Cómo vivir el dulce placer del goro goro en cuatro ciudades
  1. Estilo
  2. Ocio

Cómo vivir el dulce placer del goro goro en cuatro ciudades

El termino japonés 'goro goro' o lo que en España llamamos 'remolonear' y en Italia el “dolce far niente” marca tendencia universal. Estrategias diseñadas por chamanes

Foto:

El termino japonés 'goro goro'o lo que en España llamamos 'remolonear'y en Italia el 'dolce far niente'marca tendencia universal.Estrategias diseñadas por chamanes de la publicidad que dan a las sensaciones la justa medida, para conseguir que el cliente se sienta lo más zenposible en los establecimientos hoteleros. Fórmulas para que se elimine la energía estática del cuerpo a través del contacto con sus mascotas, terapiasantiestréspinchando tu propia música o encontrar un pequeño paraíso marítimo en ciudades del centro de la península. Todo ello reforzado con almohadas mezcla de salviasy pétalos de flores que combinan a la perfección con los sabores delregaliz y los colores índigos, que sumergen al más inquieto en el más profundo de los ensoñamientos.

Madrid: Índigo y el mar urbano

El diseño del hotel Índigo Madrid como hotel boutique es fresco y relajante. Con un cuidado diseño impregnado de la energía de la avenida más importante de la capital,la Gran Vía, uno es capaz de tocar el cielo desde su espectacular terraza. Teresa Sapeyha conseguido que el centro de Madrid tenga su playa particular en el centro de esta avenida. La italiana encargada de diseñar el espacio, ubicado en la planta superior de este establecimiento hotelero, ha sabido diferenciar las dos zonas: la terraza, de ambiente mediterráneo-marinero, y otra zona interior con barra tradicional, sofás chéster y mesas compartidas. El diseño de la terraza, de enfoque multifuncional, está pensado para acercar el ambiente costero al mismísimo corazón de Madrid, e invita a relajarse y disfrutar del tiempo estival, mientras se degusta cualquiera de los productos de la carta gastronómica diseñada especialmente para este espacio.Para ello se han servido de los materiales, descontextualizados, para traer al ambiente 'goro goro'a cualquier cliente que llega cansado de patear la ciudad.

El interior del hotel ha sido el telón de fondo para muchas películas y escenas de inspiración para innumerables canciones. Hacer el recorrido desde dentro, a través de sus murales y fotografías, sus detalles y mobiliario, te transportan al ritmo urbano de la capital. El establecimiento quiere sumergirse en el mismo espíritu de modernidad e innovación que caracteriza al resto del barrio. Gran Vía ha jugado siempre con los nuevos movimientos, desde la primera línea de metro a las grandes noches de estreno de películas de Almodóvar. Su vida ha visto una sucesión de innovaciones impresionantes: los primeros grandes almacenes de la ciudad,los primeros teléfonos públicose incluso el primer rascacielos de Europa. El hotel Índigo Madrid con sus 63 habitaciones, todas singulares, es el lugar perfecto para alojarse y vibrar en una noche de verano. Su planta 12 es el talismán donde se puede tocar el cielo de Madrid.

Conil: La princesa y el guisante

Nombre de cuento para un hotel esencial, lógico, amable. Sugiere ternura, prolongación y traspasar el umbral de lo corriente. Su propietaria, María Poblador,ha intentado tildarle de una píldoraromántica y mucha narración de páginas de colores con una terraza abierta al mar. Al mar solo los días despejados, a los tejados del pueblo la mayoría de los días. Llegar hasta ahí resulta sencillo, lo cual es todavía más prometedor. Conil es uno de los pocos lugares que ha sabido conservar su estructura urbana, lo pintoresco de un pueblo arábigo-andalusí. Y quizá también, porque sus vecinos han impuesto la peatonalización del casco histórico,se enhebran las calles hasta llegar a la calleja medieval, donde nos encontramos con el guisante del cuento. Este delicioso hotel plagado de encantos desde que uno entra hasta que sale. La filosofía empresarial de este negocio está enfocada en el trato exquisito y esmerada atención a todos los clientes que arriban a sus instalaciones para pasar unos días de descanso.

Todos sin excepciónson tratados como si fueran de sangre real. Es el lema de sus creadores. La luz del litoral gaditano aporta calidez a los decorados. Un patio central da paso a la azotea por una escalera de caracol, en forja, que asciende hasta el ático. Aquí una buganvilla, allá unos geranios y por doquier hamacas y cojines para tocar la luna mientras degustas una copa de cava al relente nocturno. A diferencia de la princesa del cuento, nadie se encontrará una molestia, ni siquiera un guisante bajo un colchón. Sus mascotas son las mejor cuidadas. Siempre a cuerpo de rey. Este cuento de Hans Christian Andersen sirvió de inspiración a Juan Antonio Poblador para decorar este enclave con un toque minimalista y divertido, y ante todo calado de buen gusto. De puertas adentro, el palacio muestra unos dormitorios de cuento. Aquí Juan Antonio ha querido recrear el mundo de susprincesas urbanas con unos murales y una ambientación que él mismo diseña. Sus 11 habitaciones están cargadas de efectossensoriales yoníricos.

Málaga: del palacio de Santa Catalina al cielo del Molina Larios

Cuando Felipe IVconstruyó la fortaleza en el monte de Santa Catalina para defender la ciudad de Málaga de los ataques enemigos, nunca sospechóque este lugar sería un hotel tan particular para los viajeros. El conde de Mieresdecidió construir su residencia junto al fortín. Un palacio de estilo neoárabe proyectado por los arquitectos franceses Levard y Lahalle, que domina la bahía de Málaga y que es el álter ego de sus propietarios. Todo el hotelito orbita en torno a la grandeza primero, un piscolabis en el patio si es de noche, a la tenue luz de las estrellas. Después, la subida de escaleras con las maletas hasta la habitación.Ecos de jazz fluyen desde el salón. Por una escalera de caracol en acero y cristal se descuelga la voz rota de Billie Holiday. Quien solicite un evento especial, puede alquilar todo el castillo y disfrutarlo en exclusiva.

Es un escondite de los sentidos que aprovecha el antiguo aljibe de la fortaleza para transportarnos al infinito. Hoy en día, el castillo de Santa Catalina ha sido reconvertido en un hotel monumento declarado Bien de Interés Cultural, manteniendo el lujo y la categoría de un palacio señorial, rodeado de jardines y con espléndidas vistas al mar.Para los que quieran practicar el 'goro goro'y noalejarse delcorazón de Málagaestá el hotel Molina Lario, otro boutique de 4 estrellas superiorque cuenta con una situación privilegiada en el corazón de la ciudad del cenachero. Es un establecimiento con encantoformado por dos edificios rehabilitados con fachada original del s. XIX y un tercero completamente nuevo, que integran un conjunto hotelero único a espaldas del centro neurálgico.

Enfrente de la catedral, a escasos metros del puerto, del museo Picasso y de la zona peatonal de la ciudad, uno está a tiro de todo.Sus 103 habitaciones, de distintos estilos, están pensadas para que uno se sientacomo en casa y para que no le falte de nada, ya que cuentan con múltiples detalles. Uno de estos detalles es que incluso uno puedepinchar su propia música en la terraza del hotel como si fuese un DJde moda.En el restaurante El Café de Bolsa, que alberga el patio, se puede degustar una selección de tapas o una original carta de cócteles en la terraza de la azotea, La Piscina Lounge.

Granada: dulce almohada y regaliz enRoom Mate Leo

Llegar a Granada y tener el insólitopero verídico espectáculo de la Alhambra enfrenteconvierte a esta ciudad en el destino anhelado por quienes no renuncian a olfatear la historia. Sales a la calle y ahí está ella, siempre vestida de jazmines. El hotel Room Mate Leo recoge a la perfección sus vistas. Está situado en pleno centro comercial de Granada. La fachada e interiores han sido totalmente renovados, y a tiro de piedra se encuentra todo el meollo de tiendas de moda más famosas, de los bares de tapas, restaurantes y teatros, a la vez que los monumentos más importantes: la Alhambra, la catedral, la Capilla Real.

Pero lo mejor de este establecimiento es su privilegiadaterraza ubicada en la última planta, desde donde se disfruta de unas vistas espectaculares de la ciudad de Granada y su Alhambra, mientras degustas una bandejita de 'chuches supremas de regaliz'. Esta cortesía de esta marca hotelera ya es uno de los clásicos que más gusta a los clientes. Lo mismo que sus almohadas, que, aunque la cadena Room Mate no tiene carta como tal, dicen que las suyas son lo mejor del hotel y las más apreciadas por sus huéspedes. Las pasadas Navidades las mandaron como regalo a los más habituales a sus instalaciones. El desayuno, de bufé, es original y la calidad de sus elaboraciones es exquisita. Propio de paladares distinguidos.

Granada Viajes en familia Viajes Hoteles