Logo El Confidencial

San Petersburgo es la nueva Venecia

Los encantos de San Petersburgo, la antigua capital rusa de la época imperial, cautivan a los turistas cada día más. Su poder de atracción es tal

Foto: San Petersburgo es la nueva Venecia
San Petersburgo es la nueva Venecia

Los encantos de San Petersburgo, la antigua capital rusa de la época imperial, cautivan a los turistas cada día más. Su poder de atracción es tal que ya ha superado a la simbólica Venecia en número de visitantes extranjeros: los viajeros enamorados prefieren la distinción del Hermitage al embrujo de los canales.

"San Petersburgo está cada vez más de moda y ya se encuentra en el mismo grupo que otras ciudades con mejores comunicaciones como Praga, Viena y Amsterdam", aseguró a EFE Serguéi Kornéev, vicepresidente de la (UITR).

Según los últimos datos de la Organización Mundial de Turismo (OMT), la antigua capital de los zares recibió más de 3 millones de turistas extranjeros en 2009, datos que coinciden con los que maneja la UITR. "Hemos superado a Venecia en número de visitantes procedentes del extranjero", explica Serguéi Kornéev, vicepreseidente de la patronal rusa del turismo.


De esta forma, San Petersburgo se sitúa en el puesto número 12 de las ciudades europeas más visitadas, cada vez más cerca de Viena, Praga y Amsterdam, que recibieron el año pasado entre 3 y 4 millones de visitantes.

 

Aún por debajo de Moscú

De mantenerse esta tendencia, la segunda ciudad rusa podría superar en pocos años a Moscú. La capital carece del encanto romántico de San Petersburgo, pero cuenta con otros atractivos que la hacen interesante para los viajeros. Por un lado los símbolos del poder como la Plaza Roja, el Kremlin o la descomunal arquitectura soviética de la época estalinista, pero también la posibilidad de tomarla como punto de partida para otros viajes. De hecho, muchos turistas optan por llegar a la capital para, una vez allí, realizar un crucero fluvial que les lleve hasta la antigua Leningrado.

Cada vez hay menos burocracia, mejores hoteles y más puestos de información.

Tradicionalmente, San Petersburgo ha sido, desde su fundación en 1703 por Pedro I El Grande, la ciudad más europea de Rusia, pero ha adolecido de graves problemas de seguridad ciudadana, insuficiente infraestructura hotelera, pobres comunicaciones y exceso de burocracia.

Pese al dramático impacto que la crisis ha tenido en la economía rusa, esos problemas han sido en gran medida subsanados durante los últimos dos años a través de ingentes inversiones del Gobierno local y central. "El número de delitos cometidos contra turistas es menor que en el resto de ciudades turísticas europeas, incluido París. La seguridad ya no es un problema", apuntó Kornéev sobre la ciudad que era conocida antaño como la ‘capital criminal’ de Rusia.

 

Instalaciones hoteleras, información y burocracia

En cuanto a los hoteles, en 2009 "se habilitaron más de 2.000 nuevas habitaciones", aunque su precio sigue siendo prohibitivo para el turista con ingresos medios. Una opción para este tipo de pasajeros puede pasar por acortar la estancia y así ahorrar dinero en alojamiento.

También han mejorado ostensiblemente las facilidades que la ciudad ofrece al turista en forma de quioscos de información en el centro de la ciudad con más empleados que hablan inglés, además de un mayor número de indicadores en alfabeto latino.

Con todo, lo que ha dejado de ahuyentar a los turistas es el hecho de que los trámites burocráticos que apenas habían sido modificados desde la época soviética hayan sido simplificados en los consulados rusos de todo el mundo. "Los turistas ya no sólo vienen a visitar los museos y palacios de los zares, sino que ahora viajan a San Petersburgo expresamente para recorrer sus canales y dar paseos románticos", indicó.

 

Precios iguales para todos

A decir verdad, el río Neva que divide la ciudad en varias partes y sus innumerables canales, que le asemejan a Venecia y Amsterdam, han impedido a los planificadores de la ciudad tender muchas líneas de metro, lo que no deja otra opción al turista sino a andar.

"Cada vez tenemos más turistas individuales, que viajan tras hacer sus reservas por Internet. La UITR [Unión de la Industria Turística de Rusia] mantiene actualmente conversaciones con Yahoo para que ofrezca más información sobre San Petersburgo en la red", comenta.

Además, en una decisión sin precedentes el museo del Hermitage, una de las pinacotecas más visitadas del mundo, adoptará próximamente un precio común para visitantes rusos y extranjeros a petición expresa de la industria turística nacional.

Kornéev explicó que los extranjeros que visitan el museo nunca han llegado a entender porqué se les discrimina frente a los rusos al exigirles que paguen varias veces más por una entrada al Hermitage. En realidad esta práctica está muy extendida en todas las instalaciones culturales rusas, estén en la ciudad que estén. "En ningún otro lugar existe esa práctica", reconoció el responsable turístico.

Entre los principales atractivos turísticos de San Petersburgo figuran sus museos, los palacios de descanso de los zares, sus canales, el crucero Aurora, cuyo cañonazo dio comienzo al asalto del Palacio Real en 1917, sus teatros musicales y de ballet, y las noches blancas de junio.

 

Ocio
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios