Logo El Confidencial
un 'sí quiero' de película

Cinco lugares para celebrar una boda diferente

Porque no todas las bodas tienen que ser iguales, te proponemos distintas opciones para celebrar un enlace que nadie olvidará

Foto: Cinco lugares para celebrar una boda diferente

Ni castillos románticos ni mansiones majestuosas. Nada más original que decir 'sí quiero' en otros entornos que añaden un extra de sensaciones para los novios y los invitados. Y, de paso, te apuntas a la tendencia de las destination weddings, esto es, casarse en un lugar distinto al de residencia.

UNA BODA BLANCA Y HELADA: THE WINTER IS COMING

La mayoría de las parejas elige la primavera y el verano para casarse. Para todos los demás, los que huyen de la canícula y prefieren el frío, una alternativa de lo más original: formalizar tu relación en una capilla de hielo en la tierra de Papá Noel o cualquier otro país nórdico (y también en Canadá). La boda se celebra a -2 o -5 grados centígrados, rodeados de esculturas de hielo, al calor de cientos de velas. Y para calentar el cuerpo te tomas un refrigerio (un licor con alta graduación y una bebida con vino caliente). 

Los novios pueden llegar en trineo tirado por un reno y, por supuesto, ellos y los invitados pernoctan en el hotel de hielo o en un iglú (embutidos en un saco de dormir y sobre mantas de piel). Por ejemplo, Arctic Snow Hotel, en Laponia, o en Icehotel en Suecia, el primer establecimiento de este tipo que se construyó. Con suerte hasta puedes contemplar una aurora boreal.

EN LAS PROFUNDIDADES DEL MAR CUAL SIRENA

Las mejores playas del Caribe en México (en Playa del Carmen, Cozumel, Isla Mujeres o Cancún) esperan a los novios más aventureros, aquellos que hayan practicado alguna vez buceo y busquen algo verdaderamente original para sellar su amor: una boda bajo el agua recreando la vista con los arrecifes y los pececillos de colores.

Lo más recomendable es casarse con bañador y aletas, pero muchas parejas optan por el vestuario tradicional. Si tú o tus invitados no habéis buceado, imparten unas clases. Otra posibilidad es que los asistentes vean la boda desde la superficie con una gafas de snorkel. Y el ágape, a bordo de un catamarán.

PERFECTA PARA TI QUE SIEMPRE ESTÁS EN LAS NUBES

Si siempre estás en las nubes o quieres sentirte como un pájaro, cásate en un globo. Y no hace falta viajar fuera de España, puede celebrarse en Zaragoza, Aranjuez, la sierra de Guadarrama o cualquier otro sitio sin montañas. Tú pones el cura, los testigos y los invitados (caben 10 personas más el piloto).

El vuelo dura una hora y cuarto aproximadamente y luego te recogen y te llevan al punto de partida o al restaurante para el banquete. Y si quieres invitar a más personas, alquila otro globo.

BAJO TIERRA A LA LUZ DE LAS VELAS

Casarte en un jardín maravilloso en una carpa tiene su encanto, pero resulta mucho más original en una cueva, por ejemplo las de Carnglaze en Cornualles (Inglaterra).

Con tu chico ataviado, por qué no, con el típico kilt (falda escocesa), en un entorno maravilloso, a la luz de las velas y con un lago subterráneo con agua verde azulada. No hace falta que seas espeleólogo ni fan de las tinieblas para atreverse.

LO QUE PASA EN EL GRAN CAÑÓN...

Te has empeñado en casarte en Las Vegas, como miles de parejas de todo el planeta. ¿Y si le pones un pelín de aventura? Un viaje en helicóptero para volar hasta el Gran Cañón (1 hora de idea y otra de vuelta) y celebrar la ceremonia allí (dispones de unos 40 minutos), con unas vistas espectaculares en la garganta natural formada por el río Colorado. Luego, sobrevuelas 'la ciudad del pecado' y te devuelven al hotel en la misma limusina que te trasladó al helipuerto. Una propuesta diferente plasmada en un precioso reportaje fotográfico. 

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios