre las perchas de las rebajas, un vestido que nos ha dejado completamente obnubiladas.

Lo tenía todo para ser LA prenda. Ya sabéis, esa pieza que con su corte, patrón y color no solo se convierte en la gran estrella del armario con su etiqueta multifacética, sino que parece que está hecha con nuestras propias medidas de lo bien que nos sienta. Reiteramos: lo tenía todo para ser la joya del guardarropa. ¿Su defecto? Nuestra ropa interior o, mejor dicho, nuestro sujetador.

Foto: Presume de escote en la espalda con estos vestidos low cost. (Stradivarius/Cortesía)

Sí, chicas, no todas podemos (o queremos) prescindir de esa pieza de lencería a la hora de vestir. Ya sea porque le aporta una firmeza perdida al busto, evita su bamboleo o esconde la turgencia de esos pezones (que algunas preferimos no mostrar), el bralette no es opcional. Y aunque en cualquier otra ocasión nos hubiésemos despedido con cierta resignación de la prenda en el probador, este vestido no es uno cualquiera; es nuestro flechazo ¡y queremos una historia con final feliz!

Por eso mismo, tras buscar todo tipo de sujetadores e investigar sobre posibles y aclamados sustitutos, estamos contentas de anunciarte que no vamos a tener que tomar pócimas del boticario como Julieta, sino que, simplemente, con un clic y “añadir a la cesta” hemos logrado lucir nuestro vestido como nunca. Y como el dicho popular dicta que: “Compartir es vivir”, hemos querido ponerlo en práctica mostrándote qué soluciones hemos encontrado para que, de una vez por todas, el sujetador no se vea con el vestido. Estamos seguras de que te van a encantar.

Sin tirantes de Iris & Lilly

placeholder

Ver precio

Es algo básico, pero no es sencillo. En líneas generales, los sujetadores sin tirantes pierden esa sujeción tan deseada con las vueltas de las manecillas. ¿Resultado? Incomodidad, un balanceo del busto cada vez mayor e, incluso, picor o irritación de la piel por debajo del propio pecho.

No obstante, eso no ocurre con una buena elección de sujetador. La firma Iris & Lilly ha ideado este modelo de microfibra disponible en varias tonalidades que está exento de tirantes que, sin necesidad de oprimir excesivamente el pecho, logra sujetarlo a la perfección sin importar la hora qué sea. ¿Por qué? A diferencia de otros modelos probados, cuenta con un relleno ligero, aros y unos elásticos anchos en la zona de la espalda que ofrecen esa sujeción antideslizante que suelen aportar los tirantes.

Para los escotes en pico, sujetador de DotVol

placeholder

Ver precio

¿Tu vestido cuenta con tirantes gruesos y la espalda cerrada, pero un vigoroso escote de pico? Entonces, no se hable más. Este sujetador con forma de U y tirantes multiposición pasará completamente desapercibido gracias al canal pronunciado que tiene entre los senos.

Además, es una opción de lo más cómoda por el contorno inalámbrico que posee con un leve relleno, capaz de elevar el busto e impedir su movimiento.

Con aberturas múltiples, sujetador de Zukulife

placeholder

Ver precio

Con más de 6.000 valoraciones este sujetador le hace frente a cualquier escote que se le presente, ganando la batalla. Con tirantes libres de aguja e hilo, que se ajustan y amoldan a la propia necesidad, esta prenda interior también dispone de un diseño imperceptible en los escotes en V más prominentes.

Cinta elástica, de Tomeek

placeholder

Ver precio

Lo sabemos. Hay escotes que son incompatibles con cualquier sujetador, por eso mismo, esta cinta elástica apta para esconder cualquier seno se presenta con un halo de luz en tu casa. Su uso es bastante sencillo: tan solo tienes que cortar la cinta y acondicionarla para fijar tu pecho. Tranquila, no se moverá a no ser que tú quieras y, además, está hecha con materiales hipoalérgicos que te harán olvidar que lo estás usando porque es ultracómodo.

Pezoneras de Wellqua

placeholder

Ver precio

¿Sin espacio para el sujetador o para las cintas? ¿Tienes un pecho turgente y solo buscas esconder el pezón? Entonces, estas pezoneras de silicona redondas son idóneas para ti; se pegan con absoluta suavidad al pezón todas las veces que quieras pasando completamente desapercibidas.

Pezoneras reutilizables de Challer

placeholder

Ver precio

¿No te convence el anterior modelo? Pues entonces estamos seguras de que este de la firma Chalier, que cuenta con más de 5.000 valoraciones sobresalientes, te va a hacer cambiar de opinión. ¿El motivo? Prescinde de bordes marcados, es decir, puedes llevar una prendaajustada que pasarán completamente desapercibidas. Además, son superresistentes y no irritan para nada la piel.

Lo que sí tenemos claro es que indistintamente de la opción (u opciones) por las que te decantes, vas a lucir tu vestido con auténtico estilazo dejando de preocuparte por lo que se ve o no. ¡A disfrutar!

En calidad de afiliado, Vanitatis obtiene ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables. La inclusión de enlaces no influye en la independencia editorial de este medio: los redactores seleccionan y analizan los productos libremente, según su criterio y conocimiento especializado.

Lo confirmamos. Los grandes flechazos existen. Aunque, tal vez, no son cómo nos los han contado. No, no hemos cruzado una mirada al estilo de Romeo y Julieta con un desconocido (y, en su caso, descendiente del enemigo) y todo nuestro mundo se ha tambaleado. Seguimos un poco escépticas con esa atracción disfrazada de amor, pero sí hemos visto, entre las perchas de las rebajas, un vestido que nos ha dejado completamente obnubiladas.

El redactor recomienda