Logo El Confidencial
foodies al sol (y a la sombra)

Terrazas urbanas: cinco bares con espíritu veraniego en el corazón de la ciudad

En estos oasis los urbanitas se sentirán en su estado más natural. Son bares al aire más o menos libre donde recrearse a la luz de la luna o a la del sol mientras se practica el arte del beber y el comer

Foto: El espacio Lounge Estrella Damm, en el Rodilla de la Puerta del Sol de Madrid
El espacio Lounge Estrella Damm, en el Rodilla de la Puerta del Sol de Madrid

No hay nada como los jardines de Epicuro en el corazón de la ciudad, los oasis en medio del asfalto, los respiraderos por los que dejar escapar nuestras prisas. Nos vamos de terrazas para exponernos a las veleidades del aire libre y entregarnos al dulce no hacer nada mientras ojeamos la carta y decidimos qué pedir, a la luz de la luna o a la del sol. Queremos sentirnos urbanitas de manera muy natural. Nos vamos a estos bares tan veraniegos.

La terraza de Rodilla, en Madrid

Sí, son los sándwiches de nuestras horas urbanas más felices y trepidantes, pero en un espacio de diseño, vestido nada menos que por la arquitecta “emocional” Teresa Sapey y en el meollo de la Puerta del Sol (número 13). Ya sabemos que aquí, en Madrid, no hay playa, pero cuesta creerlo desde dentro de este garito que tramaron Rodilla, que ha cumplido ya los 75, y la cervecera Damm, mano a mano, y que se llama Lounge Estrella Damm (se alquila para eventos privados). Aquí son marineros hasta los nudos y a toda costa se han propuesto que estemos por fin relajados, y es de agradecer. No falta una barra gastronómica de tierra adentro, con sofas chéster y mesa compartida para probar los platos de una carta especial. Nos está diciendo a gritos: “¡Ven!”.

Donde Mónica, en Madrid

Tiene fama de chic y, desde luego, con razón, porque este local que apuesta por la comida saludable tiene un jardincito de los que nos gusta conquistar y aun reconquistar en la gran ciudad. En mital del barrio de Salamanca, además (C/ Padilla, 3). Podrás ir a la hora que quieras. Donde Mónica abre entre semana de 8:30 a 23 h, y sábados y domingos de 12 a 24 h, y su cocina no cierra nunca. En la carta, paletilla ibérica con tomate y pan de cristal, ensalada de salmón, wok de noodles con verduras y pollo, foie a la plancha sobre hojaldre de manzana, y tartas para elegir. La casita, te lo advertimos, es casi de cuento (¿de Hans Christian Andersen?). Aquí te podrás poner a la sombra.

El Patio del Café de Bolsa, en Málaga

Está cerca de todo, o sea, de la catedral y del museo Picasso y de la alboratada calle Larios, y con la majestuosa alcazaba de fondo. Este café forma parte del entramado de ocio del hotel Molina Lario (C/ Molina Lario, 20) y tiene, para nuestro recreo, un patio donde refugiarse de los ruidos del mundo y abandonarse a sus propuestas gastronómicas: huevos rotos con patatas y jamón ibérico, lomo alto de ternera retinta trinchada, taco de bacalao a la parrilla o el brownie de chocolate blanco y nueces, frutos rojos a modo de compota y espuma de mojito, a la hora del postre). Claro que también puedes tomar un café, o una copa en el que presume de ser el único Gin Corner de la ciudad. Para colmo, el Patio acoge exposiciones de pintura y escultura, lecturas de poesía y conciertos de música. ¿El horario? De 7 a 24:30 h.

Gott, en San Sebastián

Al Gott iremos a parar sin darnos cuenta porque está en la Plaza de la Constitución, por la que tarde o temprano pasaremos si estamos en Donosti, vayamos de ‘lo viejo’ a ‘lo nuevo’ (o viceversa). Aunque es un recinto cerrado -abierto al cielo, eso por descontado-, esta terraza tiene espléndidas vistas a la balconada que dibuja la plaza, que en tiempos fue coso taurino, y olé. Además, está abierta todo el año (con la primavera apagaron el calefactor y guardaron las socorridas mantas). Para desayunar (bollería o tostadas), para ir de pintxos, empanadas, tostas y raciones de ibéricos, o para probar sus cócteles, empezando por los mojitos.

El Café del Gallery, en Barcelona

Este café a la intemperie es también carne de guía turística, pues nos sitúa en el camino de La Pedrera de Gaudí y del Paseo de Gracia. Está alojado en el Gallery Hotel (C/ Roselló, 249) y compite en exclusividad con sus hermanos: el bar The Gallery Space, para las tapas, y la azotea The Top, para los cócteles. Nos encontramos en un típico patio del Ensanche, entre jardines, y abiertos a lo que pueda venir, en este caso las tentaciones de una carta plenamente mediterránea, que cambia con la estación. Encontrarás platos para picar y compartir (croquetas caseras de jamón o rustido), entrantes (arroz a la llauna de pollo de corral) y segundos platos como el bacalao con crestas de gallo, alcachofa, tripa y piñones. ¿De postre? Lingote de chocolate y haba tonka con polvo de oro.

 

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios