Logo El Confidencial
Sin filtros

Hablemos del parto sin tapujos, como lo haría Cardi B

La rapera norteamericana dejó a todos con la boca abierta cuando aseguró, durante una entrevista en el late show de Jimmy Kimmel, que su bebé “rompió mi vagina”

Foto: Cardi B en los American Music Awards. (Getty Images)
Cardi B en los American Music Awards. (Getty Images)

En horario de máxima audiencia y en uno de los programas más reputados y seguidos de Estados Unidos, Cardi B no se lo pensó dos veces. No estaba dispuesta a continuar con ese discurso irreal, en la mayoría de los casos, que envuelve el acto de dar a luz. El milagro de la vida, lo llaman algunos. Una verdad biológica universal que la sociedad se ha empeñado en dulcificar sin saber muy bien por qué.

Parir es un acto biológico totalmente normal, pero no hay que olvidar que también comprende dolor, sufrimiento e inquietud. Sin embargo, muchas mujeres tienden a no expresar en voz alta la parte amarga de dar a luz y solo cuentan que lo importante es el inmenso amor que sienten hacia esa criatura que acaba de nacer. Y es que una cosa no quita la otra.

Quizá por eso las palabras de Cardi B resonaron con fuerza en los oídos de millones de espectadores. “¿Dar a luz fue más fácil o más duro de lo que te imaginabas?”, le preguntó Jimmy Kimmel sin esperar una respuesta tan sincera. La rapera no se lo pensó dos veces: “Ella (dio a luz a una niña llamada Kulture) rompió mi vagina. Y me pregunto por qué nadie te dice eso. Nadie me advirtió tampoco de que iban a cortarme la vagina”.

Obviamente, Cardi B se refiere a que tuvieron que realizarle una episiotomía, que consiste en un corte quirúrgico en el perineo (concretamente en la parte que se encuentra entre la vagina y el ano) para agrandar la abertura vaginal y facilitar el parto. Algo de lo que, ¡sorpresa!, nadie la había avisado. Seguramente lo oyó comentar alguna vez de pasada a alguna amiga o familiar, pero nunca le informaron claramente de todo lo que podría pasar durante el parto.

Es cierto que no se trata de que ahora nos fijemos solamente en lo terriblemente doloroso y visceral que puede ser dar a luz, pero tampoco podemos obviar que es un proceso que conlleva algunos riesgos. Todos ellos, en su gran mayoría, controlados gracias a las técnicas médicas de las que disponemos hoy en día.

Cardi B no fue la primera en desmontar el mito

Antes que ella, Keira Knightley ya escribió un sincero ensayo titulado ‘El sexo débil’, recogido en la colección de artículos de la periodista Scarlett Curtis, ‘El feminismo no viste de rosa y otras mentiras’. Un escrito motivado por una poderosa razón. “Miramos la televisión. Ella (Kate Middleton) había salido del hospital siete horas después de dar a luz por tercera vez, maquillada y con unos tacones. Esa era la cara que el mundo quería ver”.

Aunque Keira no se quedó ahí y fue un paso más allá: “Esconder nuestro dolor, esconder nuestros cuerpos divididos, nuevos pechos doloridos y nuestras hormonas alteradas. Parecer guapa y elegante para no mostrar la batalla que habías vivido, Kate. Siete horas después de luchar contra la vida y la muerte, siete horas después de que tu cuerpo se abriese en dos y la sangre y los gritos saliesen de él. No mostrar. No hablar. Posar ahí con tu bebé mientras un grupo de hombres fotógrafos disparaban sus cámaras”. Duras palabras, aunque cargadas de verdad.

En su caso, la actriz británica, madre también de una niña, contó una realidad muy diferente: “Mi vagina se rompió. Saliste con los ojos abiertos, los brazos levantados y gritando. Te pusieron encima de mí, cubierta de sangre y con tu cabeza deformada por el parto. Tú te agarraste a mi pecho inmediatamente. Hambrienta. Recuerdo el dolor. Recuerdo el vómito, la sangre, los puntos de sutura. Recuerdo mi batalla”.

El parto, ni tanto ni tan poco

Si hace unos años parecía impensable que una mujer hablase públicamente de las connotaciones negativas de la maternidad, ahora parece que también se está produciendo un cambio en cuanto al parto. No se trata de que las mujeres hablen pestes (ni tampoco maravillas) sobre un acto que resulta indispensable si se quiere ser madre. Sin embargo, es cierto que hay que referirse a él con la mayor naturalidad y fidelidad del mundo y si, como bien apuntan Cardi B y Keira, sus bebés rompieron sus vaginas, se dice y no pasa nada.

Ocio
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios