romper las reglas del juego

¿Es la menstruación el último tabú?

Ser vista con un tampón en la mano da vergüenza. Que una tenista achaque su derrota a la menstruación sorprende. ¿Cómo es posible que menstruar siga siendo un tabú en pleno siglo XXI?

Foto: Imagen: Sarah Maple
Imagen: Sarah Maple
Autor
Tags
Tiempo de lectura8 min

Mientras lees este texto, una de cada cuatro mujeres está menstruando. ¿Cómo es posible que una mujer tenga la menstruación unos 3.000 días a lo largo de su vida y, sin embargo, la regla sigua siendo un tabú? Paseos al baño en los que el tampón se esconde con vergüenza y expresiones con las que se alude a la menstruación sin nombrarla mediante escondites lingüísticos, que lejos de ser eufemismos refuerzan la imagen negativa de la regla, son la prueba fehaciente de que menstruar todavía genera reparo

La televisión y el cine están plagados de gags en los que la menstruación es el motor de la broma o termina por ser asociada con el horror más absoluto (sí, hablamos de Carrie). Kat Lazo, responsable del canal de YouTube TheeKatsMeoww, señala cómo los hombres suelen hacer bromas en los medios acerca de algo que ellos jamás han experimentado. “Por eso son tan exagerados e inverosímiles”, aclara. "Escondemos los tampones porque la menstruación es un tabú, un hecho innombrable, un proceso desconocido del que las mujeres, las personas menstruantes, no han podido escribir ni generar conocimiento en torno a su experiencia. Para explicarnos hemos tomado palabras que no son nuestras, que no nos saben, que no nos dicen y nos niegan. Es un tema tabú porque negamos que lo sea. Porque creemos que ya está superado. Pero no hay nada a superar y hay un todo por nombrar desde la experiencia femenina", aclara a Vanitatis Erika Irusta R. R de Rodríguez, pedagoga especialista en educación menstrual.

MENSTRUAR CON ORGULLO

Por cierto, ¿qué ocurriría si los hombres menstruaran? Gloria Steinem se hace esta pregunta en If Men Could Menstruate. Señala que presumirían sobre cuánto les dura y harían de la menstruación algo loable y masculino. Los jóvenes hablarían de ella como del comienzo de su hombría y se harían encuestas que demostrarían que los hombres hacen mejor deporte y ganan más medallas durante la menstruación. Hablamos con dos mujeres que muestran abiertamente su orgullo por menstruar: Erika Irusta R. R de Rodríguez y la periodista Diana Aller. "Menstruar nunca ha molado tanto y yo te lo voy a demostrar" es el lema de Erika. ¿Por qué nos sorprende eso de que menstruar mole? "Menstruar mola, pero en esta sociedad duele. Nos sorprende que alguien señale que el error no somos nosotras, porque es lo que hemos aprendido a creer. No, mi cuerpo no está defectuoso. La cultura que me ha enseñado que mi cuerpo no cabe, que es un fallo, que duele y estorba, es la que está defectuosa; no yo, no tú, ninguna de nosotras", cuenta a Vanitatis

La periodista Diana Aller quiso saber qué se sentía al ser mujer y dejar de menstruar. Pasó ocho años de su vida sin regla con el DIU Mirena, de Bayer. Le preguntamos cómo fue su experiencia.“Vives más despegada de la naturaleza. Pensaba que no me iba a gustar volver a menstruar, pero la verdad es que me encanta. He retomado un salvajismo maravilloso, las emociones son más auténticas y sexualmente todo es mejor. Con la regla soy más consciente de todo, tengo mayor capacidad de tomar decisiones”, nos cuenta.

SEXO Y MENSTRUACIÓN

Diana hace referencia a la sexualidad, campo en el que la menstruación encuentra otra traba. De hecho, Gloria Steinem bromea en If Men Could Menstruate sobre cómo los hombres intentarían hacer creer a las mujeres que el sexo es más placentero "durante esos días al mes".

Son muchos los hombres a los que les desagrada tener relaciones con una chica que está menstruando y las mujeres, en muchas ocasiones, comprenden y comparten el pensamiento. Desde Sexólogo Barcelona nos llegan los beneficios de tener relaciones sexuales durante la menstruación:

- El sexo puede ayudar a aliviar los síntomas pre o post menstruales si usted consigue un orgasmo.

- Las endorfinas liberadas durante el orgasmo son analgésicos naturales y elevadores del estado de ánimo, lo que puede aliviar los calambres, dolores de cabeza, leve depresión e irritabilidad asociados con períodos.

- Algunas mujeres también afirman disfrutar más del sexo cuando están menstruando debido a los sentimientos de plenitud en las áreas pélvica y genital.

MENSTRUAR CON VERGÜENZA 

El documental La Luna, de Diana Fabiánová, comienza con una reportera preguntándole a diferentes hombres por la calle qué piensan al oír la palabra menstruación. Todos se incomodan y emplean adjetivos como “desagradable” o “inapropiado”. “¿Qué mujer se dirige al baño exhibiendo en sus manos una compresa mientras camina por su oficina o por un restaurante? La esconden, la guardan en su bolsillo o en su cartera. La menstruación sigue siendo tabú", explica Diana. La regla se vive con vergüenza, y la eslovaca cree que a las marcas les interesa que así sea. 

Yo creo que para ellos es muy importante que siga la vergüenza frente a la regla como un estigma. Si estás preocupada ante la posibilidad de que alguien se entere de que estás menstruando, vas a ser mucho más cuidadosa y vas a doblar la protección. Muchas mujeres incluso usan tampón y compresa a la vez para que no haya ningún sobresalto”, cuenta a El Tiempo. "Menstruar es una realidad incómoda. Menstruar 'no está 'superado'. De hecho, tratar de superar la menstruación es una evidencia de que algo nos ocurre con ella. Sí, es un hecho fisiológico, pero en torno a ella hay todo un simbólico que nos pone en evidencia. Culturalmente la menstruación sigue invocando a la vergüenza, a lo incómodo, al cuerpo que se obceca en ser diferente al cuerpo hegemónico", explica Erika Irusta R. R de Rodríguez. 

Erika organiza talleres como el Taller de Autoconocimiento del Ciclo Menstrual. "Mis propuestas presenciales y on line son espacios educativos para que, entre todas, podamos investigar y generar conocimiento en torno a la experiencia de ser una mujer menstruante. Diseño material y dispongo entornos para conocer nuestras fases hormonales y nombrarnos desde la experiencia propia y colectiva, y así habitar nuestro cuerpo cíclico desde el gozo, el placer, el mimo... desde donde cada una decida: mis hormonas, mis reglas", explica.

Hoy la menstruación se vive desde el silencio. “Las mujeres tienden a esconder el hecho de que están con la regla de los demás, especialmente de los hombres. Por ello, hacen muchos esfuerzos para no ser vistas con un tampón en la mano camino del baño”, escribe Rebecca Ginsburg en su estudio Don´t tell, dear: the material culture of tampons and napkins. El primer anuncio de compresas fue en 1896 por parte de Johnson & Johnson, pero no funcionó porque se consideró poco oportuno. Hasta 1985 no se dijo la palabra 'período' en la televisión americana. Fue Courtney Cox la encargada de hacerlo como imagen de Tampax. Chella Quint lucha desde su proyecto, #periodpositive project, por hacer que las mujeres no vean la menstruación como algo vergonzoso. “Si tienes la regla, es una señal de que tu cuerpo funciona a la perfección”, señala.

Un texto del Viejo Testamento acerca de la profanación por los períodos menstruales aparece en Levítico 15:19-30. Ahí se habla por primera vez de la menstruación como estigma. “Quizás sea el vínculo con la reproducción y con el parto los que hacen del ciclo menstrual algo misterioso. Sangrar suele ser señal de tener alguna lesión: nuestros antepasados pueden haber visto el hecho de sangrar de forma cíclica como algo supernatural”, señala la doctora Miranda A Farage, autora de The Vulva: Anatomy, Physiology and Pathology.

DEL SILENCIO A LA PRENSA Y LA TECNOLOGÍA

Heather Watson (Imagen: Gtresonline)
Heather Watson (Imagen: Gtresonline)

La prensa se quedó de piedra cuando la atleta olímpica Uta Pippig terminó la maratón de Boston con sangre entre sus piernas. La menstruación realmente es un tabú en el deporte, y ha sido la tenista Heather Watson la encargada de achacar a la regla su derrota en el Open australiano. La extenista Annabel Croft contó a The Guardian cómo estas declaraciones la habían sorprendido y emocionado. Como deportista, la regla siempre le había preocupado. “Con esas faldas cortas y blancas siempre tenía miedo a mancharlas durante la menstruación. Mi madre me mandó unas braguitas enormes que eran como un gorrito de baño. Funcionaban”. Ahora tiene su propia firma de lencería a prueba de manchas inoportunas, Diary Doll, muy popular entre deportistas y mujeres que se dedican al mundo de la hípica.

Por cierto: una de las novedades del iOS 9 es que su Healthkit registra ahora los periodos de ovulación y menstruación en mujeres.

¿Conseguirán estas novedades que la menstruación deje por fin de ser un tabú?

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios