Los 10 mejores restaurantes chinos en España donde celebrar su Año Nuevo (sin rollito de primavera)

Tampoco arroz tres delicias ni setas con bambú. Vamos a saludar al año 4713 con medusa, tripas de oca, pato laqueado y jiaozi. Como manda la tradición del dragón, la letra Fu de la felicidad y el farol

Foto: Los 10 mejores restaurantes chinos en España donde celebrar su Año Nuevo (sin rollito de primavera)

Ha llegado el momento de 'comer, beber, amar' según la tradición china y si queremos, inspirados por la película de Ang Lee (no confundir con Come, reza, ama, protagonizada por Julia Roberts). Esto no incluye rollito de primavera, ni arroz tres delicias ni setas con bambú; avisados están los incondicionales del fast food más lento. En el menú del Año Nuevo chino, el 4713, que empieza hoy, hay pato laqueado, jiaozi (empanadillas), tripas de oca y mucha medusa. Mucha de esta inspiración culinaria viene directamente, sin transbordos, de la sureña provincia de Cantón. Celebramos en 10 restaurantes españoles el Año de la Cabra con leones, dragones, máscaras, la letra Fu invertida (otro de los nombres de la felicidad) y poemas escritos sobre rojo.

1. Tse Yang

Aquí, en medio del ilustrísimo hotel madrileño Villamagna (Paseo de la Castellana, 22), la comida china tradicional se vuelve glamourosa. La gastronomía del país del Lejano Oriente se sirve en porcelana, entre tapices artesanales y tejidos naturales. Cómo no pensar en Wong Kar-Wai y su inenarrable In the mood for love. Pedirse un arroz de jazmín al vapor con hoja de loto, una sopa de nido de golondrinas Borneo o la otra de los 3 mares es casi un acto de justicia poética. Hay cuatro menús de degustación: el Shangaien, el Pekinés, el Cantonés y el Szetchuan. Está también muy en la línea de Corto Maltés. 

2. Dim Sum Club 

Es la sucursal del Tse Yang en Marbella, o si se quiere su hermano pequeño y digamos más cosmopolita. Porque este club de puertas abiertas que lleva el nombre de los míticos aperitivos (dim sum) viene pasado por la túrmix de la modernidad, abriendo su carta a más de 30 variedades del clásico bocado cantonés: picante, salado y dulce, frito o al vapor, relleno de todo lo que te puedas imaginar, en plato o cesta de bambú y de tres en tres. Como satélites girando a su alrededor, ensaladas, carnes, pescados y arroces al estilo Hong Kong. En el Centro Comercial Costa Marbella (Puerto Banús).

3. Asia Gallery

Otro restaurante chino alojado en 'la gran muralla' de un gran hotel. Esta vez el Palace (Plaza de las Cortes, 7), que es casi una institución en el Madrid real, y con los leones del Congreso como parte del atrezo, por qué no. Lo que se pone sobre la mesa en este rincón asiático son platos cantoneses “en una atmósfera misteriosa y sofisticada de la China de los años 20”; muy cinematográfico, justo lo que queríamos. Los salteados inmediatos de langosta o bogavante con jengibre, las ancas de rana, la lubina al vapor o los dim sum atemperados en cestillos de bambú, son algunas de sus especialidades (y las nuestras).

4. Buen Gusto

Como lo ha pisado nuestro rey jubilado (Don Juan Carlos, cada vez más en el papel de Juan Echanove), esta y no la otra es su carta de presentación. Si buscas diseño, huye. Hemos cambiado de tercio. Pero si lo que quieres es tomar las hechuras, con tu nueva vara de medir, a esta tasca de barrio de, por ejemplo, Shanghái, quédate a vivir un festival gastronómico que, en honor a la cabra, suena ya primaveral: lubina agridulce, navajas al vapor, bolitas de vieira rebozadas o bogavante frito con sal y pimienta. Además, lo puedes pedir para llevar. En el Paseo de Santa María de la Cabeza, 60 (Madrid).

5. Royal Cantonés

Otro clásico chino en el Madrid suburbano y antimoderno (C/ Olvido, 92, en Usera), que tal vez lo empieza a ser, para gastrónomos sin fronteras que rechazan imitaciones. Esto es auténtica comida china, o mejor, cantonesa. ¿Rollito de primavera? Di adiós a la fritanga, porque lo que viene a continuación es una letanía que traerá a tu estómago la paz de Confucio: cazuela de berenjenas con tendones de ternera, tripas de oca con salsa de alubias negras, amor a las denostadas medusas (en ensalada y con codillo de cerdo ahumado), y lo que buscábamos siguiendo el camino zen, raíz de loto rehogada con pasta de tofu.

6. El Bund

Salimos del Madrid del centro para dar la bienvenida al norte con el tono de la comedia francesa de Dany Boon y según las reglas del feng shui (es lo que hay). Estamos en un chalé de tres plantas con terraza y jardín, donde reina el bambú, de la zona de Arturo Soria (C/Arturo Baldasano, 22). Promete los sabores más genuinos de Pekín, Shanghái, Hangzhou y Sichuán, y la cocina cantonesa, o lo que es igual, alta gastronomía china, escoltada por los dim sum, los pequeños bocados, de lo que sea, llamados a “tocar el corazón” (su traducción). Año Nuevo es Fiesta de Primavera, mesa redonda y menú especial, que sirven hasta el 22 de febrero para grupos de ocho. Tapita de medusa, sopa de marisco y algas, cucurucho de pollo al sésamo o cazuela de tofu relleno.

7. León de Oro

Frank Gehry, que estás en las alturas, esta vez hemos venido al Bilbao del 'extrarradio' para caer en la cuenta de uno de esos restaurantes 'garajeros' donde se guarda como el mejor Cadillac la gastronomía bendecida por los maestros, o mejor alumnos, del buen yantar. El León de Oro (C/Fernández del Campo 8) es de los que tienen carta A y carta B, que es la 'china-china' y, por consiguiente, la que hay que pedir: arroz con cerdo y miel, jiaozi, pescado fresco o ensalada de verduras.

8. Río Azul

Barcelona, que celebra el Año Nuevo chino por todo lo alto (desfile el sábado 21 de febrero y gala en el Teatro Nacional el lunes 23), tiene en su guía gastronómica de barrio este dos veces 'chino' (C/ Balmes, 92), que exhibe como especialidad el marisco, con los abalones del cada vez más cercano oriente (ostras chinas que necesitan 18 horas de cocción a fuego lento) a la cabeza, y lo más granado de la cocina cantonesa: pescado al vapor, dim sum, pato de Pekín, medusa, aleta de tiburón o agujas de oro, que son setas. Organiza, además, el Chinal Festival Food. En manos de Wing Fai, que vino de Hong Kong a la ciudad condal en 1978.

9. Wenzhou.

La auténtica comida china en Murcia (Puerta de Orihuela, 9) se sirve en este establecimiento tan propio que tiene hasta su estanque de marisco, su mesa giratoria para grupo y una carta casi infinita, donde encontramos de nuevo las empanadillas, el pato pekinés, la ensalada de medusa y el tendón de ternera. Con el arroz hacen maravillas. En tiempos no muy lejanos daba de comer solo a chinos, muchos precisamente de la ciudad de Wenzhou, pero se corrió la voz: hoy está lleno de murcianos y de quienes simplemente pasaban por allí.

10. Bar Sueca

En Valencia, el honor del mejor restaurante 'chino-chino' lo ostenta este Bar Sueca (C/ Sueca, 65), que no es una tasca patria de las de toda la vida, aunque suene a ello e incluso lo parezca, sino el local donde probar un pollo con guindillas y unas empanadillas que causan furor. Y, sí, también hay pato laqueado. Lo mismo que en Casa Madera (C/ Lorca, 11), que es otro de los más alabados por los devotos de la olla de la abuela, de estas también, a orillas del Turia.

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios