Logo El Confidencial

¿Separados y con hijos? Cómo llevarte bien con tu expareja como Kourtney y Scott

Una separación no tiene por qué ser sinónimo de enfrentamiento. Por ello, ahora practican un movimiento que aboga por recordar lo bueno de su etapa como pareja por el bien de sus hijos

Foto: Kourtney Kardashian en una imagen de archivo. (Getty)
Kourtney Kardashian en una imagen de archivo. (Getty)

Cuando pensábamos que el ‘conscious uncoupling’ de Gwyneth Paltrow y Chris Martin era una rareza que no se repetiría hasta el próximo milenio, ahora llegan la mayor de las hermanas Kardashian y su exnovio y padre de sus tres hijos para demostrarnos que una separación no tiene por qué suponer un enfrentamiento.

Fue en 2014 cuando Gwyneth Paltrow y Chris Martin sorprendieron al mundo con el término ‘conscious uncoupling’ al poner fin a sus once años de matrimonio. Por aquel entonces, muchos pensaron que esa expresión era una mera distracción para no hablar abiertamente de divorcio, pero lo cierto es que esas palabras significaban (y significan) mucho más. La 'separación consciente' hacía referencia a que su unión romántica se terminaba, pero no así su nexo sentimental, forjado tras años de convivencia y dos hijos en común.

Pero si la separación de la actriz y el cantante causó un estruendo mediático solo comparable a la de Angelina Jolie y Brad Pitt, la de Kourtney Kardashian y Scott Disick no lo hizo tanto, pero se merece también todo el reconocimiento por parte de la sociedad. ¿El motivo? Nadie como ellos han sabido recoger el testigo de Gwyneth y Chris y demostrar con sus gestos que conseguir una relación sana y fluida con tu expareja es posible.

Ahora bien, nadie dijo que desprenderse de los sentimientos que uno tiene hacia el que ha sido tu compañero de vida sea fácil. ¿Qué han hecho Kourtney y Scott para poder presumir de separación modélica? Esfuerzo, dedicación o paciencia son algunas de las palabras con las que podríamos describir su camino hacia el entendimiento. Pero analizamos detenidamente los pasos que han ido dando, desde su ruptura en 2015, para llegar a este punto.

El recuerdo de su amor

Una de las cosas más difíciles que han logrado Scott y Kourtney es el hecho de quedarse con lo bueno de su relación y olvidar lo malo. Algo que no todas las personas son capaces de hacer. El error está en creer que por acordarnos solo de lo que no funcionó en una relación, la olvidaremos antes. Las peleas, los desacuerdos, los viajes desastrosos... Todo aquello debe quedarse en un rincón y valorar lo realmente positivo y feliz que se fue con esa persona.

En el caso de Kourtney y Scott, la pareja estuvo unida sentimentalmente nueve años y tuvieron tres hijos en común. Así pues queda claro que por el tiempo que pasaron como pareja y por el hecho de haber iniciado juntos una familia, hubo un tiempo en el que los dos bebían los vientos por el otro. ¿Por qué no convertir ese amor que ya se esfumó en amistad?

El respeto a sus nuevas parejas

Increíble, pero cierto. Tanto Scott como Kourtney rehicieron sus vidas amorosas con otras personas y esto no supuso ningún problema para ellos. ¿Cómo lo sobrellevaron? Lo primero es aceptar que volverse a enamorar forma parte de la vida. Lo segundo es entender que nadie te está quitando nada porque esa persona ya no es 'tuya', sentimentalmente hablando. De ahí que si eres amigo de tu pareja te sea más fácil desearle lo mejor. Y en eso también se incluye que sienta mariposas en el estómago de nuevo.

De hecho, Scott apoyó a Kourtney cuando su relación con el modelo Bendjima Younes naufragó y esta no dudó en cenar recientemente con Sofia Richie, nueva novia de Disick, y su expareja, acompañada por una amiga. Sí, cenaron juntos Kourtney, Scott, su pareja y una amiga de la mayor de las Kardashian. ¿Cómo te quedas? Ojalá sea posible normalizar cosas así.

Una rutina familiar conjunta

¿Imposible seguir quedando con tu expareja y vuestros hijos en ocasiones especiales? No para Kourtney y Scott. Ellos celebran juntos Acción de Gracias, navidades y todos y cada uno de los cumpleaños de su prole. Un esfuerzo que tiene su recompensa con imágenes tan bonitas como estas.

Sus hijos son lo primero

En el caso de Kourtney, fue ella la que decidió poner fin a una relación que ella misma calificó de tóxica. Los problemas con el alcohol de Scott y sus escarceos amorosos nocturnos hicieron que la socialite dijese basta. Sin embargo, el verdadero logro de esta Kardashian fue darse cuenta de que Scott seguiría formando parte de su vida para siempre al ser el padre de sus hijos. ¿Acaso deben pagar ellos los platos rotos de una relación que no llegó a buen puerto?

Ver esta publicación en Instagram

Coparenting

Una publicación compartida de Kourtney Kardashian (@kourtneykardash) el

Como pudimos ver en el reality familiar ‘Keeping Up With The Kardashian’, Scott y Kourtney siempre han tenido claro que lo que pasara entre ellos no debía salpicar a sus tres hijos y así lo han hecho. No sin esfuerzo y, sobre todo, dejando de lado actitudes egoístas.

Se han perdonado de corazón

Todo esto no hubiese sido posible si tanto Scott como Kourtney no hubiesen zanjado todo el sufrimiento y el dolor que se infringieron el uno al otro durante su relación de pareja. Ambos han sido muy sinceros acerca de sus sentimientos y han sabido llegar a un punto en el que pueden criar a sus hijos juntos, pero no revueltos. Ahí está la clave.

Ocio
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios