Camino de Santiago: 11 actividades inesperadas que puedes realizar en Balaguer . Noticias de Ocio
a las puertas del pirineo leridano

11 actividades inesperadas que puedes realizar en Balaguer

Ni te imaginas todo lo que puedes hacer en este pueblo de la comarca leridana de La Noguera. Desde jugar a ser Indiana Jones hasta descender el río o navegar en una barca customizada

Foto: FOTO: Arthur F. Selbach
FOTO: Arthur F. Selbach

Dejarse caer por esta antigua ciudad musulmana situada a las puertas del Pirineo leridano nos revelará que pueden hacerse un montón de actividades sorprendentes sin toparse con hordas de turistas. Aprovecha ahora… ¡que aún no la han descubierto!

1. Convertirte en buscador de oro

Se han adecuado las estancias de un antiguo molino de harina que aprovechaba la fuerza del agua para crear el Centro de Intepretación de Oro del Segre, ya que la ciudad explotó sus recursos acuíferos desde la época andalusí. En el centro –al que puede accederse gratuitamente– se pueden adquirir unas bolsas de arena (por 3 €) para experimentar qué se siente al descubrir minúsculas pepitas de oro al utilizar los lavadores dispuestos para tal fin. ¡Los críos se lo pasan en grande!

2. Navegar en una barca customizada

Es probablemente la fiesta más loca de la ciudad. La Transsegre es una carrera que consiste en bajar por el río (desde Camarasa hasta Balaguer) en barcas que los participantes deben construir ellos mismos y que suelen decorar con temas que pueden ir desde hawaianas hasta animales marinos. Al final lo más importante es pasárselo bien, refrescarse al caerse al agua y disfrutar de las actividades y conciertos que se organizan a orillas del río. En realidad, ¡casi nadie se fija en quién ha ganado! Ya son más de 30 años celebrando esta fiesta que reúne a miles de personas de toda España.

3. Mercadear

El rey Pere I concedió a la ciudad el derecho a perpetuidad de celebrar un mercado cada sábado en el año 1211… Un siglo más tarde se emitió otro privilegio para que los judíos pudieran celebrar su propio mercado los miércoles. Esta semilla explica que actualmente –además de las paradas tradicionales de alimentos y ropa que llenan hasta el último rincón de la Plaza Mercadal– los sábados se celebre también un mercado de proximidad (también denominado de kilómetro 0) en la Plaza del Pou y un mercado de antigüedades en la Calle Campllong. Además, se celebran ferias tan curiosas como la Q (dedicada a los productos gastronómicos de calidad), la de chapas de cava… y la Slow Food, dedicada a la alimentación y salud desde un prisma de consumo ético, sostenible y solidario, que ya va por su octava edición.

4. Hacer el ‘Indi’

No, no hablamos de hacer el indio ni de emular a los seguidores de la subcultura contemporánea surgida de la música independiente… sino de buscar restos arqueológicos cual Indiana Jones (aunque con menos peligros). En Balaguer hay dos importantes yacimientos: el del Castell Formós (normalmente cerrado al público ya que se continúa excavando en él) y el del Plà d’Almatà. Este segundo constituye el lugar donde durante el siglo VIII se estableció un asentamiento militar de las tropas árabes y bereberes que seguían la ruta del río Segre en su camino hacia la conquista de Europa. Aquí se han excavado y museizado cuatro grandes casas y una parte de calle de lo que se denominó originalmente Madina Balaguer. Está abierto al público de martes a domingo de 11.00 a 20.00 (horario de verano).

5. Descubrir los votos de cera

En el interior del conjunto del Santo Cristo, actualmente formado por iglesia, convento, casa rectoral y hotel sorprende una estancia repleta de brazos y piernas… de cera. Resulta que los feligreses se encomiendan a la estatua cuando se rompen alguno de estas extremidades y encargan una reproducción de la misma para sanar antes. El resultado da un poco de yuyu, y quizá por eso en los últimos años lo han tapado parcialmente de forma que quede algo escondido.

6. Disfrazarse de noble (o plebeyo) medieval

Durante tres días de septiembre (este año serán el 18, 19 y 20) se celebra la fiesta de la Harpía, que debe su nombre a una figura musulmana mitad ave mitad humana (única en la península) que se encuentra en el Museo de La Noguera. Durante estas jornadas uno puede alucinar con el encuentro internacional de grupos de recreación medieval, participar en los campeonatos de alquerque (una antiguo juego de mesa de Medio Oriente), visitar los campamentos que se plantan a orillas del río, disfrutar con el teatro, aprender en la muestra de oficios o apostar en las demostraciones de tiro con arco, hacha y cuchillos. Todo en una ciudad que se engalana especialmente para conmemorar un pasado glorioso.

7. Peregrinar

En Balaguer se juntan precisamente dos rutas del camino de Santiago: el camino catalán, que va de Montserrat a San Juan de la Peña, y el camino del Segre, que baja desde Francia y La Seu d’Urgell y que actualmente están estudiando para marcar exactamente por donde discurría algunos siglos atrás. Es por eso que hay tantos guiños a los peregrinos en esta ciudad: un reproducción de San Jaime en la cruz de término, un medallón de Santiago y Santo Domingo en la Església de Sant Domènec, una antigua calle con el nombre del santo, una pequeña hornacina con una talla reciente del caminante de la concha, una pequeña capilla dedicada a San Jaime… Recientemente han abierto un coqueto albergue para peregrinos en la casa que la escritora Teresa Pàmies donó a la ciudad (C/ Pintor Borràs, 12).

FOTO: Lauren Sansen
FOTO: Lauren Sansen

8. Saborear un dulce

Si hay un personaje popular de Balaguer y que aparece en las noticias año tras año, ese es el pastelero Lluís Muixí. Su fama se debe a que, siguiendo la tradición familiar, trabaja en el obrador y elabora cada Semana Santa figuras gigantes de chocolate y caramelo (ha esculpido a base de cacao y azúcar a Salvador Dalí, Johan Cruyff, Miguel Indurain, la Sagrada Familia de Barcelona, la Giralda de Sevilla…). Conviene saber que en el primer piso de su pastelería hay un pequeño museo en el que se exhiben algunas de sus obras más emblemáticas. Recomendamos visitarlo y después comprar algunos de sus dulces más apreciados que se venden en la Pastisseria Muixí (Plaça de la Sardana, 4): los pasteles del Sant Crist, las delicias de Balaguer o los gormandets de la Noguera.

9. Pasearse por la muralla

Casi medio kilómetro de muralla se ha acondicionado para poder pasearse por la misma altura que lo hacían los soldados que custodiaban la ciudad hace varios siglos. Desde esa posición es fácil imaginarse lo práctico que resultaba el otear al enemigo a distancia, cuando la gran muralla rodeaba completamente la ciudad. Vale la pena quedarse por la noche para poder ver la iluminación, que debe apagarse a las 23.00 para no contaminar lumínicamente, ya que Balaguer es uno de los municipios que recomienda la Fundación Starlight como destino turístico.

10. Pescar en el Segre

Es habitual ver pescadores que en medio de la ciudad tiran la caña al río; solo se necesita la licencia preceptiva para practicar este deporte, de la que te ofrecen toda la información necesaria en el ayuntamiento. A lo largo del año se celebran diferentes concursos: 24 horas de pesca en Balaguer, Liguila del Frío, Liga de Agua Dulce, A Mosca…

11. Comer… muy bien

A pesar de que un antiguo refrán catalán recomienda almorzar antes de ir a Balaguer o llevarse un pan si uno pretende quedarse a comer… la verdad es que es todo un descubrimiento a nivel gastronómico. Desde el antiguo Cal Xirricló (C/ Dr. Fleming, 53. Tlfno: 973 445011 ), que con más de 60 años, 3 generaciones al frente y los últimos cinco años recomendado por la Guía Michelin lo avalan más que de sobra–, hasta el nuevo Casa Cassó (Pça. Mercadal, 11. Tlfno: 628 805509), que te sorprende con unos calamares a la romana con perejil fresco y romesco o con un steak tartar dignos de un príncipe. Pero eso no es todo: Bar Rúbies, La Garrafeta, Les 3 Bruixes, El Niu, La Sal, Las Vegas… son solo algunos de los imprescindibles.

Y es que en esta ciudad del buen comer es habitual que te encuentres con el fin de semana de 'la tapa a 1 euro', con un sábado en el que varios bares ofrezcan su versión del bocadito de patata… o cualquier otra excusa que sirva para desterrar para siempre jamás el dichoso refrán.

 

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios