Logo El Confidencial

Lujo abrigadito: los mejores hoteles con chimenea para vivir una experiencia única

Estos refugios de invierno te van a poner los dientes muy largos. Y te van a llevar de viaje: desde Gredos o Sierra Nevada hasta desembocar en Oporto (cual Duero) o a los pies del Mont Blanc

Foto: ¿Te imaginas sentarte junto al fuego en esta finca toledana? (Cortesía Valdepalacios)
¿Te imaginas sentarte junto al fuego en esta finca toledana? (Cortesía Valdepalacios)

Nada apetece tanto ahora como ponerse al lado de una chimenea y caer rendido al embrujo del fuego. Mientras bajan las temperaturas, nuestras ganas de refugiarnos del frío en el calor del hogar dulce hogar cogen el camino contrario, suben. Sobre todo si se trata de estos lujosos hoteles, cuyos salones, habitaciones y alrededores son de lo más principal. Esta vez sí vamos a echar más leña al fuego, sin parar. De Valdepalacios al Lodge, pasando por Villa Soro o el Consolación, toditos todos son de soñar.

Hotel Valdepalacios, en Toledo

Esta finca (www.valdepalacios.es) es ya un clásico de nuestra geografía, porque no se encuentra así como así un hotel de cinco estrellas y gran lujo de ciudad en medio del campo. Este lo es y está ubicado en medio de una finca de 600 hectáreas a un pasito de Madrid. Con un spa de aúpa y un restaurante alabadísimo, con nombre de Tierra, dos soles Repsol y una estrella Michelin. Todo un universo. ¿Su chef? Roberto Terradillos. De la chimenea en su gran salón, qué podemos decir. Puedes elegir entre alojarte en la casa original, del siglo XIX, o en las habitaciones distribuidas por sus jardines. Un auténtico Relais & Châteaux.

Te gustará: su aire señorial y el lugar en que se halla, verde que te quiero verde. Bueno, y que lo mismo puedes practicar golf que pesca o equitación.

Precio: desde 320 euros.

Dónde: Ctra de Oropesa a Puente del Arzobispo, km 9. Torricos (Toledo).

El Lodge Ski & Spa, en Sierra Nevada

La cosa se pone montañera y muy emocionante. El Lodge (www.ellodge.com/es) es un refugio más que exclusivo a pie de pista que tiene fama mundial y que es miembro de esa familia de hoteles de lujo con mucho encanto llamada Small Luxury Hotels of the World (SLH). Toda la decoración, no solo la chimenea, es cálida: mantas de piel, alfombras de cuero, sillas de pelo de poni... Para colmo, el paisaje se cuela por sus grandes ventanales, tiene piscina climatizada, jacuzzi, sauna, dos restaurantes, un bar y un lounge (¿un cóctel al calor de la chimenea?). Refugio de invierno y capricho de esquiador (está a pie de pista).

Así es The Lodge, un refugio de invierno en toda regla. (Cortesía)
Así es The Lodge, un refugio de invierno en toda regla. (Cortesía)

Te gustará: su estilo alpino, hecho de madera finlandesa, muebles nórdicos e integrado perfectamente en el entorno natural, pero con sofisticación.

Precio: desde 400 euros.

Dónde: C/ Maribel, 8. Sierra Nevada (Granada).

Hotel Consolación, en Teruel

Un hotel con mucho encanto que nada tiene que ver con los clásicos rurales aunque está en plena naturaleza y en pleno Teruel, que -repetimos- sí existe, concretamente en la comarca de Matarraña, fronteriza con Tarragona y Castellón. Aquí también te podrás sentar junto a la chimenea, incluso en tu propia habitación, mientras contemplas hechizado todo lo que hay a tu alrededor. Y aquí (www.consolacion.com.es) igualmente podrás deleitarte en su restaurante con la comida tradicional modernizada, que es lo suyo. Diseño y una ermita, que no es propiamente del hotel, pero como si lo fuera.

Un rinconcito (maravilloso) del hotel turolense Consolación. (Cortesía)
Un rinconcito (maravilloso) del hotel turolense Consolación. (Cortesía)

Te gustará: la bañera excavada en el suelo de pizarra negra de la habitación Kube, el aire decimonónico y barroco de la Ermita, los muebles daneses de la Nórdica, la gran chimenea de hierro de El Garage y toda la luz que entra en el Lobby Bar.

Precio: desde 127 euros.

Dónde: Ctra N-232, km 96. Monroyo (Teruel).

El Vergel de Chilla, en Gredos

Alegría alegría porque esto va de naturaleza. Y es que El Vergel de Chilla (https://elvergeldechilla.com) se encuentra a las espaldas del Almanzor, el techo de Gredos, en medio del bosque, en una finca de dos hectáreas, lindando con el Parque Natural de la Sierra de Gredos. No es un hotel al uso, sino una casa rural de estilo rústico provenzal que te harán sentirte como en casa (o mejor); con chimenea, por supuesto. Más acogedora no podía ser. A decir verdad, se trata de dos casas: Abejas, en pleno monte, y Libélula, inmersa en el frondoso bosque. Y a solo una hora y media en coche de Madrid.

El Vergel de Chilla, en plena sierra de Gredos. (Cortesía)
El Vergel de Chilla, en plena sierra de Gredos. (Cortesía)

Te gustará: el entorno, atravesado de senderos que te dirán como un bolero 'ven', la ermita de la Virgen de Chilla, la emoción de estar en Gredos y las vistas sobre el valle del Tiétar. Por no hablar del precioso pueblo de Candeleda.

Precio: las dos casas juntas, 400 euros por noche. Por separado, 200 euros. La leña está incluida.

Dónde: Candeleda (Ávila).

Villa Soro, en San Sebastián

Esta villa (www.villasoro.es), que por cierto está de camino a Arzak (el emblemático restaurante del maestro Juan Mari), es toda una leyenda en la bella San Sebastián. Un hito en ese paseo surcado de mansiones de otra época que es Ategorrieta. Cuando uno pasa, siempre desea quedarse a dormir (o a vivir) allí, en este hotel del siglo XIX que es patrimonio, cómo no, de la ciudad. A solo 15 minutos andando de lo Viejo, de la Zurriola (la playa surfera) y del Kursaal. Podrás presumir, y mucho, de haber estado en una villa aristocrática rodeada de un bonito jardín. Sus 25 habitaciones se distribuyen entre la casa principal y el edificio anexo, donde antaño estaban las caballerizas.

Una de las chimeneas del hotel Villa Soro. (Cortesía)
Una de las chimeneas del hotel Villa Soro. (Cortesía)

Te gustará: íbamos a decir 'todo'. Pero por precisar, diremos que el toque de vanguardia que le ha dado a sus espacios comunes Blanca Aurell, del estudio Espacio en Blanco, encargada de su actualización.

Precio: desde 117 euros.

Dónde: Avenida de Ategorrieta, 61. San Sebastián.

Hotel Semáforo de Bares, en A Coruña

Las vistas maravillosas están garantizadas en el Semáforo de Bares. (Cortesía)
Las vistas maravillosas están garantizadas en el Semáforo de Bares. (Cortesía)

Andábamos por la montaña, pero qué tal si nos vamos a la orilla del mar. O mucho mejor, a pernoctar dentro de un edificio marinero, una aventura sin igual y poderosamente literaria. Lo hacemos en el Semáforo de Bares (www.hotelsemaforodebares.com), en este rincón mítico de A Coruña, en una de las zonas costeras más vírgenes (y evocadoras) de la península, donde se puede contemplar toda la bravura del Atlántico mientras el fuego arde en la chimenea. Casi un poema; solo para adultos, además.

Te gustará: estar en una antigua construcción militar que fue centro de comunicación con los barcos (mediante banderas) en el siglo XIX, puesto de observación y centro meteorológico, sobre un acantilado, muy cerca del cabo y el faro de Estaca de Bares.

Precio: desde 99 euros.

Dónde: Santa María de Bares. Mañón (La Coruña).

M de Megève, en Francia

Si ya The Lodge te ha dejado con la boca abierta por su maravilloso espíritu alpino, espérate a ver este hotel que, además, está en los Alpes franceses, a los pies del Mont Blanc. El M es ese lugar al que hay que ir a esquiar y a ser sencillamente feliz, entre montañas. También es un SLH, más cerca del cielo y con cinco estrellas, y al que le sobra lujo y sofisticación. Tiene 42 habitaciones y suites. Y, por supuesto, un vestíbulo con una fabulosa chimenea tradicional, dos restaurantes y un bar. De todo, para no salir de aquí y no quererte ir jamás.

Al calor de la chimenea y de las pieles, lujo en el M de los Alpes franceses. (Cortesía)
Al calor de la chimenea y de las pieles, lujo en el M de los Alpes franceses. (Cortesía)

Te gustará: su spa en medio de la nieve, con piscina con natación contracorriente.

Precio: 370 euros.

Dónde: 15 Route de Rochebrune, 741. Megève (Francia).

Hotel Infante Sagres, en Portugal

Nos vamos ahora hasta el otro país vecino, Portugal, para recrearnos en el hotel de lujo más histórico de la ya fascinante de por sí Oporto. Nos referimos al Infante Sagres (www.infantesagres.com/es), otro SLH, con 75 habitaciones, 10 suites y un Vogue Café, y con elementos decorativos ya icónicos, caso de la vidriera de cinco pisos o de los candelabros que adornan el espectacular comedor, que hace las delicias hasta de las celebrities internacionales. Este hotel es parte del patrimonio portuense: de hecho, su creador Delfim Ferreira, quiso dar a la ciudad portuguesa un hotel de lujo que estuviera al nivel de los mejores de Europa; era 1951. Lo consiguió, damos fe.

En el hotel Infante Sagres todo es a lo grande. (Cortesía)
En el hotel Infante Sagres todo es a lo grande. (Cortesía)

Te gustará: su elegancia atemporal y su porte aristocrático, ajeno a las tendencias. Y, claro, su ubicación en la ciudad de Oporto. La ocasión perfecta para acercarse (otra vez) a la mágica librería Lello. Y callejear y callejear.

Precio: desde 161 euros.

Dónde: Praça D. Filipa de Lecastre, 62. Oporto (Portugal).

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios