Logo El Confidencial
en otra estudió la reina sofía

Navidad épica: tres abadías para vivir tu propio 'Juego de tronos'... y una en España

Nos vamos por Europa de monasterio en monasterio. Esos enclaves majestuosos que fueron el epicentro cultural (y económico) de la Edad Media. Podrían ser Altojardín o Desembarco del Rey

Foto: La abadía de Salem, en Alemania, podía ser el hogar de la casa Tyrell, Altojardín. (Cortesía)
La abadía de Salem, en Alemania, podía ser el hogar de la casa Tyrell, Altojardín. (Cortesía)

Si quieres vivir tu propio 'Juego de tronos', o sea, trasladarte a esa otra época en la que las ciudades crecían al abrigo de los castillos, a lo largo y ancho del continente viejo, de esa Europa feudal plagada de caballeros, escápate a estas abadías y échale mucha imaginación. La emoción y el placer están garantizados. Nos hemos colado en el mapa de The Charter, la Asociación Europea de Abadías y Sitios Cistercienses, y nos hemos topado con estos escenarios de la realidad que vienen como anillo al dedo para la ficción. Esta Navidad no va a ser mágica, sino épica. Con sabor a los Siete Reinos.

El castillo de Aguasdulces de la serie, en Irlanda del Norte (Gosford Castle), salió a la venta este verano por 560.000 euros. (HBO)
El castillo de Aguasdulces de la serie, en Irlanda del Norte (Gosford Castle), salió a la venta este verano por 560.000 euros. (HBO)

La ruta turística de la popular serie basada en la saga de George R. R. Martín, que volverá en primavera, ya está trazada y pasa por Islandia, Irlanda del Norte, Croacia (Dubrovnik), Malta y hasta España (Girona y Córdoba), pero esta vez hemos ido por libre en busca de otros exteriores e interiores y mucha inspiración. Y en este orden de cosas, el Císter, con sus imponentes edificaciones, austeras pero regias, tiene mucho que decir. Hay en Europa nada menos que 750 abadías de monjes y 1.000 monasterios de monjas, donde se podrían rodar muchos capítulos. Nos quedamos en estos tres. Sí, uno está en España. Y no es el Monasterio de Piedra, allí iremos pronto también, de visita y de hotel. ¿Ocupará finalmente Tyron el Trono de Hierro?

Salem, ¿o es Altojardín?

Ya no es solo la magnífica construcción, ni el nombre, que significa 'lugar de paz', sino su enclave, junto al lago Constanza, donde Alemania se empieza a hacer Suiza, al sur del norte, estado de Baden-Wurtemberg. Aquí es donde, echándole fantasía, por supuesto, se podría encontrar el hogar de la casa Tyrell, en el cruce del Camino del Océano con el de las Rosas. También este es un lugar estratégico. Te maravillará la sobria arquitectura de su abadía, intacta siglo tan siglo, incluso después de que la Casa de Baden se la vendiera al Estado alemán por 58 millones de euros (en 2009).

En los terrenos del monasterio de Sale estudió la reina Sofía. (Cortesía The Charter)
En los terrenos del monasterio de Sale estudió la reina Sofía. (Cortesía The Charter)

No está aposentado sobre tres círculos mágicos y concéntricos, vale, pero Salem no es uno sino muchos (edificios), a cual más majestuoso. En sus 25 hectáreas está también la catedral y el internado de élite Castillo de Salem (Schloss Salem), donde estudiaron la reina Sofía y su tío el príncipe de Edimburgo. No te olvides de seguirle la pista al Rin.

Para dormir: el B&B Fischerhaus Salem (www.fischerhaus-salem.de), que perteneció al monasterio. De hecho, era la casa del jefe de pesca, un alto cargo, ya que los monjes no podían comer carne. Será una gran experiencia (desde 190 euros).

Así es la Fischerhaus Salem, hoy un B&B. (Cortesía Hotels.com)
Así es la Fischerhaus Salem, hoy un B&B. (Cortesía Hotels.com)

Oia, ¿Bastión de Tormentas?

Galicia siempre tiene estas cosas. Literatura y evocaciones miles al poder. Junto al Atlántico todo es posible. Y también ver este monasterio al ladito del mar como Bastión de Tormentas, esa fortaleza costera de 'Juego de tronos', asentamiento de la Casa Baratheon. No, no es la Bahía de los Naufragios, aunque por aquí se sabe mucho de esto; sin embargo, no falta el torreón ni el gran muro de piedra para protegerse de las embestidas del salvaje mar. Es el monasterio de Oia, fundado en 1137 y un baluarte defensivo de primera para hacer frente a saqueos e invasiones de los que la costa gallega no pudo librarse en siglos.

El monasterio de Oia es la joya de las Rías Baixas. (Cortesía)
El monasterio de Oia es la joya de las Rías Baixas. (Cortesía)

Para colmo, Oia, que está en Pontevedra, comarca del Bajo Miño, fue un refugio para los peregrinos que hacían el Camino Portugués de la costa con dirección a Santiago ya en el siglo XV; de hecho, contaba con un hospital, pero también prisión durante la Guerra Civil. Y hay más: la zona está llena de petroglifos y restos arqueológicos, con lo cual tu visita que venía siendo tan épica, se vuelve inevitablemente mágica. Actualmente está en la Ruta del Císter, la orden que nació en el siglo XI en Francia con la fundación de la abadía de Cîteaux, junto a otros quince monasterios gallegos. Pero no todo es tan monacal, hay un proyecto de convertirlo en hotel en marcha, tras pasar por infinidad de manos, y aquí se practica el paracaidismo y el surf, y quien dice surf dice también paddle surf, en boga, y otras modalidades a merced de las olas y el viento. No te pierdas la reserva natural Sobreiras do Faro. El entorno es de excepción: amor a las Rías Baixas. Y las islas Cíes tan cerca...

Para dormir: el hotel Talaso Atlántico, junto al faro Silleiro y a cinco minutos de Baiona, un lujo con talasoterapia (www.talasoatlantico.com). Desde 63 euros.

Monasterio de Haina, ¿o Desembarco del Rey?

La capital de los Siete Reinos la encontramos, a nuestra manera, en el monasterio cisterciense de Haina, uno de los complejos medievales mejor conservados y más relevantes de Alemania. Baste recordar que fue fundado en el siglo XII en las verdes colinas de Kellerwald, en el estado de Hesse, cerca de la frontera con Renania del Norte-Westfalia. No está en la bahía de Aguasnegras ni rodeada de un muro defensivo, como Desembarco del Rey, sino abrazado por un bosque en el que puede recrearse alguna de las escenas ambientadas en la sede del trono de Hierro. Además, su magnífico claustro es perfecto para las intrigas del clan Lannister (y para hacerse una idea de cómo era la vida y el pensamiento en la Edad Media). No hay nada como soñar.

El monasterio de Haina no está rodeado de murallas, sino de bosque. (Cortesía Kloster Haina)
El monasterio de Haina no está rodeado de murallas, sino de bosque. (Cortesía Kloster Haina)

Tiene, además, un jardín romántico. Y en tiempos tuvo posada, panadería, frutería, molino, cervecería y hospital. Además, tiendas de artesanía, huerto y estanque de peces. Los monjes, como ves, eran autosuficientes. Aprovecha para visitar Wiesbaden, la capital de Hesse, a orillas del Rin, en la desembocadura del Meno, y frente a Maguncia (donde nació Gutenberg e inventó la imprenta).

Para dormir: el Radisson Blu Schwarzer Bock (www.hrs.com), un cinco estrellas en Wiesbaden (desde 93 euros). Aquí, que lo sepas, se alojó Goethe. O el Nassauer Hof, otro cinco estrellas superior, con spa (desde 260 euros) e ilustres huéspedes: desde Dostoievski a Audrey Hepburn, pasando por el Dalai Lama (www.nassauer-hof.de). Ocupa su trono y siéntete un rey.

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios