Logo El Confidencial
un trago de elegancia

Un festival de verano sofisticado que cambia la electrónica por la ópera y la danza

El programa musical estival no solo se compone de rock, electrónica e indie. El Festival Castell de Peralada cambia los códigos de la cultura veraniega con sofisticación, arte y cultura

Foto: Un festival de verano sofisticado que cambia la electrónica por la ópera y la danza

Las bicicletas son para el verano, pero ante todo lo son los festivales musicales. Mientras que Coachella da el pistoletazo de salida al universo musical bajo el sol, festivales como el Sónar, el Primavera Sound y el FIB han fijado en nuestra mente la idea de que el indie y la electrónica son los únicos géneros que desfilan por los festivales estivales. El Festival Castell de Peralada es la prueba fehaciente de que no todo son guitarras y sintetizadores. 

Se trata de una apuesta por la excelencia de las propuestas artísticas en la lírica y la danza, con una programación que inauguró la compañía Béjart Ballet Lausanne (con clásicos como Boléro o las Siete danzas griegas) y en la que La Fura dels Baus homenajeó a Manuel de Falla cuando se cumple el centenario del estreno de su Amor brujo. Este sábado 1 de agosto asistiremos al estreno de la célebre ópera Otello de Verdi, presentada por la Orquesta y el Coro del Gran Teatre del Liceu de Barcelona, y la próxima semana, en su apuesta por la vanguardia cultural, el festival sorprenderá con la presentación de 4Carmen, que ofrece cuatro miradas diferentes del mito de Carmen con una puesta en escena de Marc Rosich.

EL 'DRESS CODE' CAMBIA: DE LAS PLUMAS A LAS AMATISTAS

Coachella ha hecho de los tocados con plumas y de los shorts denim deshilachados un uniforme de los festivales de verano que le siguen. La fiebre sporty ha convertido a las deportivas runner en el calzado oficial de los conciertos estivales, aunque este año las gladiadoras y los ugly shoes reclaman su sitio. Sin embargo, el Festival Castell de Peralada impone otros códigos de estilo. Te recomendamos un minivestido con aplicaciones y bordados florales sobre tul de Valentino de aire bohemio, ideal para combinar con unas bailarinas de piel con lazada de Zara y una cartera de mano en piel de cordero con asa de cadena trenzada de quita y pon de Malababa. Nada como unos pendientes de Paloma Picasso para Tiffany & Co. de amatista y una sortija con esmeralda y amatista de Aristocrazy como joyas que completen el look.

DE LA CERVEZA AL CÓCTEL SOFISTICADO

La ópera también se bebe, pero no en vaso de plástico ni en tercios, sino en vasos high ballThe Macallan, de la mano de Fizz Bartenders, propone un cóctel muy especial en homenaje a la obra que estrena el Festival de Peralada este fin de semana, y que toma como referencia los ingredientes más representativos de la gastronomía chipriota, enclave donde se desarrolla la ópera Otello, de Verdi. Como en un plato gourmet, de alta cocina, en un buen cóctel -todo cuenta- todos los ingredientes deben de ser premium. Un buen cóctel se construye como un buen plato, la materia prima principal, el protagonista, el aderezo, el condimento… Lo importante es mezclarlos adecuadamente para que los matices y notas aromáticas del whisky se potencien y no se enmascaren.

La tendencia actual pasa por una vuelta a los clásicos olvidados, ahora desarrollado con destilados Premium: “En España estamos desterrando la idea de que hacer un combinado con un destilado de alta calidad es cargarse el producto. Precisamente es al contrario: el resultado es mucho mejor. Y al ser España un país donde se consume principalmente whisky, es el momento para usar los de mejor calidad para innovar su consumo. Si antes fue el momento del mojito o del gin-tonic, ahora es el momento del whisky”, afirma Héctor Henche, director creativo y fundador de Fizz Bartenders.

Para el cóctel de Otello, explica cómo se han combinado “ingredientes típicos de la gastronomía local como la naranja, la fruta por excelencia en la isla de Chipre, y otros elementos tales como el dátil, las almendras y otro de los cítricos habituales en el mar Mediterráneo: el limón". Esta explosión de sabores con ecos chipriotas marida a la perfección con los matices organolépticos de The Macallan ‘Amber’.

Esta es la receta de ‘Otello’ by The Macallan

  •  4 cl. The Macallan 1824 Series ‘Amber’
  •  4 cl. Zumo de naranja
  • 2 cl. Zumo de limón
  •  1 cl. Jarabe de dátil
  • 0,5 cl. Jarabe de almendras

Se introducen los ingredientes y el whisky The Macallan junto con un poco de hielo en la coctelera y se agita enérgicamente para conseguir una mezcla homogénea. La combinación se ha de servir en un vaso tipo high ball. Como guinda, se decora con un twist de naranja.

NO SOLO MÚSICA: ENCLAVES CHIC EN LOS QUE DISFRUTAR EN PERALADA 

  • Cotton Club Peralada, para tomar un cóctel

Disfrutar de un cóctel al aire libre es posible en este pub, un espacio chill out en el que los artistas invitados al certamen y el público disfrutan de las noches estivales. Horario: a partir de las 21:30 h las noches de espectáculo en el auditorio.

  • La terraza del lago, para una cita romántica

En el exterior del Restaurant del Castell podrás disfrutar de un ambiente íntimo (solo caben 44 personas) en el que saborear una cena romántica con tu pareja mientras las vistas al lago y los jardines del castillo se convierten en los acompañantes silentes de la velada. Horario: a partir de las 20.45. Los días de espectáculo desde las 20 h. Precio: menú 55 € con IVA incluido.

 

  • Snack Bar, un tapeo distinto con clase

En este festival todo es diferente, y las tapas no iban a serlo menos. Nada de patatas bravas o boquerones en vinagre. El Snack Bar, situado dentro del casino, cuenta con una carta llena de platos de estilo mediterráneo y del Ampurdán. Horario: a partir de las 20.45. Los días de espectáculo desde las 20 h. Cocina abierta hasta las 02:00 h.

LA MÁQUINA DEL TIEMPO VIP

Mientras que en Coachella podrías encontrarte con Alexa Chung o con Poppy Delevingne, El Festival de Peralada habría sido el lugar preferido de personajes como Ava Gardner, Churchill o George Bernard Shaw, grandes amantes del arte y del whisky de malta más sofisticado. "Espero vivir hasta los 150 años. El día que muera quiero hacerlo con un cigarrillo en una mano y un whisky en la otra", dijo Ava Gardner. Humphrey Borgart se arrepintió de no haber sido fiel a esta bebida. Sus últimas palabras fueron: "Nunca debí cambiar el whisky por los martinis". 

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios