Logo El Confidencial
combinados de película

El buen cine, mejor en copa de cóctel

Las palomitas son para los románticos. Ahora lo que se lleva es tomarse un combinado sentado en la butaca de cine.

Foto: El buen cine, mejor en copa de cóctel

Las palomitas son para los románticos. Ahora lo que se lleva es tomarse un combinado sentado en la butaca de cine. Si bien no es algo que vayamos a poder hacer en cualquier sala de proyección a partir de ahora, el festival Film&Cook nos brinda la oportunidad de disfrutar de nuestra peli favorita, cóctel en mano, durante unos cuantos días. Inspirándose en cuatro cintas clásicas, Diego Cabrera, Alberto Pizarro, Sergio Padilla y Héctor Henche, los mejores barmans del momento, han creado cuatro bebidas en homenaje a Casablanca, Como agua para chocolate, La Quimera del Oro y 2001: Una Odisea en el espacio. Un insólito maridaje entre cine y mixología que podrá saborearse los días 9, 10, 16 y 17 de noviembre en la Cineteca del Matadero de Madrid y del 21 al 24 en los Cines Aribau de Barcelona, en el marco de esta sugerente cita cultural que fusiona gastronomía y séptimo arte.

Casablanca, por Diego Cabrero

La romántica historia entre Humphrey Bogart e Ingrid Bergman en plena ocupación alemana ha inspirado a Diego Cabrera, barman de Le Cabrera Bárbara de Braganza y Le Cabrera Casa América en Madrid, a diseñar un cóctel que transporta al público al mismísimo Marruecos de los años 40. La pasión de los amantes representada por el Vermú Rojo y el toque meloso del romero caramelizado, el dramatismo en blanco y negro que evoca el amargo de tabaco y esos sabores adultos, amargos y cítricos del Schweppes Limón Dry, en combinación con las también cítricas notas de la ginebra Tanqueray Nº TEN, dan como resultado una bebida que perfectamente podría haber salido del Café de Rick donde Sam tocaba 'As Time Goes By'. 
10 de noviembre en Madrid y 21 en Barcelona
 
Como agua para chocolate, por Alberto Pizarro
 
La importancia de la gastronomía en la vida cotidiana está representada a la perfección en el este film basado en libro homónimo de Laura Esquivel. Una historia de pasión, celos, familia y costumbres en la que aparecen multitud de ingredientes de la cocina mexicana como nexo de unión y metáfora de los sentimientos de los personajes. Albero Pizarro, head bartender del local Bobby Gin de Barcelona, ha utilizado en su cóctel algunos de esos componentes que aparecen en la película, como la sandía, el chile, la lima y el pomelo, junto a otros habituales de la mixología de México, como el tequila Don Julio reposado y la Soda Premium de Schweppes al aire de cilantro, para integrar al espectador en la historia entre Tita y Pedro de la misma manera que lo hace la banda sonora o el vestuario de la misma. 
17 de noviembre en Madrid y 24 en Barcelona.
 
La quimera del oro, por Sergio Padilla
 
Hito indispensable del cine mudo, la representación coctelera de este film no podía ser otra que la actualización de un combinado clásico donde los haya: el Morning Glori Fizz. Una obra de Sergio Padilla, director del barcelonés Bocachica, en la que todos sus ingredientes aluden directamente a esa fiebre del oro que incita a Chaplin a cocinar y comerse su propio zapato: el whisky Premium Johnny Walker Gold Label, zumo de limón, miel, clara de huevo, romero y jengibre, polvo de oro y, como ingrediente estrella, Schweppes Limón Dry. Padilla ha ido más allá proponiendo además un maridaje a su cóctel a base de pasas bañadas en chocolate y fresas a la menta memorando la famosa danza de los panecillos al más puro estilo bartender pero intercambiando éstos por frutas de la pasión, para recordarnos ese dorado final feliz. 
9 de noviembre en Madrid y 22 en Barcelona.
 
2001: Una odisea en el espacio, por Héctor Henche
 
Héctor Henche, gestor de Fizz Bartenders, ha diseñado su cóctel basándose en el hilo argumental de esta película, que narra la historia de la evolución humana a través de la ciencia-ficción y el simbolismo de Stanley Kubrick. Así, los ingredientes herbáceos (lima, frambuesa y shiso) hacen alusión a la primera parte del film, que transcurre en África y donde un clan de cavernícolas se alimenta de hierbas. La colonización de la luna viene representada por la presentación del combinado dentro de una bolsa de envasado al vacío que alude a la escafandra del astronauta, mientras que el tercer monolito, el de la puerta de las estrellas, se expresa con la Tónica Schweppes Pimienta Rosa. Por último, el viaje de Bowman a su planeta  de origen está escenificado con el vapor con el que se aromatiza el cóctel, a base de especies y flores que representan el origen de los alimentos y cierran el círculo enlazando con el primer monolito. 
16 de noviembre en Madrid y 23 en Barcelona.
 
Además de estas cuatro creaciones especiales, el certamen pone a disposición de los asistentes al festival una barra con algunos de los cócteles míticos del cine: el Whisky Sour que la sensual Marilyn Monroe comparte en La tentación vive arriba; el Tom Collins que bebía Robert De Niro en Los padres de ella; el cóctel Shirley Temple, creado por el barman del restaurante Chasen's de Beverly Hills en honor la a actriz estadounidense; el Vodka Tonic que una melancólica Scarlet Johanson tomaba en Lost in translation; el Orange Whip que pide John Candy antes de detener a los protagonistas de The Blues Brothers o el Gin Tonic del malísimo villano de la película James Bond contra el Dr. No...
Ocio
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios